Migración

Nueva caravana migratoria hacia México

2020-01-30

A pesar del fracaso de las dos anteriores, que no lograron su propósito de transitar por...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- Una nueva caravana desde Honduras y el Salvador, formada por personas deportadas recientemente por México y Estados Unidos, se prepara para avanzar según lo revelan mensajes que circulan frenéticamente por las redes sociales.
    
A pesar del fracaso de las dos anteriores, que no lograron su propósito de transitar por territorio mexicano para llegar a Estados Unidos, los organizadores no desisten en su propósito de viajar al norte "en busca del sueño americano" y huyendo de la violencia y el hambre.
    
La denominada "Caravana del Diablo" partiría el próximo viernes simultáneamente desde Honduras y El Salvador, según la convocatoria publicada a través de Internet.
    
Se prevé la partida a las 5:00 locales, es decir, antes del amanecer, en la terminal de autobuses de San Pedro Sula, pero se desconoce donde será la cita en el caso de El Salvador.
    
"Buscamos refugio. En Honduras nos matan. Caravana Migrante.
    
Enero 31", señala el uno de los breves mensajes en los cuales se informa del inicio del nuevo intento, el tercero en un mes, por entrar a México.
    
El coordinador regional de la Guardia Nacional en la zona sur de México, Hugo Montiel, señaló que tiene ya conocimiento de la nueva convocatoria, por lo que se mantiene una "permanente vigilancia" en la región.
    
"No es tanto no dejarlos pasar. Nosotros les damos las facilidades, inclusive en el Puente Internacional, pero de forma ordenada y por grupos. Se les ofrece toda la gama de trabajos que México les ofrece", señaló.
    
De acuerdo con Luis Villagrán, del Centro de Significación Humana, una ONG, la nueva caravana podría integrar a 8,000 centroamericanos. Los preparativos para traer a un nuevo contingente masivo de personas que anhelan dejar su patria para ponerse a salvo de la ruina económica y de las amenazas de las denominadas "maras" o pandillas ocurren cuando en México todavía el gobierno enfrenta fuertes críticas tras frenar por la fuerza el avance de dos caravanas.
    
El lunes 20 y el jueves 23 de este mes, centenares de efectivos de la Guardia Nacional y de la policía migratoria hicieron frente a entre 1,500 y 2,000 centroamericanos que habían entrado en forma desordenada y clandestina a través del Río Suchiate, frontera natural con Guatemala, en la localidad de Ciudad Hidalgo, estado sureño de Chiapas.
    
En el primer operativo, los migrantes fueron contenidos apenas unos metros después de salir del cauce, mientras que en el segundo, avanzaron 11 kilómetros antes de ser detenidos por las fuerzas federales.
    
Organizaciones de defensa de los derechos de los migrantes acusaron al gobierno del presidente Andrés López Obrador de "hacer el trabajo sucio" al jefe de la Casa Blanca Donald Trump y de erigir en la práctica un "muro" en la frontera sur mexicana para impedir el ingreso de las personas indocumentadas.
    
Para evitar que se consume la amenaza de Trump de aplicar aranceles a todas las importaciones desde México si éste país no colabora con el freno a los centroamericanos, López Obrador acordó enviar a unos 26,000 miembros de la Guardia Nacional (un tercio del total) para impedirles el paso.
    
El martes, Trump señaló ante un grupo de partidarios que en la práctica México "está pagando el muro" que él prometió en su campaña construir en la frontera entre ambos países.
    
Aunque no hubo heridos pero si centenares de detenidos, posteriormente deportados, en México se levantaron diversas voces, inclusive del propio oficialismo, para condenar la decisión del gobierno de impedir a toda costa el tránsito de los migrantes centroamericanos.
    
El sacerdote Alejandro Solalinde, activista a favor de los derechos de los migrantes, que mantiene un fuerte vínculo con López Obrador, criticó la política en la materia del gobierno.
    
En especial, cuestionó una reciente prohibición del Instituto Nacional de Migración (INM) para el ingreso de religiosos y activistas a las estaciones donde se tienen detenidos a los centroamericanos.
    
El religioso señaló que "si persisten las incongruencias en el tema migratorio, ese podría ser "el talón de Aquiles" del gobierno, al exigir la salida del viceministro de Derechos Humanos Alejandro Encinas.



Jamileth