Curiosidades

“Quiero ordenar una pizza familiar, dos mascarillas y un rollo de papel higiénico”

2020-04-28

En la página web se encuentra con la misma facilidad el clásico plato de fish and...

Antonia Laborde | El País

Washington.- La taberna británica The Alibi, ubicada en el corazón de Washington, solía recibir un promedio de 150 clientes al día antes de la crisis del coronavirus. Cuando el Ayuntamiento de la capital estadounidense ordenó cerrar los bares y restaurantes a mediados de marzo para atajar el brote, Rachel Traverso, dueña del local, decidió comenzar a tomar pedidos a domicilio, pero yendo más allá del menú habitual. “Nos adaptamos a lo que los clientes necesitan ahora: comida y productos de limpieza”, explica Traverso por teléfono. En la página web se encuentra con la misma facilidad el clásico plato de fish and chips (15 dólares) como una mascarilla reutilizable (a 12 dólares). Si el encargo es superior a 25 dólares, te envían gratis un rollo de papel higiénico junto con la comida.

El restaurante de carnes The Grill también ha incluido en su menú un listado de productos de limpieza que supera a su oferta de entrantes. El local ubicado a los pies del canal de Washington, en una de las zonas con más oferta gastronómica de la ciudad llamada The Wharf. “Comida más lejía”, es la frase con que recibe a sus clientes en el sitio web. Se pueden pedir máximo cinco mascarillas por compra. A pocos metros de donde está ubicado, está la pizzería All-Purpose, que lleva estos días en su página un apartado llamado “artículos especiales”. La madre del chef del local es la que fabrica las mascarillas, que tienen diseño para amante de los perros, de los gatos o incluso para los seguidores del equipo de béisbol Baltimore Orioles. Lo recaudado va para un “fondo de empleados”.

A pesar de los esfuerzos para subsistir, The Alibi está recibiendo cinco pedidos diarios. Y aunque han solicitado todas las ayudas del Gobierno federal dirigidas a la industria de los restaurantes, aún no han recibido un céntimo. Las medidas adoptadas en el local “permiten que a los empleados les llegue dinero en efectivo al bolsillo, pero no son suficientes para pagar el alquiler”, lamenta Traverso. Respecto a la demanda de su clientela, comenta que en un principio pedían mucho los guantes de plástico y el papel higiénico. Después se interesaron por los rollos de papel y ahora, que es prácticamente obligatorio su uso en la calle, quieren las mascarillas, fabricadas por un pastelero que perdió su trabajo y que las cose cumpliendo las pautas del Centro de Prevención y Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). El HalfSmoke, especializado en perritos calientes, la vinoteca Maxwell Park o incluso el club nocturno Heist también están ofreciendo mascarillas entre los productos que aparecen en sus menús.

Dos de cada tres empleados de restaurantes han perdido su trabajo y cuatro de cada 10 locales han cerrado desde que comenzó la crisis coronavirus en Estados Unidos, según el último informe de la Asociación Nacional de Restaurantes publicado el 20 de abril. El 61% de los dueños de locales sostiene que las ayudas financieras del Gobierno federal no son suficientes como para evitar más despidos. La organización calcula que para finales de mes la industria de los restaurantes y servicios de comida van a haber perdido 80,000 millones de dólares en ventas, 30,000 millones correspondientes a marzo y 50,000 a abril. La proyección para finales de año alcanza los 240,000 millones de dólares.

La Casa Blanca y el Congreso aprobaron a finales de marzo un histórico plan de rescate que incluía un presupuesto de 349,000 millones de dólares para ayudar a las pequeñas y medianas empresas a pagar las nóminas de los trabajadores y así mitigar el impacto de la pandemia. Solo los negocios de hasta 500 trabajadores podían acogerse a las ayudas que se acabaron en dos semanas. Según Forbes, al menos 71 empresas cotizadas recibieron los fondos. Entre ellas, la hamburguesería Shake Shake, que devolvió los 10 millones de dólares a las arcas públicas. El pasado viernes el presidente Donald Trump firmó un segundo paquete de estímulos aprobado por los legisladores por un importe de 484,000 millones de dólares (unos 450,000 millones de euros) para ayudar a los hospitales y a las pequeñas y medianas empresas. Estos fondos se suman a varios paquetes que ya hay en marcha de créditos, avales e incluso cheques directo al bolsillo de los ciudadanos para mitigar el golpe de la covid-19.



Jamileth