Internacional - Seguridad y Justicia

Tranquilidad en Siria en el primer día de la tregua turco-rusa

2020-03-06

El ejército turco está desplegado en el norte de Siria desde 2016.

AFP / Omar Haj Kadour 

Una relativa calma reinaba el viernes en la provincia de Idlib, escenario en el noroeste de Siria de una encarnizada batalla, sin aviones surcando su espacio por primera vez desde hace meses tras la entrada en vigor de un alto el fuego turco-ruso.

La tregua entró en vigor a medianoche (22H00 GMT) y parecía ser respetada el viernes, tras intermitentes enfrentamientos en la noche, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) y corresponsales de la AFP en el lugar.

Los intermitentes tiroteos que se oyeron en las primeras horas del viernes dejaron seis soldados sirios muertos y al menos nueve yihadistas del Partido Islámico del Turkestán (TIP), cuyos miembros pertenecen a la minoría musulmana uigur de China, según el OSDH.

El presidente sirio, Bashar al Asad, expresó su "satisfacción" por la tregua pactada por Turquía y Rusia, durante una conversación telefónica con el mandatario ruso, Vladimir Putin.

Por su parte, Estados Unidos se opuso a la adopción de una declaración de apoyo al alto fuego en el Consejo de Seguridad de la ONU. "Es prematuro", estimó el gobierno de Donald Trump ante la demanda diplomática rusa.

Para el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, este acuerdo es una "buena noticia". "Al menos es una muestra de buena voluntad, veamos ahora cómo funciona", dijo el viernes en una reunión de cancilleres europeos en Zagreb.

- Intrincado infierno -

Este alto el fuego debería poner fin a semanas de intensos combates --con más de 500 civiles muertos y un millón de desplazados-- en torno a Idlib, último bastión rebelde y yihadista en el noroeste de Siria, donde Turquía interviene contra las fuerzas del gobierno de Asad, que cuenta con el apoyo de Rusia.

Como telón de fondo, emerge además otra crisis migratoria en Europa tras la decisión de Turquía, que acoge a casi cuatro millones de refugiados y migrantes, de dejar pasar a miles de ellos hacia la frontera con Grecia, país miembro de la Unión Europea.

Según el texto del acuerdo turco-ruso consultado por la AFP, los dos países llevarán a cabo patrullas conjuntas en la autopista M4, un eje estratégico que cruza la región siria de Idlib.

Putin dijo que espera que este texto sirva de "base sólida para poner fin a los combates en la zona" y "al sufrimiento de la población".

Pero los habitantes de Idlib se muestran escépticos.

Ahmad Qaddour, que vive en un campamento de desplazados con su mujer y sus hijos, dice esperar lo peor.

"No tenemos ninguna confianza en el régimen (sirio) ni en Rusia" afirma este padre de familia de 29 años.

La primera gran ofensiva lanzada por Damasco contra la región de Idlib remonta a fines de 2017. Fue seguida por otras dos, la última lanzada en diciembre pasado, pero todas han acabado en treguas no respetadas.

Un acuerdo cerrado entre Ankara y Moscú en septiembre de 2018 estableció la instauración de una zona "desmilitarizada" para evitar una ofensiva del régimen sirio. Tampoco ha sido respetado.

Desde entonces, el régimen de Asad sigue avanzando militarmente y, gracias al apoyo de la aviación rusa, ha logrado apoderarse de la mitad de la provincia de Idlib.

- "Enorme sufrimiento" -

La escalada de los combates en Idlib causó tensiones diplomáticas entre Rusia, aliado de Siria, y Turquía, apoyo de los rebeldes, haciendo planear el riesgo de enfrentamiento directo entre los dos países que se han convertido en los principales actores internacionales en el conflicto sirio.

El ejército turco está desplegado en el norte de Siria desde 2016.

Más de 50 soldados turcos han muerto desde febrero en enfrentamientos directos con el ejército sirio, o en bombardeos atribuidos al régimen.

En represalia, bombardeos turcos abatieron varios aviones sirios y causaron decenas de muertos entre los soldados sirios.


 



regina