Internacional - Política

Trump no reporta síntomas y vuelve a minimizar a coronavirus

2020-10-07

Trump nuevamente minimizó públicamente la amenaza del virus a través de...

Por ZEKE MILLER, JILL COLVIN y AAMER MADHANI

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump, cuyo médico asegura que está progresando en su recuperación de COVID-19, tuiteó el martes sobre sus ganas de volver a la campaña incluso mientras el brote que ha cobrado la vida de más de 210,000 estadounidenses se adentró aun más en la cúpula del gobierno de Estados Unidos.

Mientras Trump convalecía fuera de la mirada del público en la Casa Blanca, el gobierno defendió las medidas que ha implementado para proteger al personal que trabaja en la residencia presidencial en la atención y apoyo al mandatario. Trump nuevamente minimizó públicamente la amenaza del virus a través de Twitter luego de pasar tres días hospitalizado, a pesar de que más asesores arrojaron positivo a COVID-19, incluyendo uno de sus consejeros más allegados, Stephen Miller.

En un hecho de importancia nacional referente al coronavirus, Trump declaró que no se tomarán medidas respecto a un proyecto de estímulos económicos antes de las elecciones — un anuncio dado a conocer poco después de que el presidente de la Reserva Federal dijo que esa asistencia era esencial en la recuperación en una nación que padece el costo humano y económico de la pandemia. Wall Street reportó pérdidas tras el anuncio de la Casa Blanca.

En cuanto a la recuperación de Trump, su médico el comandante de la Armada Sean Conley dijo en una misiva que el mandatario pasó una noche “tranquila” el lunes en la Casa Blanca y “no reporta síntomas”.

En tanto, Trump sopesaba sus próximos pasos políticos a exactamente cuatro semanas de la elección. Ansioso por proyectar fuerza, Trump, quien sigue en la etapa contagiosa del virus, tuiteó el martes que planeaba acudir al debate de la próxima semana con el candidato demócrata Joe Biden en Miami y “¡será grandioso!”

Por su parte, Biden dijo que él y Trump “no deberían debatir” mientras el presidente continúe arrojando positivo a COVID.

Biden dijo a reporteros reunidos en Pensilvania que “ansiaba debatir con él”, pero “vamos a tener que seguir lineamientos muy estrictos”.

En otros sectores del gobierno, se seguían descubriendo los alcances del brote. El martes, los principales líderes militares del país, incluyendo el presidente del Estado Mayor Conjunto, general Mark Milley, y el vicepresidente, general John Hyten, permanecieron en cuarentena después de entrar en contacto con el almirante Charle W. Ray, vicecomandante de la Guardia Costera.

Se desconoce la manera en que Ray contrajo el virus, pero asistió a un evento para familias miliares en la Casa Blanca el pasado 27 de septiembre. En un comunicado, la Casa Blanca informó que Ray reportó síntomas leves durante el fin de semana y el lunes se practicó la prueba de diagnóstico.

Entre las personas que también arrojaron positivo el martes se incluye a Miller, uno de los principales asesores políticos y el encargado de redactar los discursos de Trump. Miller ha sido uno de los arquitectos de las restrictivas políticas migratorias del mandatario.

La esposa de Miller, Katie Miller, quien se desempeña como directora de comunicaciones del vicepresidente Mike Pence, enfermó de COVID-19 hace unas semanas. Ella se encontraba en Salt Lake City con Pence, donde alistaban su debate con la aspirante demócrata a la vicepresidencia Kamala Harris, pero dejó la ciudad tan pronto como supo del diagnóstico de su esposo, informaron funcionarios. Katie Miller arrojó negativo en la prueba de diagnóstico a la que se sometió el martes.



Jamileth