Nacional - Economía

México pierde casi 900,000 empleos formales durante el confinamiento de abril y mayo

2020-06-12

Los datos ponen de relieve la huella de los dos meses de emergencia sanitaria, decretada por el...

Jon Martín Cullell

En los dos meses de emergencia sanitaria por la pandemia, México perdió 899.773 empleos formales, según datos publicados este viernes por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Después de tocar fondo en abril con 555.247 puestos de trabajo menos, la destrucción en mayo fue de 344.526, ligeramente menor. Sumados, la pérdida es superior a la del peor momento de la crisis de 2009, cuando se eliminaron unos 600,000 empleos en junio de ese año.

La destrucción de puestos de trabajo dibuja una crisis de dimensiones históricas. La caída en mayo es del 1,7% respecto a abril y del 3,9% respecto al mismo mes del año pasado. Es decir, hay 799.740 empleos menos que en 2019 en esta época. La reducción anual se acerca al peor momento de la crisis financiera de la última década, cuando el empleo cayó un 4,2% en junio de ese año, como ha señalado el economista David Kaplan. Se trata del peor mayo desde que empezaron los registros a finales de los años 90- en el mismo mes de 2009, el anterior récord, se perdieron 111.476, tres veces menos-.

También hay caídas en el número de empleadores registrados ante la Seguridad Social. En mayo, hubo 3.295 patrones menos, la peor cifra para un mayo desde que se tienen datos y supera a ese mismo mes de 2009, cuando se registró una pérdida de 2.344 patrones, según el análisis de Kaplan. A la caída en mayo se suman los 6.689 que se dieron de baja en el mes de abril. Combinados, rozan un reducción de 10,000 patrones.

Los datos ponen de relieve la huella de los dos meses de emergencia sanitaria, decretada por el Gobierno a finales de marzo para contener la expansión del coronavirus. Durante ese periodo, se suspendieron las actividades no esenciales, lo que provocó el cierre de miles de empresas. Para intentar salvar a los negocios de la quiebra, el Gobierno pretende otorgar alrededor de dos millones de microcréditos a Pymes, aunque el efecto de estos apoyos aún es una incógnita. El Gobierno cree en un repunte de la actividad económica ahora que inició la reapertura gradual. Preguntado por la mala situación económica, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha declarado que espera que la caída “no sea tan pronunciada” y que se pueda “rápido” retomar el crecimiento.

La otra cara de la moneda es el incremento en los salarios. Según el IMSS, el salario base de cotización alcanzó los 408 pesos. Se trata, apunta el instituto, de un incremento anual nominal de 8.1%, el más alto para un mes de mayo en la última década. Sin embargo, esto se puede deber, como señalan los analistas, a la pérdida de empleo de los trabajadores en la base de la pirámide.

El impacto va más allá de los empleos formales registrados ante el IMSS. El sector informal, que emplea a más de la mitad de la población mexicana, se ha llevado gran parte del golpe. Alrededor de 12 millones de personas dejaron de trabajar en abril, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De estos, se estima que unos 10 millones laboraban en la informalidad. Sin la existencia de un seguro de desempleo y ayudas gubernamentales limitadas por la política de austeridad del Gobierno, las redes de protección son escasas.

La pérdida masiva de empleos augura un aumento drástico de los niveles de pobreza que amenaza con borrar los avances de la última década. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), un organismo público autónomo encargado de medir la privación, entre seis y 11 millones de personas corren el riesgo de caer en la pobreza extrema, con base en un retroceso del PIB estimado en un 5%. La mayoría de instituciones, sin embargo, prevén una caída aún mayor. El Banco de México la estima en un 8,8%.



regina
Utilidades Para Usted de El Periódico de México