Tras Bambalinas

El nacionalismo, enemigo a las puertas

2019-12-24

El proyecto de la Unión ha recibido ya una estocada letal, y pasarán décadas...

Juan Luis Cebrián, El País

Hace más de tres años me tocó vivir en Londres la noche del referéndum sobre el Brexit. Recuerdo todavía el entusiasmo de los partidarios del desenganche con Europa cada vez que se anunciaba una victoria de sus posiciones en cualquier distrito. Contrastaba con la escasa épica de quienes apostaban por la continuidad en la Unión, incapaces de jalear o animar a la concurrencia cuando el escrutinio les resultaba favorable. Me vino este recuerdo al leer días pasados un artículo de Timoty Garton Ash publicado en estas páginas, en el que animaba a los europeístas británicos a emprender la lucha por regresar a Bruselas. Soy lector asiduo de sus obras, comparto gran parte de sus ideas, pero su empeño voluntarioso por que los restos del imperio regresen a la alianza con las demediadas potencias europeas no me inspira a estas alturas sino una gran melancolía. El proyecto de la Unión ha recibido ya una estocada letal, y pasarán décadas antes de poder restaurar la confianza entre el continente y los británicos.

En la madrugada del pasado día 13 desperté, esta vez en Cataluña, con las noticias del triunfo de Boris Johnson en las elecciones de su país. Conocidos los resultados de las votaciones no me impresionó tanto la victoria arrolladora del partido conservador, ya esperada, como el derrumbe de la socialdemocracia, que obtuvo sus peores resultados desde hace casi un siglo. Pero el hecho para mí más relevante fue que los nacionalistas escoceses se convirtieran en el tercer partido del Parlamento de Westminster. Su líder se apresuró a salir en televisión para enhebrar un discurso no muy diferente al de los separatistas catalanes: reclamó un nuevo referéndum sobre la independencia del antiguo reino, exigió el derecho de autodeterminación y sacó músculo presumiendo de su indudable fortaleza parlamentaria. Al rato compareció el primer ministro para declarar por enésima vez que no permitirá un nuevo referéndum (necesitaría ser aprobado por los Comunes) y que trabajaría por la unión del país. Entonces pudo apreciarse por fin una sustancial diferencia del movimiento escocés con el procés catalán: en ningún momento el dirigente independentista dio a entender que le podría dar igual lo que Londres hiciera o dijera, porque él convocaría la consulta en cualquier caso, como de hecho lo hicieron a las bravas Puigdemont y sus acólitos.

Esa disparidad, nada sutil, marca a mi juicio la línea roja entre un político demócrata y un delincuente político, pues no existe democracia sin respeto al imperio de la ley y la igualdad de todos ante la misma. Pero diferencias aparte —ya que hay muchas otras— entre el caso catalán y el escocés, existen también no pocas similitudes. La principal me temo que es el efecto contagio que las posiciones independentistas generan en otras comunidades y, sobre todo, el empujón emocional a los nacionalismos de signo contrario, por lo general más poderosos y concluyentes. Parece que en España hay dificultades para contestar con acierto a la insidiosa pregunta de cuántas naciones hay en nuestro plural territorio, aunque el señor Iceta ha decidido por su cuenta y riesgo que son nueve y exhibe como prueba de ello una que le parece irrefutable: las ha contado. Claro que a lo mejor hay que suspenderle en aritmética. Lo importante en cualquier caso no son las naciones, sino los nacionalismos: el recurso a la identidad cultural, lingüística, religiosa, histórica o lo que sea para reclamar el derecho a constituir un Estado a partir de ella. El Reino Unido tiene menos naciones que nosotros, quizás porque Iceta no ha ido allí a contarlas, pero por su escenario se pasean en cambio más nacionalismos. Podemos enumerar cuando menos un nacionalismo escocés, otro irlandés, uno galés, otro inglés y el más fuerte hoy de todos: el nacionalismo del Brexit, que reivindica aun sin saberlo las glorias del pasado imperio. El triunfo del partido conservador en las elecciones es también un triunfo del nacionalismo británico, y la derrota de los laboristas fruto de su ambigüedad. No es difícil encontrar paralelismos con el calentón españolista que avivan Vox y el Partido Popular y la inconsistencia del PSOE, incapaz de poner sobre la mesa un proyecto para España, y para Cataluña dentro de España, por el que trabajar gobierne quien gobierne.

La eclosión del nacionalismo populista, del que el America First de Trump es paradigma, no es un fenómeno solo europeo, ni siquiera solo occidental. Los sucesos en la India, Egipto o Turquía ponen de relieve de qué forma un impostado patriotismo es el inicio de un camino que conduce al autoritarismo, a su vez vergonzante umbral de la dictadura si no hay quien lo impida. Las tendencias antidemocráticas del actual Gobierno de la Generalitat, su disposición a vulnerar la ley que ha jurado cumplir y hacer cumplir, su manipulación clientelar de los medios de opinión de propiedad pública, prácticamente todo su proceder desde que Puigdemont y Torra accedieron a su condición de muy honorables hoy en entredicho, no son tan diferentes a los prolegómenos de muchos movimientos fascistas. Si el tumulto de una manifestación, por numerosa que sea, se impone a la Constitución aprobada en las urnas, la fuerza del poder establecido democráticamente se desvanece ante el poder de la fuerza. Una competición de ese género nunca acaba bien para los partidarios de la libertad y el progreso. Nuestra historia está llena de ejemplos al respecto.

Pasarán décadas antes de poder restaurar la confianza entre el continente y los británicos

Esta especie de fascismo de baja intensidad que a derecha e izquierda nos acosa usurpando el nombre de la democracia es en gran parte la consecuencia del miedo a la globalización y de los destrozos generados por el neocapitalismo salvaje, principal culpable de la crisis mundial financiera de 2008. El populismo nacionalista tiene su caldo de cultivo en la desesperación de las clases medias, los recortes en los servicios públicos, la falta de perspectiva de los jóvenes, el caos en la opinión generado por las redes sociales, la ceguera de los mercados y la impericia de los políticos, incapaces de someterlos al interés general. Su triunfo responde también al esfuerzo por impulsar una épica tan falsaria como atractiva, frente al pasmo o la incapacidad de quienes en nombre del diálogo con los disidentes debilitan la fortaleza de las instituciones. Nadie puede ser absuelto de su culpabilidad en el enredo. Quienes critican a Sánchez por pactar con Bildu o ERC, a cambio de un plato de lentejas, son incapaces de romper con Vox, expresión más o menos camuflada del franquismo sociológico. Aquí nadie mueve ficha, salvo paradójicamente Podemos, que continúa siendo la formación más coherente y previsible (en este sentido podría decirse que hasta la más ética desde el punto de vista aristotélico, aunque no les acompañe todavía la estética).

El populismo nacionalista constituye hoy una seria amenaza al sostenimiento de las democracias en Europa. No es creíble, aunque teóricamente se muestre como posible, que Estados con la tradición unitaria del Reino Unido o España se balcanicen en un futuro, al menos próximo. Pero el triunfo de la pasión identitaria sobre el diálogo ilustrado a la hora de elegir a los gobernantes ha comenzado a hacer ya serios estragos. El provincianismo cultural, la demonización del otro, la fractura de la convivencia, comienzan a ser moneda corriente. En nombre de la libertad se vulneran las leyes que la garantizan y se desprecian las instituciones que la protegen. No es posible que un partido de la izquierda más que centenario como el PSOE se rinda ante la carcundia nacionalista y la fatuidad supuestamente heroica de quienes una y otra vez a lo largo de la historia han propiciado repetidamente la demolición de nuestro sistema de libertades. Ni tampoco que una derecha democrática y liberal capitule de nuevo ante la España profunda, reaccionaria y cavernícola que abomina de todo el que no piense igual que ella. El PP y el PSOE deberían recuperar el espíritu que hizo posible la Transición democrática y aprender a defender el interés general de lo<TB>s españoles y la Constitución de 1978 en vez de servir solo a las mezquinas aspiraciones que parecen moverles. El enemigo es el nacionalismo provinciano y radical, catalán, vasco o español. Y está a las puertas.



JMRS
Apuestas de Fútbol Online - Betway Sports

Utilidades Para Usted de El Periódico de México