Deportes

El Barça femenino, espejo del masculino

2020-01-17

La llegada de Lluís Cortés al banquillo en enero del año pasado ha sido...

Laia Bonals | El País

Barcelona.- Quique Setién, el entrenador del Barça, tiene un referente muy cercano si quiere conquistar el Camp Nou a partir de “jugar bien”. El equipo femenino es hoy el máximo favorito a reconquistar la Liga después de exhibir un buen fútbol. Es el líder con siete puntos de ventaja respecto al Atlético, no ha perdido un solo partido —14 victorias y 1 empate—, solo ha encajado cinco goles y marcado 62. “El equipo funciona como una máquina. Juega con una o dos velocidades por encima de los rivales y le veo claro favorito para dominar La Liga”, reflexiona Natalia Arroyo, seleccionadora de la Federación Catalana.

La llegada de Lluís Cortés al banquillo en enero del año pasado ha sido decisiva para que el Barça afianzara un estilo basado en el control del balón y en llevar la iniciativa. “El equipo tiene un fútbol muy asociativo, dinámico y con mucha movilidad”, explica Cortés, que formaba parte del cuerpo técnico desde 2017 y asumió el mando en un momento delicado. “Tuvimos que incidir en la parte anímica, emocional, de las jugadoras para que se creyeran que eran buenas y para que creyeran también en lo que estábamos haciendo”, subraya el entrenador. “Nuestro objetivo es buscar la mejor versión de cada jugadora y esto solo se puede hacer si ellas lo creen”.

Las jugadoras se han soltado en la cancha con el plan dispuesto por Cortés. “Es necesario encontrar el equilibrio entre el orden que propone el entrenador y saber dejar a las jugadoras la libertad necesaria para que se expresen”, argumenta. “El trabajo en equipo es fundamental para mejorar la calidad y las cualidades de las jugadoras”. Jordi Ferrón, entrenador del Espanyol, afirma que una gran diferencia del Barcelona actual respecto al de la temporada anterior es la cohesión entre los técnicos y las futbolistas: “La temporada pasada ganaban porque eran mejores individualmente pero este año lo son y además desarrollan un gran trabajo colectivo. Ahora no solo ganan porque seguramente son el equipo con las mejores jugadoras, sino porque han conseguido jugar como un equipo, y eso es un muy buen trabajo del entrenador”.

El fútbol del equipo ha evolucionado mucho este último año después de mantener las señas de identidad propias del Barça e incorporar recursos. “Siempre intentamos jugar a lo mismo: un 4-3-3”, defiende Xavi Llorens, entrenador del equipo desde 2006 hasta 2017 y actual miembro del cuerpo técnico. “Defensivamente es un equipo que trabaja muy bien y sabe replegarse. El medio del campo es muy competitivo, potente y sabe dar calma y velocidad cuando se necesita. Y delante, además, tenemos a jugadoras desequilibrantes, verticales y con facilidad goleadora”, radiografía Llorens.

La posesión y el gobierno del partido son tan importantes como las jugadas asociativas por las bandas y la verticalidad. “Tiene rachas de juego ofensivo muy importantes”, explica Arroyo. “Acostumbra a generar muchas ocasiones en cinco o y diez minutos para marcar las diferencias y, por otra parte, mantiene como sello de identidad la presión intensa después de perder la pelota”. La agresividad para recuperar el balón le permite ahogar al rival en su propia área y le facilita los ataques cortos, con tres o cuatro pases, para armar el tiro. “No tenemos que incidir tanto en que no haya perdidas sino que debemos ser conscientes y tener claro que perderemos la pelota y la perderemos muchas veces; pero lo que tenemos que ser es capaces de estar lo mejor posicionadas posible para poderla recuperar rápido”, explica Cortés.

El Barça ha incorporado a grandes jugadoras internacionales como Caroline Graham Hansen, una delantera desequilibrante, al tiempo que ha apostado por jóvenes como Aitana Bonmatí y Candela Andújar. Asisat Oshoala, además, encuentra fácilmente la portería después de su cesión de la temporada pasada; las jóvenes procedentes del Barça B como son Carla Armengol, Claudia Pina y Laia Codina, aportan calidad y trabajo, y la reincorporación de Jenni Hermoso y Andrea Falcón, que el año pasado jugaban en el Atlético, marcan la diferencia, sobre todo la delantera, una goleadora contrastada (16, dos más que Oshoala).

“El equipo ha madurado", concluye Cortés cuando se le pregunta por la final de la Liga de Campeones que la temporada pasada perdió contra el Lyon. No es seguramente el favorito de la competición, pero el Barça, dice, “está preparado para luchar y ganar cualquier partido”. Una puesta a punto y determinación que le convierten en cambio en candidato a ganar la Liga, título que no consigue desde la temporada 2014-2015. “Creo que el equipo ha hecho un crecimiento significativo, no solo a nivel de confianza sino también de juego y competitividad”, concluye Cortés.

“No nos ponemos límites sino competir con los mejores”, rubrica el manager Markel Zubizarreta en declaraciones al Que t'hi jugues de Ràdio Barcelona. “No somos favoritos en Europa pero podemos ganar en cualquiera”, añade. “Sí aspiramos a ganar la Liga después de cuatro años”. El juego ha seducido de momento a los aficionados. La media de espectadores en el recién estrenado estadio Johan Cruyff ha pasado de 500 a 3,000. A pesar de los guiños que se han dado para intentar fichar a Megan Rapinoe, el club entiende que su puesto está cubierto con Lieke Martens, una de las piedras angulares del proyecto.



Jamileth