Internacional - Seguridad y Justicia

El muro en la frontera que Steve Bannon no iba a construir

2020-08-26

La semana pasada, el exconsejero de la Casa Blanca fue arrestado y acusado de defraudar, junto a...

Sonia Corona | El País

Washington.- Steve Bannon se despojó de la mascarilla nada más salir del tribunal en Nueva York y gritó: “¡Todo este fiasco es para detener a la gente que quiere construir el muro!”. La semana pasada, el exconsejero de la Casa Blanca fue arrestado y acusado de defraudar, junto a tres socios, a los donantes de una campaña que promueve la construcción de un muro en la frontera con México. El símbolo contra la inmigración se convirtió recientemente en una de las banderas del controvertido personaje clave de la extrema derecha en Estados Unidos y promotor de un discurso populista y racista. Cuando el muro era apenas un proyecto, el dinero para construirlo ya se había esfumado.

La investigación revela que a través de la organización We Build the Wall (Nosotros construimos el muro) Bannon y tres personas más recaudaron 25 millones de dólares a través de una web y utilizaron los recursos para asuntos personales. La organización se volvió sumamente popular desde que Donald Trump asumió como presidente de Estados Unidos y promovió la construcción del muro hasta obtener recursos públicos. El grupo fundado por el veterano Brian Kolfage planteaba que Trump necesitaba ayuda del sector privado para apresurar el levantamiento de la estructura. La denuncia, presentada por la Fiscalía de Nueva York, pone la lupa particularmente en el fundador del movimiento y su relación con Bannon.

Kolfage, un veterano que en la guerra de Irak perdió ambas piernas y un brazo, había abierto una página de crowdfounding en la plataforma GoFoundMe para comenzar la recolección de los recursos en 2017. Entonces aseguró que no tomaría “ni un centavo” de lo recaudado y que lideraría la organización sin cobrar un sueldo, incluso aseguró que estaba coordinándose con la Casa Blanca para comenzar la construcción del muro. La organización ofrecía la compra de un ladrillo para el muro por 100 dólares con el nombre inscrito del donante. “Usted no durará para siempre, pero su ladrillo sí”, decía uno de los anuncios en la web. En 2018, Bannon se interesó por la organización y se unió con Kolfage.

La Fiscalía apunta a que Bannon le dio un impulso empresarial a We Build the Wall y que a través otra organización sin fines de lucro comenzaron los desvíos de fondos y la falsificación de facturas. El exconsejero de Trump habría recibido hasta un millón de dólares. Además, Kolfage habría comenzado a recibir una compensación mensual de varios miles de dólares por gestionar el sitio. Tanto Bannon como Kolfage vieron venir la debacle. La Fiscalía asegura que la organización se dio cuenta hace unos meses de que estaba siendo investigada y dejó de hacer movimientos de dinero.

Unas 24 horas antes de que Bannon fuese detenido abordo de un yate en la costa de Connecticut, había aparecido en su podcast War Room charlando con Kolfage sobre el muro. El exasesor presidencial entrevistó al fundador de We Build The Wall para informar a sus seguidores de que habían dejado de recibir donativos a través de la web GoFoundMe y que ahora solo recibían el dinero a través de la web oficial. Kolfage acusó a la plataforma de crowdfounding de censura al no permitirle abrir otra página para, según él, recaudar fondos para el movimiento Black Lives Matter.

We Build the Wall asegura en su web que ya ha puesto en marcha la construcción del muro en dos puntos: en Sunland Park, Nuevo México y en Mission, Texas. La organización ofrece tours privados por 20 dólares para el trozo supuestamente levantado en Nuevo México. Imágenes satelitales de Google, actualizadas en 2019, todavía no muestran algún indicio del muro en ninguna de las dos ubicaciones. “Estamos en un buen punto, siempre y cuando el presidente Trump sea reelecto”, respondió Kolfage a Bannon en esa última aparición, antes del arresto de ambos, sobre el avance en la construcción del muro fronterizo y aseguró que ya van más de 700 kilómetros instalados.

Trump tiene como uno de los pilares de su campaña de reelección la promesa de construir el muro. El martes pasado, el presidente viajó a Yuma (Arizona) para celebrar un mitin en el aeropuerto de la ciudad fronteriza donde ya se ha construido un segmento del proyecto. Allí aprovechó para retomar su discurso contra la inmigración y nuevamente aseguró que México iba a pagar por la construcción del muro. La Casa Blanca dice que hasta ahora se han construido 400 kilómetros de valla en una frontera de más de 3,000 kilómetros. “No he estado en contacto con él [Bannon] en un largo periodo de tiempo”, dijo Trump tras conocerse el arresto de su exconsejero, el jueves pasado.

Los planes de Bannon en Europa

Steve Bannon ha sido durante años un portavoz de la derecha extrema. En 2007, fundó el Breitbart News, un medio de comunicación que tomó una gran relevancia cuando Trump lanzó su campaña en 2016. Bannon movilizó a la base de votantes que ya le seguían en favor del republicano, por lo que su llegada a la Casa Blanca como consejero del nuevo presidente no fue una sorpresa. Apenas permaneció allí un año, por sus diferencias con otros miembros de la Administración. Pero su salida le dio la oportunidad de embarcarse al Viejo Continente. Europa le ofrecía la posibilidad de impulsar el movimiento populista y puso los ojos en Italia. Allí tenía planeada la instalación de una academia para promover a la derecha populista, se puso en contacto con la Liga y el Movimiento 5 Estrellas y previó la fundación de la escuela en un monasterio al sur de Roma. Todo el proyecto se detuvo cuando el Ministerio de Cultura se opuso al uso del antiguo edificio –de 800 años de antigüedad– para el proyecto del estratega y después llegó el coronavirus.



Jamileth