Internacional - Política

Trump se mofa de los demócratas antes del supermartes

2020-03-03

Reiteró su frecuente afirmación de que el Partido Demócrata intenta robarle a...

AFP / Brendan Smialowski

El presidente Donald Trump volvió a atacar el lunes a sus rivales demócratas en víspera de las primarias del supermartes, en un mitín en Carolina del Norte en el que prometió derrotar a los "socialistas radicales".

En un atiborrado local en Charlotte, el mandatario admitió alegremente haber "troleado" a los demócratas previo a las internas que el martes se celebran en 14 estados, incluido Carolina del Norte.

Flanqueado por una enorme bandera estadounidense y gradas rebosantes de seguidores, Trump reiteró sus acostumbradas diatribas patrióticas, las alusiones a sus éxitos económicos y los insultos a sus rivales.

Enfocó buena parte de sus ataques contra el exvicepresidente Joe Biden, quien según las encuestas tiene buenas chances de arrebatarle la Casa Blanca en los comicios de noviembre si logra alzarse con la candidatura demócrata.

Una y otra vez, Trump se burló de los ocasionales furcios de Biden, bromeando que el número dos del expresidente Barack Obama estaba tan confundido que esperaba "el superjueves".

"Joe el dormilón ni siquiera sabe dónde está ni por qué cargo compite", dijo el presidente, quien agregó que si Biden no gana la elección "lo van a poner en un hogar" de ancianos.

Trump también propinó varios golpes al senador Bernie Sanders, el autoproclamado "socialista democrático" y principal rival de Biden en la interna demócrata, a quien el millonario republicano llama "Bernie el loco".

Reiteró su frecuente afirmación de que el Partido Demócrata intenta robarle a Sanders la nominación presidencial. "Bernie el loco se va a volver (incluso) más loco", arrancando carcajadas de la multitud.

"Dentro de ocho meses, vamos a derrotar a los socialistas radicales", proclamó Trump, quien ha realizado mitines similares desde el comienzo de su presidencia, siguiendo con el estilo de campaña con la que derrotó a la demócrata Hillary Clinton en 2016.

El mandatario claramente se alimenta de los vítores y la sensación de unidad en los estadios colmados de seguidores, que se ríen de todos sus chistes y festejan cada uno de sus alardes.

"Tenemos el entusiasmo", dijo Trump, agregando que los demócratas "se pelean entre ellos, se odian"

- ¿Alcanzarán las bases pro Trump? -

Resta saber si las fervorosas bases de Trump serán suficientes para que el actual inquilino de la Casa Blanca alcance un segundo mandato, puesto que sus tasas de aprobación han estado por debajo o en torno al 50% desde el inicio de su gestión.

Los organizadores de la campaña afirman que estos actos sirven para reunir información, proporcionando a Trump los nombres, mails y teléfonos de sus seguidores en todo el país, el equivalente en datos a una mina de oro.

Pero las debilidades de Trump también se exhiben abiertamente en lo que él llama sus mitines "Make America Great Again" o "Keep America Great" ("Recuperar la grandeza de EU" o "Mantener la grandeza de EU").

Como de costumbre, Trump no hizo ningún esfuerzo para captar entusiasmo por fuera de sus seguidores, predicando a los conversos mientras reiteraba sus oscuras visiones sobre inmigrantes indocumentados y homicidas, terroristas y socialistas que buscan destruir el estilo de vida estadounidense.

Y, como de costumbre, casi no había negros en el mitín de público predominantemente blanco. No obstante, menos de media docena de afroamericanos permaneció de pie detrás del presidente, ubicación que los dejaba dentro de la imagen captada por las cámaras de televisión que cubrieron el evento.

"Ningún presidente ha hecho más por la comunidad negra", dijo Trump, refiriéndose a su administración.



JMRS