Internacional - Economía

Los líderes de la Unión Europea chocan sobre su primer presupuesto posbrexit

2020-02-20

Los países ricos conocidos como los "frugales" -Austria, Suecia, Países...

AFP / Riccardo Pareggiani

Los mandatarios europeos mostraron este jueves sus diferencias sobre su primer presupuesto común sin el Reino Unido, confirmando los augurios de una larga y dura negociación para cifrar el alcance de sus ambiciones climáticas, militares y tecnológicas.

"Los últimos pasos para lograr un acuerdo son siempre lo más difíciles, pero todo está sobre la mesa para tomar una decisión", dijo un optimista presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al inicio de la cumbre.

Hacia las 20H00 (19H00 GMT), y tras cinco horas de discusiones, el ex primer ministro belga interrumpió la reunión para discutir por separado con cada uno de los 27 líderes y allanar el camino hacia un consenso.

La base de la negociación es su propuesta de un Marco Financiero Plurianual (MFP) de 1,094 billones de euros, es decir un 1,074% de la Renta Nacional Bruta (RNB) del bloque para el período 2021-2027.

Su propuesta no logró la unanimidad. Por ello, tras las discusiones bilaterales durante la noche, Michel podría presentar un proyecto modificado en la mañana del viernes, segundo día de cumbre, según varias fuentes.

El volumen total del MFP y su distribución entre las diferentes partidas, sobre todo la Política Agrícola Común (PAC), fueron el centro de las críticas durante la primera ronda de discusión, según el Elíseo.

Los países ricos conocidos como los "frugales" -Austria, Suecia, Países Bajos y Dinamarca-, así como Alemania, expresaron su descontento por el, a su juicio, elevado monto del presupuesto.

Para la canciller alemana, Angela Merkel, "el equilibrio entre los contribuyentes netos [aquellos que pagan más de lo que reciben] aún no se negoció correctamente". Su advertencia no es baladí, como principal contribuyente al presupuesto común.

Los "cuatro frugales" abogan por un 1% del RNB de presupuesto. Para Alemania, más abierta, este es el punto de partida. Pero los cinco países ya avanzaron que no renunciarán a sus controvertidos "cheques".

Estas devoluciones de dinero comunitario, plasmadas en la frase de la ex 'premier' británica Margaret Thatcher "Devuélvanme mi dinero" y a las que se opone Francia, podrían pesar también en la balanza final.

El presupuesto 2021-2027 centra la reunión, pero, más allá de los porcentajes, los europeos tienen entre manos el alcance del impulso que quieren dar a una Unión Europea (UE) tras varias crisis.

La marcha en enero del Reino Unido, potencia económica y militar, dio la puntilla a una UE, donde las divisiones norte-sur, por la crisis económica, y este-oeste, por la migratoria, siguen patentes.

Y todo ello en un contexto mundial en el que el Estados Unidos de Donald Trump presiona en el frente comercial, China representa un riesgo tecnológico y Rusia sigue siendo la principal inquietud a las puertas de la UE.

- "Inaceptable" -

La Comisión Europea aboga por una nueva estrategia de crecimiento basada en la lucha contra el cambio climático y desarrollar los sectores tecnológico y militar, sin olvidar las políticas tradicionales como la agrícola.

Y aunque la titular de la Comisión, Ursula von der Leyen, celebró la propuesta de Michel, esta está lejos del 1,114% del RNB que estimó en 2018 el ejecutivo de su predecesor Jean-Claude Juncker.

Encajar todas las piezas del rompecabezas del MFP no parece fácil, en un contexto en que la marcha del Reino Unido representa una pérdida de 12,000 millones de euros anuales en las arcas comunitarias.

Alemania y otros países ricos quieren que se prioricen las nuevas partidas destinadas al Pacto Verde europeo o a la protección de fronteras, frente a otros, como Francia y España, que se centran en la financiación de la PAC, a su juicio insuficiente.

La agricultura es un asunto sensible para ambos. En España, Sánchez está bajo presión y un acuerdo visto como malo podría dañar la imagen de Macron, días antes del inicio del popular Salón de la Agricultura el sábado.

La PAC, especialmente las ayudas directas a los agricultores, y los fondos de cohesión para las regiones menos desarrolladas, representan el 69% del actual MFP 2014-2020. En la propuesta del presidente del Consejo Europeo se reducirían al 59%.

El camino a un acuerdo no está del todo despejado, por lo que no se descarta una nueva cumbre si las diferencias persisten. El objetivo, con todo, es un pacto rápido para que la Eurocámara lo apruebe a tiempo.

El presidente de la institución, David Sassoli, advirtió no obstante que no darán su necesario visto bueno a cualquier acuerdo, calificando el actual de "inaceptable" y aumentado la presión.



regina