Nacional - Política

México aprueba una reforma que restringe a los agentes extranjeros, expertos dicen que es una represalia contra Estados Unidos

2020-12-16

La Cámara de Diputados aprobó la medida con una votación de 329 a 98, luego de...

Por Oscar Lopez | The New York Times

CIUDAD DE MÉXICO — Los legisladores mexicanos aprobaron el martes una legislación que podría limitar drásticamente la cooperación con los agentes antinarcóticos estadounidenses, dando así una dura reprimenda a Estados Unidos luego de que el breve arresto de un exfuncionario mexicano generara tensiones entre los gobiernos de ambos países.

La Cámara de Diputados aprobó la medida con una votación de 329 a 98, luego de la aprobación del Senado, que se efectuó la semana pasada. La medida cuenta con el respaldo del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien ha denunciado las actividades de agentes estadounidenses tras la detención del exministro de Defensa, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, en octubre.

“En otros países hay reglas, hay normas, en Estados Unidos” sobre lo que pueden hacer los agentes extranjeros, dijo López Obrador la semana pasada en una conferencia de prensa en la que comentó la medida. “Nosotros queremos de una vez resolver esto”.

Arrestado en Los Ángeles por cargos de tráfico de drogas, el general Cienfuegos regresó a México el mes pasado después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos retirara los cargos en una sorprendente revocación. Su liberación se produjo después de que funcionarios mexicanos expresaron su indignación por no haber sido informados del inminente arresto.

La nueva legislación regula las actividades de los agentes extranjeros, exigiéndoles que compartan información con el gobierno mexicano y eliminando su inmunidad diplomática. También exige que los funcionarios mexicanos obtengan permiso de un panel de seguridad antes de reunirse con agentes extranjeros y que informen a las secretarías de Relaciones Exteriores y de Seguridad y Protección Ciudadana lo que se discutió.

Aunque la legislación no menciona a Estados Unidos, los funcionarios estadounidenses lo ven como un claro retroceso después de décadas de estrecha cooperación en materia de tráfico de drogas.

El fiscal general William P. Barr dijo en un comunicado la semana pasada que la legislación dificultará “la cooperación entre nuestros países”.

Un alto oficial estadounidense que ha pasado gran parte de su carrera trabajando en casos que involucran a México, dijo el martes que la legislación puede paralizar las investigaciones estadounidenses en México. El oficial, que no estaba autorizado para discutir el asunto públicamente y, por lo tanto, habló bajo condición de anonimato, dijo que la violencia y el flujo de drogas hacia el norte de Estados Unidos podrían aumentar.

Pero los expertos en seguridad en México dijeron que el proyecto de ley era más un esfuerzo simbólico para reafirmar la soberanía mexicana antes de que el presidente electo Joseph Biden asuma el cargo. López Obrador felicitó oficialmente a Biden recién el martes, convirtiéndose en uno de los últimos líderes mundiales en hacerlo.

“Tienen miedo de la transición en Estados Unidos”, dijo Alejandro Hope, analista de seguridad en Ciudad de México. “Quieren enviar un mensaje de que hay instrumentos de este lado” de la frontera.

La medida puede aumentar la presión sobre Biden para que avance rápidamente hacia la mejora de las relaciones con México después de años de tensión bajo la presidencia de Trump.

Biden ya ha dicho que planea revertir algunas de las agresivas políticas antiinmigrantes de Trump, incluidas varias que han enfurecido al gobierno mexicano.

Entre ellas se encuentra la exigencia de Trump acerca de que México mantenga a los migrantes centroamericanos de su lado de la frontera, mientras solicitan asilo en Estados Unidos. Trump también usó la amenaza de los aranceles para impulsar una mayor aplicación de la ley de inmigración.

Diversos expertos en seguridad dijeron que los agentes extranjeros encontrarían maneras de evitar los requisitos de la nueva medida.

“Nadie se va a declarar agente extranjero”, dijo Hope. “Ni de carcajada le van a dar información sensible a la cancillería. Ni de broma”.



Jamileth