Panorama Norteamericano

Cómo funciona la votación por correo en los Estados Unidos

2020-08-20

Este año, un récord del 76 por ciento de los votantes estadounidenses serán...

Por Alan Yuhas | The New York Times

Más estadounidenses que nunca pueden votar por correo este año, en un momento en que los estados se preparan para celebrar elecciones con las condiciones de una pandemia.

Pero las afirmaciones falsas del presidente Donald Trump sobre los riesgos de la votación por correo, los problemas en el Servicio Postal y la gran variedad de reglas en torno a la votación por correo, muchas de las cuales cambiaron debido a la crisis mundial de salud, han creado confusión sobre los sistemas.

Pero a pesar de las afirmaciones de Trump sobre los peligros de la votación por correo, la práctica ha sido parte de las elecciones estadounidenses durante más de un siglo y los expertos dicen que sus acusaciones de fraude generalizado son infundadas.

¿Hay diferencia entre el voto ausente y el voto por correo?

Depende del estado.

Pero para muchos votantes y funcionarios electorales, los términos se han vuelto intercambiables. “No estoy seguro de que haya una distinción universal”, dijo John C. Fortier, director del Proyecto Democracia en el Centro de Políticas Bipartidistas, un instituto de investigación en Washington, DC. Algunos estados han puesto a disposición de todos los inscritos la votación por correo; otros lo han hecho ampliamente disponible; y algunos requieren que los votantes cumplan con ciertos criterios, como estar enfermos o servir en el ejército.

“La mayor distinción es que el voto ausente estaba destinado a personas que realmente lo necesitaban”, dijo Fortier. El término ausente (absentee voting) se utilizó durante la mayor parte del siglo XX., pero a medida que la votación por correo estuvo más disponible en las últimas décadas, surgieron otros términos.

¿Dónde hay votación por correo?

Este año, un récord del 76 por ciento de los votantes estadounidenses serán elegibles para recibir una boleta por correo para las elecciones de 2020. Todos los estados permiten algunas votaciones por correo, pero algunos requieren una razón específica o ponen la boleta a disposición solo si el votante la solicita.

A partir del 17 de agosto, siete estados, entre ellos Texas, Nueva York y Carolina del Sur, requieren una excusa justificada para votar en ausencia. Treinta y cuatro estados, incluidos Pennsylvania, Florida y Ohio, permiten el voto en ausencia a todos los residentes que citen el coronavirus o no especifiquen el motivo. (Trump ha solicitado una boleta por correo en Florida para las elecciones presidenciales de este año). Y Washington, D.C. y nueve estados, incluidos Utah, California y Nevada, envían las boletas directamente a los votantes. Lee más sobre esos detalles aquí.

Los funcionarios electorales de muchos estados, preocupados por la posibilidad de transmisión del coronavirus en los lugares de votación, han realizado cambios temporales en sus reglas para que más personas puedan votar por correo. Las reglas también varían de un estado a otro sobre si la boleta debe recibirse antes del día de las elecciones o solo debe tener un matasellos de esa fecha. Y algunos estados permitirán que los votantes depositen sus boletas en buzones seguros, aunque el Comité Nacional Republicano ha impugnado en tribunales el plan de Pennsylvania para hacerlo.

Así es como funciona

Los funcionarios electorales examinan las boletas por correo con una serie de controles. La información de registro de votantes muestra si una persona está registrada en otro lugar del estado y detalles de identificación como la fecha de nacimiento y el número de seguridad social ayudan a confirmar que se trata de una persona real. Casi todos los estados requieren que los votantes firmen el sobre de devolución de la boleta, y los trabajadores electorales verifican esa firma en el sistema de registro de votantes.

Desde 2005, el estado de Washington ha sido principalmente un estado que vota por correo. Allí, las boletas también están vinculadas a personas específicas, con códigos de barras únicos que permiten a los votantes rastrear su boleta después de que se envió por correo, con un sistema como el que se usa con un paquete que se dirige a su destino. (Las medidas de seguridad como el código de barras también dificultan que cualquiera pueda imprimir boletas fraudulentas sin ser detectado).

Cuando los funcionarios encuentran problemas con la información del votante, las firmas u otros detalles, se comunican con el votante para aclarar el problema. Si es necesario, envían las boletas a los fiscales para que las investiguen.

¿Desde cuándo existe la votación por correo?

La votación por correo en Estados Unidos se remonta al menos a mediados del siglo XIX, cuando otra crisis nacional impidió que los votantes emitieran sus votos en casa. “Tuvimos este estallido durante la Guerra Civil, cuando casi todos los más jóvenes estaban lejos”, dijo Fortier, autor de un libro sobre el voto en ausencia.

Sin embargo, después de la elección de 1864, la votación por correo disminuyó cuando se dio prioridad a otra preocupación: la protección contra el poder de las maquinarias partidarias y sus aliados. “A fines del siglo XIX, el lugar de votación tuvo una gran revolución cuando se instituyó el voto secreto”, dijo Fortier. A lo largo de las décadas, los estados promulgaron medidas que pusieron fin a prácticas de larga data, como votar colocando una boleta de colores en un frasco de vidrio, y crearon un nuevo sistema más privado.

Su objetivo, dijo Fortier, era proteger a los votantes de la presión de fuerzas externas como jefes de partido, empleadores, sindicatos o vecinos. A principios del siglo XX, comenzó de nuevo la presión por una forma de votar a distancia: “Nos estábamos convirtiendo en un país mucho más móvil. La gente estaba afuera, viajaba por trabajo, construían esos ferrocarriles en el oeste. En otra categoría, la gente estaba enferma o lejos de casa”.

La solución para muchos estados fue permitir más el voto por correo, una tendencia que continuó durante décadas, especialmente en el Oeste. En las décadas de 1960 y 1970, todos los estados ofrecían a las personas alguna posibilidad de emitir su voto por correo. En 1978, California se convirtió en el primer estado en permitir el voto en ausencia sin necesidad de presentar excusa, y en 2000, Oregon se convirtió en el primer estado en realizar una elección presidencial completamente por correo.

¿Existe riesgo de fraude?

El fraude electoral, en los lugares de votación o en el correo, es muy poco común. Los estudios han encontrado pocas acusaciones creíbles de fraude en elecciones pasadas, y una comisión a la que Trump había encargado de investigar la corrupción electoral no encontró evidencia real de fraude antes de que él la disolviera.

“Hay problemas de integridad en las elecciones, y algunos de ellos son específicos de las boletas de voto en ausencia”, dijo Fortier. “Pero no hay evidencia de que exista un fraude generalizado en ninguna parte del sistema o del sistema de ausencia, ciertamente no en millones ni en todo el país”.

Los expertos dicen que el sistema de votación por correo es más vulnerable al fraude que la votación en persona, pero que ambos se limitan a casos aislados, a menudo en elecciones locales. Uno de los casos más destacados fue la elección de 2018 para el Noveno Distrito Congresional de Carolina del Norte, en la que un operador partidario que manipuló las boletas de ausencia para el candidato Republicano fue acusado de fraude electoral.

Pero en ese caso, dijeron los expertos, también destacó que cualquier fraude lo suficientemente grande como para definir una elección importante —robar suficientes sobres de los buzones de correo, imprimir suficientes boletas falsas o recolectar suficientes votos ausentes— sería increíblemente difícil de ocultar a nivel distrital, estatal o nacional.



Jamileth