Internacional - Población

El ayatola Sistanni dice que Irak no será el mismo "después de las protestas"

2019-11-15

Irak vive desde el pasado 1 de octubre importantes manifestaciones pidiendo el fin de la...

 


Kerbala, Irak, 15 Nov 2019 (AFP) - Irak "no será el mismo" después de la ola de manifestaciones que estalló hace un mes y las autoridades no pueden ignorarlo, dijo este viernes el ayatolá Alí Sistani, en una muestra de apoyo a los manifestantes, que siguen en las calles.

"Si aquellos que están en el poder piensan que pueden eludir una verdadera reforma postergando y dilatando, se equivocan", dijo Sistani en su sermón semanal de los viernes, leído por uno de sus asistentes.

"Lo que viene luego de estas protestas no será lo mismo de antes, y deben tomar conciencia de ello", agregó.

Irak vive desde el pasado 1 de octubre importantes manifestaciones pidiendo el fin de la corrupción y la reforma del sistema político. 

Las protestas estuvieron marcadas por la violencia que dejó más de 300 personas muertas, en su mayoría manifestantes.

Sistani, de 89 años, dio un tímido apoyo a los manifestantes cuando salieron a la calle y calificó de "legítimas" sus demandas. 

"No se hizo nada destacable hasta ahora" sobre las reivindicaciones de los manifestantes, dijo el dignatario religioso.

Esta semana el ayatolá Sistani se reunió con la jefa de la misión de asistencia de la ONU en Irak (Unami), Jeanine Hennis-Plasschaert, y según ella es partidario de avanzar en la salida de la crisis, con reformas electorales y cambios en la constitución.

El parlamento recibió un proyecto de nueva ley electoral pero todavía no se pronunció.

El ayatolá Sistani pidió a los diputados "trabajar rápidamente para aprobar una ley electoral justa que restauraría la fe del pueblo en el proceso electoral".

"Solo el pueblo puede acordar al gobierno su legitimidad (...) Votar una ley que no ofrece al pueblo esta posibilidad no sería ni aceptable ni útil", añadió.

Las protestas son las más intensas en años en Irak y suponen una amenaza para el sistema político impuesto tras la invasión de Estados Unidos, que derrocó el régimen de Sadam Huséin en 2003.

El gobierno rechaza las protestas y se niega a dimitir. Irak tiene el apoyo del general Qasem Soleimani, el hombre fuerte de los Guardianes de la Revolución iraní.

Sistani, instalado en la ciudad santa chiita de Nayaf y que nunca aparece en público, niega apoyar al régimen iraquí y advierte sobre peligro de la "imposición" de poderes extranjeros en Irak.

Una fuente cercana a liderazgo chiita explicó a a AFP que los delegados iraníes en Teherán intentaron transmitir una carta a Sistani pidiéndole que apoye al gobierno y llame a los manifestantes a abandonar las calles.

Pero Sistani "rechazó responder a la carta y ni siquiera los recibió", indicó la fuente.



regina