Internacional - Seguridad y Justicia

Trump culpa a Irán de violentas protestas frente a embajada de EU en Bagdad

2019-12-31

En Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a Irán de...

Por Ahmed Rasheed

BAGDAD, (Reuters) - Manifestantes enfurecidos por ataques aéreos estadounidenses en Irak protestaron violentamente el martes frente a la embajada de Estados Unidos en Bagdad, provocando incendios y arrojando piedras, mientras fuerzas de seguridad y guardias les disparaban gases lacrimógenos y bombas de estruendo para repelerlos.

En Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a Irán de orquestar la violencia y dijo que considerará a Teherán responsable. Funcionarios estadounidenses dijeron que enviaron más tropas a la embajada.

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que los reportes de funcionarios iraquíes de que el embajador había sido evacuado eran falsos.

Matt Tueller estaba en un viaje personal previamente programado y estaba regresando a la embajada, dijo el funcionario. No había planes para una evacuación.

El domingo, aviones estadounidenses atacaron bases pertenecientes a una milicia respaldada por Irán, en un momento en que multitudinarias protestas remecen el sistema político iraquí.

La manifestación frente la embajada parecía escalar el conflicto entre Washington y Teherán, un actor muy influyente en Irak.

Los ataques aéreos de Estados Unidos contra las bases de las milicias respaldadas por Irán mataron al menos a 25 combatientes e hirieron a 55.

El bombardeo a la milicia Kataib Hezbollah se produjo en respuesta a la muerte de un contratista civil estadounidense en un ataque con proyectil contra una base militar iraquí.

“Irán mató a un contratista estadounidense, hirió a muchos. Respondimos con fuerza y siempre lo haremos. Ahora Irán está orquestando un ataque contra la embajada de Estados Unidos en Irak. Ellos serán responsabilizados completamente”, afirmó.

Fuera de la embajada en Bagdad, manifestantes lanzaron piedras contra la rejas y otros coreaban: “¡No, no, Estados Unidos! ... ¡No, no, Trump!”. Fuerzas especiales iraquíes se desplegaron alrededor del edificio para protegerlo.

Unidades iraquíes de contraterrorismo, entrenadas por militares estadounidenses, fueron enviadas más tarde para reforzar la seguridad en la sede diplomática.

Fuentes médicas dijeron que 12 milicianos resultaron heridos por el gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento disparadas para dispersar a la multitud.

El diario Washington Post informó que los diplomáticos y el personal de Estados Unidos estaban refugiados en una habitación fortificada en la embajada, según dos personas a las que contactó a través de una aplicación de mensajería. “El actual gobierno boliviano es tan indefendible como el intento de perpetuación de Evo”, opinó Agustín Basave, exlíder del opositor PRD. “Es un gobierno torpe, grosero, sin la menor noción de lo que es diplomacia”.

López Obrador reconoció el mes pasado que la llegada a México de Morales, quien ahora está en Argentina, creó una crisis para su Gobierno. Pero ha defendido el derecho de México a ofrecer asilos y dijo que no será provocado por los insultos.

Sus críticos dicen que su apoyo a Morales no sólo debilitó su compromiso de no intervenir en los asuntos de otros países, sino también su promesa de austeridad desde el sector público.

Con la decisión de enviar un avión para traer a Morales de Bolivia, no pareciera que México se mantuvo neutral, aseguró Víctor Giorgana, del opositor PRI y expresidente de la comisión de Relaciones Exteriores en la Cámara baja. Según el diario El Universal, el periplo de Morales le costó a México unos 100,000 dólares.

El Gobierno tampoco lucía creíble al enfrentarse a la administración de Añez después de haber aceptado dócilmente las demandas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para fortalecer sus fronteras y frenar el flujo de migrantes, dijo Giorgana.

Aún así, Heriberto Galindo, exembajador de México en Cuba y miembro del PRI, dijo que López Obrador había mantenido una orgullosa tradición al dar asilo a Morales y sus aliados.

Fue Morales, dijo Galindo, quien agravó las tensiones al continuar los ataques contra sus adversarios bolivianos desde México.



Jamileth