Nacional - Política

Conflicto México-Bolivia: Quiénes son los asilados de la discordia

2019-12-30

Actualmente nueve funcionarios del gobierno de Morales y su partido, el Movimiento al Socialismo...

Jean Paul Guzmán

LA PAZ (Proceso).- Casi al finalizar 2019, y después de 39 años, la embajada de México en Bolivia volvió a acoger a personas que solicitaron asilo en sus instalaciones después de la renuncia del presidente Evo Morales y la instauración de un gobierno transitorio que la administración de Andrés Manuel López Obrador considera “de facto”.

Entre julio y noviembre de 1980 las oficinas de la representación diplomática y la residencia del embajador de México en La Paz, capital boliviana, recibieron a 264 ciudadanos de ese país como consecuencia del golpe de Estado que el 17 de julio de ese año dio el general Luis García Meza, quien instauró un régimen militar de terror.

Según una investigación del Instituto Nacional de Antropología e Historia, 219 adultos y 30 menores fueron trasladados de La Paz a la Ciudad de México, mientras que los 15 restantes renunciaron al asilo o se dirigieron a otros países que aceptaron acogerlos. Tuvieron que pasar dos años para que la mayor parte de esas personas retornaran a Bolivia, donde se restauró la democracia el 10 de octubre de 1982.

Actualmente nueve funcionarios del gobierno de Morales y su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), se encuentran asilados en la embajada mexicana. Se trata de seis exministros de Estado, un exgobernador del departamento de Oruro, un exviceministro y un exdirector de una entidad administradora de información. Cuatro de ellos tienen órdenes de aprehensión emitidas por la fiscalía y son reclamados para ser conducidos ante la justicia, acusados de delitos que van desde fraude electoral hasta terrorismo.

El gobierno interino de Bolivia reclama su entrega; alega que son requeridos por la justicia. El de México sostiene que el 15 de noviembre –tres días después de que Evo Morales llegó a México– su embajada en La Paz recibió las solicitudes de asilo, las cuales aceptó, y al mismo tiempo solicitó salvoconductos para que dichas personas pudieran salir de Bolivia. Afirma que fue hasta el 26 de noviembre, 11 días después, cuando el “gobierno de facto” del país sudamericano informó que existían órdenes de aprehensión contra cuatro de las nueve personas asiladas.

El jueves 26 el canciller Marcelo Ebrard anunció que México presentará ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU un recurso por “el asedio” de hasta 90 policías y militares en los alrededores de la embajada y residencia diplomática mexicana en Bolivia.

En respuesta, Karen Longaric Rodríguez, su contraparte boliviana, declaró que “nadie puede instaurar una demanda por hechos no probados o presunciones que anuncia la embajada mexicana; nadie puede ser demandado por hechos que no ha cometido”.



regina