Reportajes

Una inminente fosa común en la frontera sur de Texas

2020-04-16

A medida que es más notorio el aumento de los estragos a causa del coronavirus, queda claro...

Karla Cornejo Villavicencio, The New York Times

Mientras el virus avanza por Estados Unidos, un campamento de migrantes ubicado del lado mexicano de la frontera está a punto de convertirse en un desastre humanitario.

La ciudad de Matamoros, en México, se encuentra justo al otro lado de la frontera con Brownsville, en Texas. Más de 2500 personas se han juntado ahí desde que el gobierno de Donald Trump presentó la política de “Permanecer en México”, en un campamento miserable ubicado en la frontera entre Estados Unidos y México, mientras esperan sus audiencias para recibir asilo. Viven en lugares estrechos e insalubres —algunos de ellos en tiendas de campaña, otros en refugios improvisados—, sin electricidad ni agua corriente. Cada vez son más susceptibles a padecer enfermedades respiratorias y desnutrición.

El primero de abril, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración anunciaron que iban a posponer todas las audiencias debido al brote del coronavirus. Estas personas viven bajo la amenaza constante del virus, solo por ejercer su derecho humano a solicitar asilo.

Los voluntarios y las agrupaciones sin fines de lucro casi han desaparecido. La Unicef se fue. Médicos Sin Fronteras sigue ofreciendo algunos servicios, pero Global Response Management (GRM), una organización internacional sin fines de lucro, es la única presencia constante. Los doctores, enfermeras y estudiantes de medicina que se ofrecieron como voluntarios de la agrupación —en algunos casos, incluso son personas en busca de asilo— han hecho su mejor esfuerzo.

Sin embargo, el mejor esfuerzo de la agrupación está limitado a la distribución de vitaminas, cubrebocas y el espaciamiento de las tiendas de campaña. Bajo circunstancias normales —si alguna parte de esto se puede llamar “normal”—, los doctores y las enfermeras no pueden hacer mucho más que atender una herida que requiere puntadas y diagnosticar amigdalitis o gripe. No pueden obtener pruebas para diagnosticar la COVID-19.

La directora ejecutiva de GRM, quien a su vez es enfermera, informó que dentro del campamento había cinco pacientes con síntomas de la COVID-19. La agencia reportó esto a las autoridades locales, pero les negaron las pruebas. GRM solicitó que estos migrantes fueran reubicados en hoteles cercanos, pero las autoridades migratorias de México no han autorizado el traslado.

Matamoros es la segunda ciudad más grande del estado de Tamaulipas, con una población superior a los 520,000 habitantes. Aunque no hay casos confirmados de la COVID-19 en los campamentos, hay ocho casos confirmados en la ciudad. Los casos de gente con síntomas leves o moderados podrían entrar en cuarentena en sus tiendas de campaña y los casos más graves serían enviados a hospitales locales. Sin embargo, de acuerdo con GRM, entre los cinco hospitales públicos de la ciudad hay 10 respiradores y 40 camas en la unidad de cuidados intensivos. Un brote sería catastrófico.

México ha reaccionado lento frente a la amenaza del coronavirus. A mediados de marzo, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, les dijo a los reporteros: “Tengo mucha fe de que vamos a sacar a nuestro querido México, no nos van a hacer nada los infortunios, las pandemias, nada de eso”. Con una actitud desafiante, ha besado y abrazado a simpatizantes en eventos recientes. Al día de hoy, México ha reportado al menos 5,399 casos de la COVID-19 y 406 muertes hasta la fecha de publicación de este artículo. Los profesionales de la salud han protestado por la carencia de equipo protector.

Las organizaciones noticiosas de Occidente están muy preocupadas por los migrantes de nuestra frontera sur. Les inquieta un escenario en el que haya un brote dentro del campamento. No obstante, el aprieto en el que están metidos los migrantes solo obedece a una curiosidad mórbida. Nos ofrecen fotos, tomadas desde helicópteros, de cuerpos encimados los unos sobre los otros, hinchados por el sol, y de niños ahogados abrazados a sus padres. Es el clásico material voyerista de Jonestown. Es la masacre de gente vulnerable de color que padece abusos por soñar con una vida mejor. A pesar de la preocupación por la gente que busca asilo en Matamoros, nadie se está apresurando para ayudarla. Los lectores solo se abalanzan para saber más sobre esta inminente fosa común.

A medida que es más notorio el aumento de los estragos a causa del coronavirus, queda claro que los migrantes de todo el mundo se encuentran entre las personas más vulnerables. A menudo carecen de seguro de salud, tienen dificultades para conseguir un sustento y suelen tener una salud deficiente. No tienen el lujo ni la libertad para ejercer el distanciamiento social. Las mujeres y los hombres indocumentados de nuestras comunidades están en el frente de batalla —frecuentemente sin equipo de protección ni red de seguridad—, arriesgando sus vidas para hacer los trabajos que la mayoría de los estadounidenses no quieren hacer. Están desinfectando los hospitales y los consultorios de los doctores, entregándote tu comida y cuidando a tus parientes ancianos.

El presidente de Estados Unidos cree que la insistencia de la comunidad médica en torno a la cuarentena es una conspiración para destruir su presidencia. Mis padres están entre los viejos, inmunocomprometidos e indocumentados de la ciudad de Nueva York. Si se enferman, morirán. El gobierno de Trump no nos ayudará. Nosotros, los migrantes, en la frontera, o en Nueva York, hemos sido orillados a valernos por nosotros mismos.

¿Sabes algo sobre los cuervos? Como migrante indocumentada, siempre he sentido una afinidad hacia ellos. Una investigación ha revelado que son tan listos como un niño de 7 años. Y, a pesar de todo, la mayoría de la gente los considera una plaga, aves indeseables. La gente les dispara o tiende alambres de púas para que no hagan sus nidos. Si lastimas a un cuervo, y este logra verte bien el rostro, generaciones de parvadas emparentadas con ese cuervo podrían cambiar de dirección, abalanzarse y atacarte. Los cuervos nunca olvidan si los lastimaste o a alguno de los suyos.

Al ser una de las profecías cumplidas del sueño americano, me he ganado el derecho a presagiar una. Si los gobiernos estadounidense y mexicano nos dejan morir en masa, atormentaremos a sus hijos, a los hijos de sus hijos, y también a los hijos de estos. Nunca dormirán en paz, y se acordarán de nuestros nombres.



Jamileth
Utilidades Para Usted de El Periódico de México