Nacional - Seguridad y Justicia

El narco mexicano aprovecha el virus para exhibir su poder ante las cámaras

2020-04-17

Las imágenes y los vídeos refieren a casos al menos en Tamaulipas, Jalisco,...

Por PABLO FERRI | El País

México - 17 ABR 2020 - 10:44 CDT Desde hace algo más de dos semanas, medios y cuentas de redes sociales en México publican -y replican hasta el infinito- imágenes y vídeos donde aparecen presuntos integrantes de grupos criminales repartiendo comida y otros enseres a la población. Eso, en medio de la crisis desatada por el nuevo coronavirus. El mensaje parece claro: donde no llega el Estado, llegamos nosotros. La forma no parece tan clara: nadie ha podido demostrar el tamaño de estos repartos o si están hechos para grabar un vídeo y demostrar una exhibición de fuerza.

Las imágenes y los vídeos refieren a casos al menos en Tamaulipas, Jalisco, Michoacán y San Luis Potosí. En algunos, los repartidores visten chalecos con el nombre de su organización. En otros, en la caja o la bolsa de la comida aparece una pegatina con el nombre del grupo. En otros no hay nada. Y en todos se consigue el mismo efecto: la sensación de poder y capacidad del crimen en un país tomado por la violencia.

Este miércoles, Distribuidor El Chapo 701 publicó varios vídeos e imágenes en Facebook, donde se ve a la hija de Joaquín El Chapo Guzmán, Alejandrina Guzmán, junto a otras mujeres preparando despensas. Luego aparecen imágenes del reparto, supuestamente en Guadalajara y su zona metropolitana. Lo curioso de este caso es que ninguna mujer aparece tapada, al contrario. Lucen cubrebocas con el logotipo de la empresa. Incluso el de una de ellas presenta la silueta del narcotraficante, este también con mascarilla.

Las cajas donde introducen la comida y el resto de víveres parecen salidas de una mezcalería de la colonia Roma, en Ciudad de México: el diseño bien cuidado, sobrio, la cara de El Chapo y la dirección web de la compañía. Nada que ver con las pegatinas del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) o el Cartel del Golfo. El mismo miércoles, Alejandrina Guzmán apareció en otro vídeo, después de los primeros repartos, explicando que se han dado cuenta de que hay gente que recibe las cajas que en realidad no las necesita. Guzmán les pide amablemente que dejen las cajas para los necesitados. Las imágenes llegan apenas unas semanas después de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, saludase a la madre de Guzmán Loera, en un gesto muy criticado.

La exhibición de fuera más evidente llega de Tamaulipas. La semana pasada, varios perfiles de Twitter y Facebook divulgaron fotos de repartos. Más allá de las siglas o el alias del bandido de turno, las imágenes no difieren demasiado de lo que se ve en el país entero en campaña electoral. Unos reparten, otros reciben. Todos contentos.

En las fotos de Tamaulipas aparecen varios hombres armados, vestidos con ropas oscuras y la cara tapada, repartiendo cajas con comida, artículos de aseo y de limpieza. Las cajas lucen adhesivos con la leyenda: “Cartel del Golfo. En apoyo a Heroica Matamoros. Señor 46 Vaquero”. Y junto a las letras, la silueta de un sombrero.

Una fuente del Gobierno estatal explica que han identificado repartos en dos puntos. En Ciudad Victoria, la capital y en un poblado fronterizo, Control, entre Matamoros y Río Bravo. “Se está llevando a cabo una investigación porque el reparto lo iniciaron en Ciudad Victoria, donde no opera el supuesto Vaquero”, dice. “Con el reparto, el grupo trata de generar un impacto mediático y de hacer notar su presencia a grupos rivales en ciertos territorios. Ya hay algunos avances en la investigación, hay identificadas ya varias personas. En el caso de Ciudad Victoria no fueron más de una centena de despensas las repartidas”.

Acostado sobre el Golfo de México, frontera con Estados Unidos, Tamaulipas es desde hace años sinónimo de silencio. Los continuos enfrentamientos callejeros entre grupos criminales y entre los grupos y los Gobiernos federal y estatal construyeron una mordaza de facto sobre los medios de comunicación. Es difícil saber qué pasa y por qué. Las fronteras entre territorios que controlan diferentes grupos criminales son meramente tentativas, igual que los intereses de los propios grupos. A grandes rasgos, puede decirse que Matamoros es la cuna del Cartel del Golfo, grupo de traficantes que controló el paso de drogas al otro lado de la frontera hasta mediados de la primera década de los 2000. El señor Vaquero sería un criminal ligado a este grupo.

Le extraña a la fuente del Gobierno estatal que gente cercana a esta persona haya ido tan lejos de la frontera -a Ciudad Victoria, la capital- a repartir despensas. En el mundo criminal, las fechas son igual de tentativas que las fronteras entre grupos criminales y sus intereses, pero más o menos en 2010, el Cartel del Golfo rompió con un grupo de sicarios que hasta entonces había estado a su servicio. Se hacían llamar Los Zetas y establecieron su cuartel general en Nuevo Laredo, sobre la frontera también, pero en la otra punta del Estado. Ciudad Victoria quedó en tierra de nadie. Y a veces se habla de pugnas entre grupúsculos antaño asociados a una organización u otra.

Jalisco y el señor de los gallos
Otro de los puntos de reparto parece que ha sido Jalisco. El 10 de abril, diarios digitales locales publicaron fotos de personas recibiendo cajas con alimentos, supuestamente en Cuautitlán, en el sur del Estado, cerca de Colima. Preguntado al respecto, un vocero del Gobierno estatal, Carlos Álvarez, dijo: “No hay elementos para confirmar o descartar los hechos. Sin embargo, la coordinación que existe entre las autoridades de los tres niveles de Gobierno nos permite informar que la situación de seguridad en el Estado se reporta en calma”.

Un exfuncionario de seguridad estatal consultado por EL PAÍS dice que a él le dijeron que sí ocurrió. Y que la región donde ocurrió es zona de influencia del núcleo cercano a Nemesio Oseguera, alias El Mencho, presunto líder del Cartel Jalisco Nueva Generación, CJNG. En las fotos, poco claras, aparece un logotipo de un gallo, sobre la silueta del Estado de Jalisco, bajo la leyenda “El Señor de los Gallos, Mencho, con el pueblo”.

El periodista Luis Carlos Sainz, que ha cubierto temas de delincuencia en Jalisco desde hace más de una década, cuenta que la organización delictiva tiene sus raíces en esa zona, ese paso entre la sierra y la costa, cerca del estratégico puerto de Manzanillo. En los últimos años, cuando han habido problemas -inundaciones, huracanes-, ha pasado lo que ahora: trascendían vídeos de reparto de víveres. En junio del año pasado, por ejemplo, se desbordó un río en la población de San Gabriel. “Entre las cuadrillas de voluntarios había gente con cachuchas [gorras] del CJNG, cerca de los soldados que estaban trabajando”, dice Sainz.

Otro ejemplo. En octubre, los huracanes causaron problemas en Tomatlán, en la costa, “y gente también de este grupo criminal fue en dos camionetas a repartir despensas a una delegación que se llama José María Morelos. Que es una reserva donde anidan tortugas marinas. Y en diciembre lo hicieron en distintos municipios, por la Navidad”.

Michoacán y San Luis, poco claro
El caso de San Luis Potosí es más reciente. Varias cuentas de Twitter publicaron a principios de esta semana imágenes y vídeos de repartos de comida en varios pueblos del Estado. Repartos a cargo presuntamente del CJNG. En uno de los vídeos aparece un camión cargado de cajas dentro de una bodega y montones de bolsas llenas de comida y artículos de limpieza en el suelo. En las cajas y las bolsas hay pegatinas del CJNG. Dice “de parte de sus amigos”. En otro vídeo se ve el reparto. También trascendieron cantidad de imágenes de vecinos con bolsas. Sonríen. Una fuente del Gobierno estatal ha dicho que la delegación local de la Fiscalía federal ya investiga el asunto.

En Michoacán, trascendieron un vídeo e imágenes de los supuestos repartos, esto en una comunidad de Apatzingán, en la región de Tierra Caliente. El material acabó alimentando a medios locales, que señalan a una organización que se hace llamar Los Viagras.

Una fuente de la portavocía del Gobierno estatal dice: “Las áreas de seguridad están monitoreando esas denuncias y han acudido a realizar patrullajes y recorridos en esas comunidades, pero no han encontrado nada. Hasta ahorita ha sido solo ese lugar. No ha habido una constancia de que esto esté ocurriendo en general. En esta etapa al menos”. Un reportero de la zona dice sin embargo que ese vídeo es de hace dos años, en el contexto de la campaña a la presidencia del país.



regina