Muy Oportuno

¿Qué nos pasó?

2020-08-17

En nuestras manos está el futuro de la vida y del mundo.

Por: Francisco Mario Morales 

En nuestras manos está el futuro de la vida y del mundo.

Alguna vez en el transcurso de la vida nos habremos preguntado: ¿Cuáles serán los tres elementos o factores más importantes para la subsistencia del ser humano? Yo diría que: La vida, la salud, la libertad. Y ahora desafortunadamente, son los 3 elementos más afectados.

Ahora estamos viviendo con incertidumbre, temerosos de que nuestra salud sea invadida por microscópico virus que puede matarnos, y además estar en encierro en una interminable e indefinida cuarentena.

Las circunstancias nos impiden disfrutar la libertad de convivencia y unión. Estamos perdiendo el acercamiento y contacto humano, la relación familiar, afectiva y laboral.

Estamos muy lejos, con el riesgo prolongado o hasta definitivo de no volver a la oportunidad de disfrutar la naturaleza, de disponer de espacios para ejercitarnos físicamente. Por ahora No podemos disfrutar de diversiones y distracciones para descansar y alejarnos de las labores cotidianas y de las preocupaciones de la vida diaria.

Ahora no hay oportunidad para alejar el estrés, si no por el contrario, se está con cansancio mental, con muchos trastornos físicos, emocionales y hasta afectivos.

Al caminar por las calles podemos observar la cantidad de gente que no usa cubrebocas, que no respetan en lo más mínimo las normas sanitarias, en esas personas se puede deducir la actitud arrogante y déspota ante el peligro de contagiar o ser contagiado. Esto se debe a la falta de formación, de respeto así mismo y hacia los demás, así como la irresponsabilidad y el libertinaje…perdón, el abuso de libertad. Un total desprecio, valor y amor a la vida.

Lo menos que podemos hacer es solidarizarnos por el bien común, apoyar o defender las causas o intereses de todos los que vivimos en el mismo planeta. Pensemos un poco en todos aquellos que han perdido a un ser querido por consecuencia de la indiferencia y falta de caridad al prójimo.

Hagamos conciencia: Caímos en los excesos y en los abusos. contaminamos nuestro organismo, hemos contaminado a los demás y hemos perjudicado al mundo con nuestra indiferencia, apatía, egoísmo, soberbia e ignorancia supina. Hemos contaminado el planeta, los océanos, las selvas, la vida silvestre y la atmósfera. Hasta el oxigeno que nos da vida lo hemos contaminado con infinidad de sustancias tóxicas creadas por nosotros mismos y que viajan por el aire.

Los responsables de dirigir los destinos y la vida de los seres humanos lo menos que deben hacer es jugar con la vida y salud de los habitantes, y hacer su mejor esfuerzo para proporcionar BIENESTAR, SEGURIDAD, PAZ, UNIÓN, RESPETO Y SUPERACION, y no solo priorizar sus ambiciones desmedidas de poder y sus intereses personales llevando a un posible genocidio u holocausto por negligencia.

Existe la ciencia para proteger la vida y no para destruirla.

Desaprovechamos y desperdiciamos muchas oportunidades y muchos años de nuestra vida. Desaprovechamos espacios, libertad y abusamos de la propia salud. Hemos perdido el tiempo sin provecho de manera voluntaria. Nos sentimos “dueños” del mundo y las circunstancias actuales nos recuerdan que no somos dueños ni de la propia existencia.

No olvidemos que: LIBERTAD es el arte de saber administrar libremente el hacer lo correcto o posponer dentro de los “tiempos” en la Ley Moral que deseo o necesito (Mariano Pelado | fuente: dicenquesoypapa.wordpress.com).

La libertad es la facultad de obrar con reflexión y elección consciente (albedrío) sin dañar a nadie.

Si no nos interesa la propia vida, al menos actuemos en bien de las futuras generaciones. ¿O queremos que ellos vivan de por vida en aislamiento y en constante desinfección y con el miedo de ser contagiados en cualquier momento? O quizá pretendamos, en lugar de volvernos más humanos, volvernos más cibernautas y nos absorba la tecnología para cada vez estar más distantes.

NOS ENGAÑARON

Nos hicieron creer que el lujo era lo raro, lo caro, lo exclusivo, todo aquello que nos parecía inalcanzable…

Ahora nos damos cuenta que el lujo era esas pequeñas cosas que no sabíamos valorar cuando las teníamos y ahora que ya no están, las echamos tanto de menos…

Lujo es estar sano, lujo es no pisar un hospital, lujo es poder pasear por el mar.

Lujo es una plática con mis amigos, lujo son las miradas, lujo son las sonrisas, lujo son los abrazos y los besos, lujo es disfrutar de cada amanecer. ¡¡¡El privilegio de amar y de estar vivos!!!

Todo eso es un lujo y no lo sabíamos… (Autor desconocido).

En época de crisis también hay oportunidades que aprovechar. Aún existe la posibilidad de recuperar lo que se ha estado perdiendo por años, sólo necesitamos hacer de las normas de sanidad un modo de vida con respeto y responsabilidad. Reflexionemos con atención y detenimiento, aprovechemos LA ADVERTENCIA que estamos viviendo, el mundo necesita actitudes de compromiso personal, familiar y comunitario, de no hacerlo, nosotros y las nuevas generaciones vivirán las consecuencias de nuestra insensatez e intransigencia. Rescatemos nuestro planeta, nuestra vida y nuestra salud antes de que sea demasiado tarde. ¡Hagámoslo! Por nosotros mismos y por los demás, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Porque, además, no es posible que en plena pandemia mundial y viviendo las consecuencias no sólo en una ciudad, un país o un continente, no hagamos un alto en el camino, reflexionemos sobre nuestra vulnerabilidad y continuemos aún destruyendo el mundo por odios, con guerras y divisiones, atentados terroristas y muerte no natural provocados por actos hostiles.

En nuestras manos está el futuro de la vida y del mundo.



regina