Internacional - Política

Quejas y amenazas en recta final de presidencia de Trump

2020-12-03

Mala suerte, dice el abogado de Trump Rudy Giuliani al referirse a los funcionarios estatales que...

Por COLLEEN LONG y CALVIN WOODWARD | AP

WASHINGTON (AP) — La recta final de la presidencia de Donald Trump ha tomado un giro horrible, incluso peligroso.

Aumentan las amenazas de muerte. Los funcionarios electorales se ven obligados a esconderse. Un abogado de la campaña del presidente declara públicamente que un funcionario federal que defendió la integridad del proceso electoral debería ser “arrastrado y descuartizado” o simplemente se le debería pegar un tiro. Aludía a un viejo castigo en el que una persona era arrastrada por caballos antes de ser ejecutada.

Funcionarios públicos neutrales, demócratas y cada vez más republicanos que no están dispuestos a seguirle la corriente a Trump se ven envueltos en el ambiente turbio que genera el mandatario con su insistencia en que no perdió las elecciones ante Joe Biden.

“Amenazas de muerte, amenazas físicas, intimidación... es demasiado y no está bien”, dijo Gabriel Srterling, funcionario electoral republicano de Georgia que imploró a Trump que “deje de alentar a la gente a cometer potenciales actos de violencia”. Trump respondió reiterando sus quejas sobre las elecciones y no condenó las exhortaciones a la violencia de otros.

Trump se caracteriza por encender pasiones. Su movimiento político se forjó en actos en los que se gritaba “que encierren” en la cárcel a Hillary Clinton, su rival del 2016. En los últimos cuatro años motivó a sus partidarios con sus burlas constantes, sus alusiones a los “enemigos del pueblo” y el uso de apodos ofensivos para sus rivales tipo “Joe el soñoliento”. Ese es uno de los más suaves.

Las últimas semanas de su presidencia, no obstante, se tornaron más tóxicas todavía a medida que estado tras estado confirma la victoria de Biden, juez tras juez rechaza las denuncias de irregularidades de Trump y su gente, lo que aumenta la frustración de sus partidarios. Mientras Biden empieza a armar su futuro gobierno, Trump sigue siendo un foco de atención con sus actitudes agitadoras, que probablemente mantenga después de irse de la Casa Blanca.

“No creo que esto se acabe el 20 de enero”, expresó Eric Coomer, director de seguridad de Dominion Voting Systems, hablando desde el escondite donde se encuentra tras recibir amenazas de muerte. “Creo que seguirá por mucho tiempo”.

Mala suerte, dice el abogado de Trump Rudy Giuliani al referirse a los funcionarios estatales que temen por su seguridad.

“Ellos son los que deberían tener el valor de dar la cara”, sostuvo Giuliani el miércoles en Michigan. “Hay que recordarles que al jurar respetar la constitución se exponen a veces a ser criticados. Y a veces hace falta incluso amenazarlos”.