Espectáculos

Seguidores de K-pop emergen como fuerza política por el mundo, preocupando a algunos fans coreanos

2020-06-23

Los fans de bandas como la popular BTS se han unido a los principales movimientos políticos...

Por Hyonhee Shin

SEÚL, (Reuters) - Algunos seguidores del K-pop, muy entendidos en nuevas tecnologías, se han convertido en actores cada vez más activos en la política estadounidense, pero en la cuna del género los fans surcoreanos temen que sus artistas favoritos se vean arrastrados a peleas partidarias extranjeras.

En las últimas semanas, los fans de bandas como la popular BTS se han unido a los principales movimientos políticos de Estados Unidos, utilizando sus comunidades en línea y aplicaciones móviles para fomentar la participación y las donaciones.

Los fans del K-pop y los usuarios de TikTok, una popular aplicación para compartir vídeos cortos, se atribuyeron en parte el mérito de haber inflado las expectativas de asistencia al mitin del presidente de Estados Unidos Donald Trump en Oklahoma el pasado fin de semana.

A principios de este mes, los k-poppers se unieron a las protestas en las redes sociales contra el racismo y la brutalidad policial, con los fans del BTS recaudando una donación de 1 millón de dólares, el mismo importe el propio grupo surcoreano donó al movimiento Black Lives Matter (BLM).

“Los canales de comunicación basados en la telefonía móvil, impulsados por la generación millennial, constituyen un medio eficaz para difundir rápidamente sus voces políticas y movilizar apoyos”, dijo Jung Duk-hyun, crítico cultural de Corea del Sur.

La donación a BLM encaja con una larga historia de donaciones de BTS y otros grupos a causas sociales y humanitarias, incluyendo el apoyo a los refugiados sirios y las iniciativas contra la violencia infantil.

Pero el incidente del mitin de la campaña de Trump provocó un nuevo debate entre los aficionados de Corea del Sur, que no parecen haber participado significativamente en esta iniciativa. Los jóvenes artistas surcoreanos rara vez se involucran en la política de su país y muchos foros de fans prohíben los debates políticos.

Chang Ju-yeon, estudiante de 22 años, dijo que muchos aficionados coreanos apoyan las campañas de derechos humanos dirigidas por BTS, pero que los cantantes no deberían mezclarse en la política de los Estados Unidos.

“Estamos orgullosos de que BTS lidere esos esfuerzos como artistas globales, y queremos alzar juntos nuestras voces en temas universales que se ganen la simpatía de todos”, dijo Chang a Reuters.

“Pero los artistas deben mantenerse alejados de la política doméstica, ya que algunas personas podrían aprovechar su fama con fines políticos y eventualmente les perjudicaría”, añadió Chang.

Un post compartido el domingo en theqoo, un popular sitio de aficionados al K-pop, que incluía noticias de Estados Unidos sobre el mitin de Oklahoma de Trump fue recibido con respuestas mixtas.

Aunque algunos usuarios aplaudieron e hicieron comentarios de apoyo, otros expresaron su preocupación de que dañaría a los artistas y a la industria del K-pop.

“Podría haber diferencias entre los fans sobre cómo se relacionan con sus estrellas en su vida cotidiana, ya que algunos podrían ver su grupo de fans en línea como un canal exclusivo para compartir sus intereses y su amor, y otros lo utilizarían más activamente como una plataforma más amplia para expresarse”, dijo Jung, el crítico cultural.



Jamileth