Internacional - Política

A quién pertenece Finlandia y otros episodios explosivos del libro de John Bolton sobre Trump

2020-06-19

Son 592 páginas de material inflamable, que pintan un retrato estrambótico y corrupto...

Amanda Mars, El País

Si la Casa Blanca no logra impedirlo, The Room Where It Happened (La habitación donde sucedió), las controvertidas memorias del exconsejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos John Bolton saldrán al mercado este martes. Son 592 páginas de material inflamable, que pintan un retrato estrambótico y corrupto del presidente Donald Trump, a partir de los 17 meses (abril de 2018-septiembre de 2019) que este halcón de la política exterior pasó en su equipo. Bolton asegura que el escándalo de Ucrania, que causó el impeachment, no es el único caso por el que se podría haber juzgado al mandatario. Trump acusa a Bolton de mentir. Estos son algunos de los episodios más explosivos, según los extractos del libro al que han tenido acceso medios estadounidenses, como The Washington Post, The New York Times y la cadena CNN:

Una mano de Pekín para ganar las elecciones. Bolton relata una cena de trabajo entre Trump y el líder chino, Xi Jinping, durante la cumbre del G20 celebrada en Japón en junio de 2019. En el momento en que Xi se quejaba de las críticas a China en Estados Unidos, el republicano cambió de tercio de forma abrupta. “Entonces, asombrosamente, desvió la conversación hacia las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020, aludiendo a la capacidad económica de China para afectar a las campañas”, afirma el exconsejero de Seguridad Nacional. Además, según su versión, el presidente norteamericano vio con buenos ojos la construcción de un campo de internamiento para las minorías uigures.

Más madera sobre el escándalo de Ucrania. Trump fue juzgado y absuelto a principios de este año en el Senado -de mayoría republicana- del cargo de abuso de poder y obstrucción al Congreso por sus maniobras para lograr que Ucrania anunciase investigaciones sobre su rival político Joe Biden y su hijo, Hunter Biden, por los negocios de este último en el país cuando su padre era vicepresidente. Bolton corrobora uno de los asuntos principales de este caso: que el presidente frenó la entrega de 391 millones de dólares en ayudas militares para presionar a Kiev. El 20 de agosto, según la versión del exconsejero, el mandatario “dijo que no estaba a favor de enviarles nada hasta que todos los materiales de la investigación sobre Clinton y Biden se hicieran públicos”.

“¿Ah, son una potencia nuclear?”. Bolton describe varias situaciones que, de ser ciertas, muestran una vergonzante falta de preparación de Donald Trump para ejercer la presidencia del país más poderoso del mundo. Por ejemplo, afirma que en una reunión en 2018 con Theresa May, entonces primera ministra británica, un funcionario presente se refirió al Reino Unido como potencia nuclear, a lo que Trump respondió: “Oh, ¿son ustedes una potencia nuclear?”. “No lo dijo en broma”, sostiene Bolton. Asegura que también llegó a preguntar, antes de su cumbre con Vladímir Putin en Helsinki, si Finlandia “es una especie de satélite de Rusia”.

Sería ‘guay’ invadir Venezuela. En sus conversaciones sobre el país caribeño y la campaña para retirar a Nicolás Maduro del poder, Bolton afirma que Trump calificó como “guay” (cool, en inglés) la posibilidad de una invasión. Venezuela, dijo también el presidente (según Bolton), era “realmente parte de Estados Unidos”. El exconsejero de Seguridad afirma que a Trump, de todos modos, no le entusiasma Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por Estados Unidos y medio centenar de países, entre ellos, España. Veía a Guaidó algo “crío”, frente a un “fuerte” Maduro, y eso le hizo llegar a replantearse la estrategia.

Interferencia en la justicia en favor de Erdogan. Bolton acusa a Trump de hacer “favores personales a dictadores que le gustaban” y convertir la obstrucción a la justicia como “estilo de vida”. Relata un caso sobre la empresa estatal turca Halkbank, que estaba siendo investigada por evadir las sanciones de EE UU sobre Irán. En 2018, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, entregó a Trump un informe de los representantes legales de la firma estatal, que el estadounidense bendijo sin apenas leerlo. “Trump dijo entonces que se ocuparía de ello. Explicó que los fiscales del Distrito Sur [encargado del asunto] no eran su gente, sino de Obama, problema que se resolvería cuando los reemplazase con los suyos”, escribe Bolton, según lo recogido por el Post.

El error de la cumbre con Kim. Los encuentros de Donald Trump con el dictador norcoreano fueron vistos con recelo por varios miembros destacados de su Administración, incluido su actual secretario de Estado, Mike Pompeo, que no suele ser crítico con las decisiones ni declaraciones del presidente. Según Bolton, Pompeo dijo que la estrategia diplomática del mandatario tenía “cero posibilidades de éxito”. Para Bolton, fue “un error estúpido”. Por entonces, afirma el exconsejero de Seguridad Nacional, Trump estaba empeñado en enviarle a Kim una copia del disco Rocket Man (Hombre cohete) autografiada por Elton John como guiño a la mofa con la que el estadounidense se refirió al norcoreano en la Asamblea de Naciones Unidas en 2017.



Jamileth