Entre la Espada y la Pared

Protestas feministas, dilema para Obrador

2020-03-12

López Obrador rechazó la "mano negra" de la oposición conservadora...

Por Marcos Romero | ANSA

La oleada de protestas contra el femicidio y el "machismo patriarcal" en México se convirtió en un problema espinoso para el presidente Andrés López Obrador, quien sigue recibiendo una andanada de reproches por su poca "empatía" con ese movimiento.
    
López Obrador rechazó la "mano negra" de la oposición conservadora en demostraciones como "Un día sin mujeres", el paro nacional del lunes pasado, contra el feminismo y el acoso a este sector de la sociedad, comparándolo con el "cacerolismo" que precedió al golpe militar de Augusto Pinochet de Chile en 1973.
    
Una reciente encuesta demostró que López Obrador ha caído un 20% en las encuestas en los 15 meses que lleva en el poder y que las mujeres (53%) le apoyan menos respecto a los hombres (60%).
    
Sin embargo, analistas y organizaciones civiles llamaron al mandatario a "rectificar" y "escuchar la voz" del 51% de la población, para adoptar medidas consistentes y efectivas a fin de abatir la desigualdad de género, así como poner fin a los 10 asesinatos diarios de mujeres en el país.
    
"El grito del domingo", cuando se celebró el Día Internacional de la Mujer y unas 100,000 integrantes del mal llamado "sexo débil" marcharon por las calles de la capital y "el silencio del lunes", en que se efectuó el paro nacional de mujeres, "exigen ser entendidos y atendidos con eficacia", señaló el analista Eduardo Huchim.
    
"Estado y sociedad no deben permitir la infertilidad como corolario", dijo Huchim, quien criticó la "deplorable falta de empatía del presidente con la indignación feminista".
    
A la pregunta de "qué debe seguir" luego de estas movilizaciones, Huchim indicó que "el diseño y aplicación de políticas públicas eficaces que den a las mujeres protección, comprensión a sus demandas y garantía a sus derechos".
    
"Faltan protocolos y acciones contra el acoso sexual y laboral, política salarial igualitaria, apoyo a trabajadoras cuando transmiten la vida", indicó. Otras voces se inclinaron por políticas gubernamentales que pongan énfasis en la "cultura de la legalidad" y "la cultura por la paz", fortaleciendo los valores de respeto a la vida y a las mujeres.
    
"Yo sólo sé que el enemigo no son las mujeres. El enemigo tampoco son los hombres. El enemigo son los violadores, las agresoras, los asesinos, las corruptas", señaló en Twitter la escritora Mónica Soto Icaza.
    
"Tengo una hija. También tengo un hijo. Ninguno es mejor ni peor. La solución es educar con respeto a la vida, con paz", indicó.
    
La "feminista histórica" Marta Lamas ha dicho muchas veces que se debe transitar "de la protesta a la propuesta".
    
El académico y activista por los derechos civiles, Sergio Aguayo, propuso que el presidente y su gobierno deberían organizar "una reunión de trabajo" con colectivos feministas, encabezada por Olga Sánchez, la ministra de Gobernación y ex jueza de la Suprema Corte y Nadine Gasman, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres.
    
Se trata de "dos funcionarias conocedoras y sensibles ante el feminismo. Frente a la magnitud de los problemas, es momento para dejar de restar y empezar a sumar", afirmó.
    
Gasman a su vez indicó que "las mujeres ya no tenemos paciencia" y que el paro nacional del lunes "demostró su fuerza e hizo de su ausencia un manifiesto ante la falta de valor y reconocimiento de su aportación en lo público y lo privado.
    
"Lo que no tenemos las mujeres, especialmente las jóvenes, es paciencia, para que tardemos 200 años en cerrar las brechas salariales, para terminar con la violencia, para salir a la calle y estar tranquilas y seguras", dijo Gasman.
    
Sin embargo, la antropóloga e investigadora Marta Lamas, la más notable feminista mexicana, se mostró optimista de que las políticas públicas a cargo de Sánchez Cordero y Gasman "rendirán frutos en el país".
    
"Mucho de los que se está haciendo ahora es sentar bases para un cambio que a lo mejor viene en 20, en 30 o en 50 años, pero no dejar de soñar pues también hay muchos hombres que sueñan con una sociedad no machista", afirmó Lamas.



Jamileth