Internacional - Economía

Ante la amenaza de una grave recesión mundial, Europa empieza a salir del confinamiento

2020-04-14

La institución prevé una contracción económica global en 2020 de un 3%...

AFP / Pau Barrena 

El coronavirus podría causar la peor recesión mundial del último siglo, advirtió este martes el FMI, mientras algunos países como Austria, Italia y España reiniciaron tímidamente su actividad económica en un planeta paralizado por la pandemia, con más de la mitad de la población confinada.

Con casi 124,000 muertos y 1,96 millones de infectados en el mundo desde que surgió en diciembre en China, la pandemia de la COVID-19, que se ceba en estos días con Estados Unidos, parece que empieza a remitir en Europa.

Ante esta situación, varios gobiernos europeos empezaron a levantar parcialmente las medidas de confinamiento, en pos de reanudar la actividad y paliar las consecuencias económicas de la pandemia, que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) podrían ser incluso peores a las de la Gran Depresión de 1929.

La institución prevé una contracción económica global en 2020 de un 3% y un "grave riesgo" de empeorar.

El "Gran Confinamiento", que afectará sobre todo a los países en desarrollo, hará caer un 7,5% el PIB de la Eurozona y un 5,9% el de Estados Unidos. Solo China e India se salvarán de la recesión este año, al crecer un 1,2% y un 1,9%, respectivamente.

La contracción del PIB será aguda también en América Latina y el Caribe (-5,2%), con golpes para México (-6,6%) y Brasil (-5,3%) y una profundización de la recesión en Argentina (-5,7%).

Unos efectos negativos que ya se están notando en el día a día de muchos ciudadanos.

- Vuelta al trabajo -

En Austria, donde se autorizó la reapertura de pequeños comercios no alimentarios, Fatih Altun, al frente de un comercio de reparación de celulares de Viena, asegura que perdió "entre 5,000 y 6,000 euros". "Tuve que despedir a mi único trabajador", agrega, reconociendo que aún tiene "miedo del virus".

Papelerías, librerías y tiendas de productos infantiles pudieron reabrir este martes en la vecina Italia, el país más golpeado en Europa con más de 21,000 muertos, aunque no todas las regiones decidieron aplicar la medida, por precaución.

"Es absurdo" permitir que reabran las tiendas, denunció el presidente de la región italiana de Piamonte (norte), Alberto Cirio. "Estoy trabajando para que la gente se quede en casa", añadió, asegurando que "mantener la disciplina es la única manera de no echar a perder los sacrificios hechos hasta ahora"."

Pese a que el confinamiento se mantiene hasta el 3 de mayo, Italia también autorizó el reinicio de las actividades forestales y agrícolas, entre otras, siguiendo los pasos de España, donde el lunes se reactivó parte de la construcción y actividades industriales.

En España, que este martes superó los 18,000 decesos, las autoridades sanitarias consideran que el pico de la epidemia quedó atrás. No obstante, el férreo confinamiento seguirá vigente al menos hasta el 25 de abril.

La vecina Francia prolongó el confinamiento hasta el 11 de mayo, después de que la pandemia se cobrara más de 15,000 vidas, 762 de las cuales en las últimas 24 horas, un récord en término de decesos diarios.

También el Reino Unido registró este martes un alza en el balance diario de fallecidos, con 778 nuevos decesos, que llevaron el total a superar los 12,000. Su gobierno debería pronunciarse en los próximos días sobre si prolonga el confinamiento, decretado el 23 de marzo por tres semanas.

En tanto, en Estados Unidos, el país más castigado por el virus con más de 24,000 fallecidos y casi 600,000 casos, su presidente, Donald Trump, ya dijo el lunes que estaba decidido a reactivar la economía lo antes posible, estimando que ya se estaba dejando atrás el momento más duro.

Sin embargo, en Nueva York, donde la COVID-19 ha causado más de 10,000 muertes, la cifra de fallecidos repuntó este martes, con 778 nuevos decesos.

- "Equilibrio" -

Ante el inicio del levantamiento progresivo de las medidas, debido a la presión de relanzar la maquinaria económica, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió no bajar la guardia hasta que se logre una "vacuna segura y eficaz" con el fin de evitar nuevos brotes.

"Las medidas deben ser retiradas lentamente y con control", aseguró su director Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien urgió a hallar un "equilibrio" entre protección de la población y reactivación económica.

La vuelta al trabajo, como ya hizo China, parece lejos en otras partes del mundo, como en India, donde sus 1,300 millones de habitantes seguirán en sus casas hasta al menos el 3 de mayo.

En Rusia, el presidente Vladimir Putin reconoció que la situación "no va en la mejor dirección" y apuntó a una "escasez" de equipos de protección para el personal médico.

En América Latina, que se mantuvo alejada del virus durante semanas, la pandemia ha dejado ya unos 3,000 muertos y más de 70,000 contagios, sobre todo en Brasil (1.328 muertos y 23.430 casos), Ecuador (355 y 7.529) y México (332 y 5.014).

- "No sé a qué tenerle más miedo" -

Y las consecuencias van más allá de la atención sanitaria.

En México, el personal sanitario se enfrenta al rechazo de la población que los ve como fuente de contagio. "No sé a quién tenerle más miedo: a la COVID o a las personas que nos pueden empezar a agredir", asegura Ariadna, una enfermera de 27 años.

En todo el mundo, la pandemia golpea especialmente a los más pobres.

En Nigeria, nombre de una barriada pobre de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, el lugar más afectado por el coronavirus en el país, Washington Angulo, un líder comunitario, lamentaba la pobreza multiplicada por la pandemia.

"Las autoridades dicen a las familias: quédense adentro de la casa, pero no ven más allá. La necesidad la teníamos antes de esto y ahorita es peor", explica.

Un mayor número de voces se alza por su parte en Cuba, donde hay más de 700 casos confirmados de coronavirus, para pedir el final del bloqueo estadounidense impuesto en 1962, al complicar la compra de material médico.

"El bloqueo es aún más cruel y genocida de lo que normalmente es (...) cuando no estamos con una epidemia", denunció Néstor Marimón, director de relaciones internacionales del Ministerio de Salud.


 



regina