Espectáculos

Charlize Theron habla sobre ‘Bombshell’, Fox News y Harvey Weinstein

2019-12-09

La ganadora del Oscar se transformó para interpretar a la presentadora Megyn Kelly, a pesar...

Por Kyle Buchanan, The New York Times

La ganadora del Oscar se transformó para interpretar a la presentadora Megyn Kelly, a pesar de tener dudas sobre el papel.

Charlize Theron sabía que no sería fácil hacer Bombshell, una película sobre el acoso sexual en Fox News. Después de todo, ese es un tema sensible en lo que a trama se refiere.

Aun así, Theron no esperaba que dos semanas antes de comenzar a rodar la película, con las célebres Nicole Kidman y Margot Robbie listas para protagonizarla junto a ella, Bombshell estuviera cerca de derrumbarse. “Sentí que nos dirigíamos a toda velocidad hacia una situación riesgosa, y luego, de repente, el piso se derrumbaba bajo nuestros pies”, comentó Theron.

Al ser parte de los productores, había mantenido el presupuesto apegado a la austera cifra de 35 millones de dólares, pero aun así Annapurna Pictures abandonó el proyecto de Bombshell el otoño pasado, unos meses antes de que la compañía lanzara su costosa comedia política Vice, protagonizada por Christian Bale. “Es difícil enterarte de que tu financiador quiere retirarse”, dijo Theron, “en especial cuando se trata de casi la mitad del costo de una producción que ya han hecho pero con un hombre como protagonista”.

Aunque Theron se puso en acción para garantizar un financiamiento de último minuto y un nuevo distribuidor, seguía luchando con dudas internas acerca de adoptar el personaje de Megyn Kelly, la dura presentadora de Fox News cuyas acusaciones contra el director ejecutivo del canal, Roger Ailes, ayudaron a destituirlo en 2016. Kelly sigue siendo una figura controvertida tanto con la derecha como con la izquierda, e interpretarla le exigiría el mismo tipo de transformación física cargada de maquillaje de efectos especiales a la que se sometió Theron para Aileen Wuornos, el personaje de Monster que la hizo ganar un Oscar.

Pero vamos, estamos hablando de Charlize Theron. ¿De verdad esperas que la mujer detrás de Imperator Furiosa se acobarde ante un desafío? “A menos de que sea algo que realmente me vaya a asustar (como estar de pie en una cornisa y que si caigo sea una imagen brutal y nada bonita) de verdad ya no quiero hacerlo”, me dijo el mes pasado en West Hollywood.

A continuación, presentamos fragmentos editados de nuestra conversación.

P: Cuando les dijiste a tus amistades que interpretarías a Megyn Kelly, ¿cómo reaccionaron?

R: Fue muy extraño, en definitiva. Sentí que la manera en que mucha gente la juzga recaía un poco sobre mí. Pero después de cuatro semanas de rodaje, yo seguía tratando de dilucidar quién era ella como persona, y no fue sino hasta que de verdad me enfoqué en ese año y medio de la historia que pude defenderla de verdad.

P: La película camina sobre hielo delgado: Megyn es empática en lo que respecta al acoso sexual, pero Bombshell sigue incluyendo algunos de sus momentos más controvertidos, como cuando se hizo famosa su declaración al aire de que Santa Claus no podía ser negro.

R: Hay algunas cosas que dijo con las que definitivamente he tenido problemas, pero eso no invalida cómo me siento respecto a su lucha. Evitar todo eso para obtener un rango emocional de su carácter, sencillamente no quería hacer eso. Por cierto, si la película tratara de mí (espero que nadie haga una jamás) estaría llena de errores e imperfecciones y no me gustaría que nadie eliminara esa parte. De verdad pienso que lo que ella y otras mujeres soportaron fue terrible, aunque trabajen para una cadena con la que tengo problemas.

P: Imagino que, como madre de dos niños afroamericanos, no disfrutaste recrear el episodio de “Santa es blanco”.

R: [Enfáticamente] ¡Gracias! Sí, fue muy duro para mí.

P: Para interpretar a Megyn, contrataste al artista de maquillaje ganador de un Oscar Kazu Hiro, quien transformó a Gary Oldman en Winston Churchill. ¿Qué más implicó ponerte en sus zapatos?

R: Si no hubiera tenido a Kazu, esto jamás habría ocurrido, pero hace poco vi [archivos en video] de un detrás de cámaras, y de verdad fue muy poco atractivo porque llevo el maquillaje, pero no estoy en personaje. No hacía este gesto que hace Megyn al llegar a una habitación, el cual creo que es producto de muchos años de tener que demostrarse a sí misma de lo que es capaz.

P: ¿Qué es lo que hace al entrar en una habitación?

R: Entra con la mandíbula de frente, y tiene esta pose muy estática y quieta, impenetrable. Es como si dijera: “No dejaré que interpretes mi lenguaje corporal”. Aun cuando comparte historias emotivas, se protege a sí misma en todo momento, pero yo creo firmemente en que la conducta fuerte de los personajes proviene de una necesidad emocional.

Por ejemplo, con Aileen Wuornos, sus ojos siempre estaban muy abiertos y su quijada siempre estaba muy apretada, así que después de hacerlo durante la primera semana de rodaje, parecía solo una loca hasta que me di cuenta de que esa conducta era producto de su estatura (1,57 metros) y de haber sido indigente desde los 13 años. Es obvio que actuarías así porque estarías tratando de decirle al otro “No te metas conmigo. Soy más grande de lo que crees”.

P: ¿Entonces cuál crees que era la necesidad emocional de Megyn en la historia?

R: Durante ese año y medio, se enfrentó a un gran dilema moral: Roger le caía muy bien y siente que es responsable por su carrera y del puesto hasta el que llegó. También es una mujer motivada que no quiere que la definan con base en [acusaciones por acoso sexual], y por desgracia es una realidad para muchas mujeres que no quieren que el mundo las mire como una víctima. Incluso un año o dos después de esa experiencia, vi a Megyn ofrecer discursos en foros de mujeres y habló de una manera muy protectora al respecto. Sus argumentos tienen un nivel aún más alto y ella adopta un tono más jurídico y periodístico.

P: ¿Para que no la retraten como víctima?

R: Sí. Creo que es así como lidia con su dolor. Quizá lo hace distinto en privado… no estoy segura, pero fue difícil para nosotros porque cuando haces una película quieres tener esos momentos en los que puedes desarmar un personaje y dejarlo al desnudo, y no hubo nada que me aportara más pruebas de que eso era lo que debía hacer con ella.

P: En una escena clave, vemos a Roger Ailes (John Lithgow) forzar a una empleada de bajo rango de Fox News (Margot Robbie) a subirse el vestido. Como productora ¿cómo haces para mostrar un momento así sin explotar a Robbie?

Mi preocupación era asegurarme de que ella estuviera cómoda con la ropa interior que llevaba. Las tres —Nicole, Margot y yo— hemos estado desnudas en películas en donde el asunto no es la desnudez. También he estado en escenas de desnudo en las que me sentí increíblemente empoderada, que no es lo que uno se imaginaría.

Lo que la escena en esta película intentaba, y lo que hizo que fuera muy difíciil de mirar ese día, fue el hecho de que Roger Ailes estaba dictando cómo iban a ser las cosas y ella no podía opinar al respecto. Es el factor de menosprecio: “Voy a obligarte a hacer algo que yo sé que te incomoda increíblemente”. Y creo que es la necesidad de apaciguar su poder lo que hace que sea casi insoportable de mirar, mucho más que si la hubiera violado físicamente en esa escena.

Ver esto le ha abierto los ojos a mucha gente. Sobre todo a los hombres, que dicen: “No tenía idea de que las mujeres tenían que hacer cosas así”. Es aleccionador poder crear un momento como ese, porque muchas veces sabes que la gente va a decir: “Es una película de mujeres y a los hombres no les va a interesar”. Cuando los hombres pueden interactuar emocionalmente con lo que experimentamos nosotras y sentirse tan perturbados como nosotras, es algo muy poderoso.

P: La película me ha hecho pensar en las actrices a las que supuestamente Harvey Weinstein acosó, como Ashley Judd y Mira Sorvino y el modo en que las marginó o las enfrentó con otras mujeres para mantener un sistema que le permitiera a él seguir en la cima.

R: Sí, y se lo hacía a todo el mundo. ¿Enfrentar a las mujeres unas con otras? Era muy, muy bueno haciendo eso. Había mucho de “Bueno, estoy hablando con Gwyneth para esta película…” Algo que decía era que Renée [Zellweger] y yo nos habíamos acostado con él para conseguir trabajos. Para él no había límites. Incluso en los favores sexuales, hacía que nos enfrentáramos unas a otras.

[Weinstein respondió a los comentarios de Theron a través de un vocero el jueves: “Charlize Theron es una buena actriz que ayuda a hacer películas grandiosas y mercadeables. Y esa es la única razón por la que la contraté para proyectos magníficos como Las reglas de la vida y The yards. Ella y yo siempre nos llevamos bien y estoy francamente sorprendido, aunque es esperable dado que esto es para promover esta película y su papel en esta era”. Unas horas después, envió un segundo comunicado donde también halagaba su trabajo y explicaba que ese era el motivo por el que la había elegido para aquellas películas. Pero el segundo comunicado no mencionaba su sorpresa ante los comentarios y decía, en cambio: “En esta situación ella se apoya en las palabras de un abogado que demanda dinero".]

P: Bombshell es una película sobre mujeres, pero algunos espectadores podrían sorprenderse de que haya sido escrita por un hombre (Charles Randolph) y dirigida por otro (Jay Roach).

R: Bueno, la respuesta más sencilla que se me ocurre es que una mujer no decidió contar la historia. Si se tratara de un artículo que adquirí para mi empresa productora, creo que mi primera reacción instintiva sería buscar a una mujer, pero yo no elegí al escritor. El escritor eligió la historia e hizo todo el trabajo por su cuenta.

No obstante, este es un gran ejemplo de cómo no debemos separar estas historias para que un sexo en particular pueda contarlas. Quiero ver mayores oportunidades para mujeres escritoras y cineastas, pero también creo que es un error aislar por completo a los hombres de este proceso. Si encuentras al hombre correcto para contar esa historia, hay un gran valor en ello.

Mira, siempre debemos cuestionarnos estos temas, y yo estoy totalmente abierta a la conversación al respecto, pero si tuviera que hacerlo de nuevo, haría exactamente lo mismo. Los hombres de mi vida son increíblemente compasivos y hacen preguntas acerca de ciertos temas de una forma que me parece inspiradora. ¿Por qué eliminaría ese interés?


 



regina