Deportes

Nadal engrasa la maquinaria

2020-09-18

En paralelo, a la misma hora de la tarde Garbiñe Muguruza apeaba a Johanna Konta por 6-4 y...

Por ALEJANDRO CIRIZA | El País

Madrid - 18 SEP 2020 - 14:00 CDT No ha transcurrido ni una hora y Dusan Lajovic, en la silla después de ceder el primer parcial, infla sus pulmones y exhala profundamente resignado mientras sus dos ojos azules miran hacia el frente, en realidad a la nada porque su mente ya se ha ido hacia un limbo. Qué le vamos a hacer, parece decirle su técnico, el catalán Josep Perlas, cuando el tenista gira el cuello y busca algún tipo de respuesta después de haberse vaciado y haberse llevado una bofetada tremenda. Efectivamente, no hay remedio. Rafael Nadal va a toda máquina y termina certificando las buenas sensaciones que obtuvo el primer día en el Foro Itálico: 6-1 y 6-3, rumbo a los cuartos de Roma.

No es precisamente Lajovic (30 años, 25 del mundo) un rival quebradizo ni que se entregue con facilidad, pero el esfuerzo en el cuarto juego le pesa una tonelada y Nadal ya le ha derruido anímicamente. Al serbio le ha costado un poco encontrar su sitio en el partido, pero a la que lo hace (de break a break, del 2-0 al 2-1) ya se ha encontrado con un Nadal plenipotenciario que sin hacer demasiado ya va a abriendo brecha, y que cuando el pulso sale del único litigio real de la tarde, ese cuarto juego equilibrado que se extiende durante casi 13 minutos, todavía se ha hecho más grande y más fuerte. Más Nadal. Ni las migas, regala el balear.

El número dos siguió por los mismos derroteros que el miércoles ante Pablo Carreño; esto es, buen ritmo, buen timing y excelentes sensaciones con ese drive que despelucha la bola y hace estragos sobre la tierra batida de aquí o allá, ya sea Montecarlo, Barcelona o París, por supuesto también en Roma. Las 18 estatuas que rodean la pista Nicola Pietrangeli volvieron a presenciar otro ejercicio soberano del mallorquín, que no empleó esta vez tanto el filo de la derecha como la táctica de ir variando alturas y velocidades para cegar a Lajovic. Así le anuló, puntada a puntada.

Una vez que cerró ese cuarto juego con un resto paralelo demoledor, aceleró para llevarse la primera manga y luego levantó el pie ligeramente del acelerador porque el nivel de intensidad había sido muy elevado. Duro de pelar, Lajovic no desistió y, pequeñísimo consuelo, logró defender su servicio tras 12 juegos y estirar un poco más su crédito en el partido, hasta que Nadal decidió que, ahora sí, 1h 30m, había que irse al hotel y reservar fuerzas porque este sábado (no antes de las 20.30, Movistar Deportes) le aguarda un cruce con el argentino Diego Schwartzman (3-6, 6-2 y 6-4 a Hubert Hurkacz).

Previamente, Novak Djokovic sesteó durante un buen rato contra Filip Krajinovic, pero al final sacó adelante su partido (7-6(7) y 6-3) después de apagar el fuego en el primer parcial, en el que cometió 27 errores no forzados. Llegó a ir 1-4 por detrás, pero tiró de sangre fría y oficio, y contragolpeó hasta encarrilar la victoria adjudicándose el tie break, sellado con una doble falta de su compatriota. Rara vez perdona en ese terreno el número uno, hasta ahora al trantrán en Roma y que este sábado se medirá aDominik Koepfer, verdugo del joven que se ha destapado estos días, Lorenzo Mussetti (18 años).

En paralelo, a la misma hora de la tarde Garbiñe Muguruza apeaba a Johanna Konta por 6-4 y 6-1 (en 1h 22m). La hispanovenezolana logró hacerse con un primer set muy debatido, gracias a la rotura en el último juego, y a partir de ahí puso el turbo para rematar la victoria con una estupenda ráfaga de juego que le guía (no antes de las 14.00) hacia Victoria Azarenka, una de las tenistas más en forma del circuito. La bielorrusa, reciente finalista en el US Open, progresó por la retirada de Daria Kasatkina, que se vio forzada a renunciar lesionada en el desenlace del set inicial (6-6 y 2-0 en contra).



regina