Internacional - Economía

Líderes europeos lanzan un salvavidas a Reino Unido tras el cierre de fronteras

2020-12-22

Gran parte del mundo cerró sus fronteras con Gran Bretaña después de que se...

Philip Blenkinsop, Guy Faulconbridge

LONDRES/BRUSELAS, (Reuters) - El brazo ejecutivo de la Unión Europea ofreció el martes un salvavidas a Gran Bretaña, aislada del continente por la aparición de una nueva cepa de COVID-19, al recomendar a sus miembros que reduzcan el cierre de las fronteras para permitir la reanudación de la carga y que la gente vuelva a casa para Navidad.

Gran parte del mundo cerró sus fronteras con Gran Bretaña después de que se descubrió una variante del coronavirus que se propagó rápidamente por el sur de Inglaterra, deteniendo una parte del comercio con el resto de Europa y dejando a camioneros varados.

Con colas de camiones que serpenteaban en el horizonte en Inglaterra y estantes de supermercados vacíos pocos días antes de Navidad, el primer ministro británico Boris Johnson se apresuró a conseguir que el presidente francés Emmanuel Macron levantara la prohibición de transporte de mercancías desde Gran Bretaña.

Johnson y sus asesores dijeron que la variante mutada del coronavirus, que podría ser hasta un 70% más transmisible, se estaba extendiendo rápidamente pero que había sido identificada porque los científicos británicos eran muy eficientes en la vigilancia genómica.

Gran Bretaña había estado tratando durante al menos 24 horas de llegar a un acuerdo con Francia para permitir la apertura de la ruta entre Dover y Calais.

La Comisión Europea aconsejó que se desalentaran los viajes no esenciales hacia y desde Gran Bretaña, pero dijo que se debería permitir que las personas que se dirigen a sus hogares lo hagan, siempre que se sometan a una prueba de COVID-19 o a una cuarentena durante 10 días.

“Las prohibiciones generales de viaje no deberían impedir que miles de ciudadanos de la UE y del Reino Unido regresen a sus hogares”, dijo el Comisario Europeo de Justicia, Didier Reynders, en un comunicado.

Las recomendaciones están diseñadas para establecer reglas comunes dentro de la UE y los embajadores considerarán adoptarlas el martes. Sin embargo, los controles fronterizos se rigen por la política nacional, por lo que cada país de la UE puede tener sus propias reglas.

Una opción es poner en marcha pruebas masivas de COVID-19 para los conductores de camiones, pero los resultados pueden tardar entre 24 y 48 horas, por lo que no estaba claro de inmediato la rapidez con la que los camiones podrían volver a moverse antes de la Navidad.

El descubrimiento de la nueva cepa, cuando comienzan a desplegarse vacunas contra el virus, sembró una nueva ola de pánico por una pandemia que ha matado a cerca de 1,7 millones de personas en todo el mundo y a más de 67,000 en Gran Bretaña.

La principal preocupación es que la variante es significativamente más transmisible que la cepa original.

Los científicos dicen que no hay pruebas de que las vacunas que se están desplegando actualmente en el Reino Unido -de Pfizer y BioNTech- no protegerán contra la variante, conocida como B.1.1.7.

PREOCUPACIÓN POR LOS ALIMENTOS

El Reino Unido está en cuarentena efectiva de COVID-19 a sólo nueve días de que separe su camino de la UE tras un período de transición, lo que se considera como uno de los mayores cambios en la historia británica posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Países de toda Europa y de otros continentes suspendieron el fin de semana los viajes desde Gran Bretaña. Alemania impuso una prohibición a los viajeros del Reino Unido desde el martes, la que podría durar hasta el 6 de enero.

También se han detectado casos de la nueva cepa en otros países, como Dinamarca e Italia. Expertos han dicho que la prevalencia encontrada en Gran Bretaña podría deberse a una mejor detección.

La crisis fronteriza de Gran Bretaña llevó al pánico entre los consumidores y algunos supermercados carecían de pavo, papel higiénico, pan y verduras en sus anaqueles.

El gobierno dijo que había suficiente comida para la Navidad, pero el líder del mercado Tesco y su rival Sainsbury’s dijeron que los suministros de comida se verían afectados si la interrupción continuaba.

CONDUCTORES VARADOS

Gran Bretaña dijo que 650 camiones estaban estacionados en la autopista M20 en Kent, en el sur de Inglaterra, y 873 en el cercano aeropuerto de Manston, que ahora se utiliza como un aparcamiento gigante para camiones.

Si bien los camiones todavía pueden cruzar desde Francia a Gran Bretaña, no pueden regresar, por lo que los camioneros europeos son muy reacios a realizar el trayecto.

El cierre de las fronteras estaba causando dolores de cabeza en toda Europa, especialmente a los que trataban de transportar alimentos perecederos. Los proveedores de leche ya estaban tratando de aumentar las existencias en Gran Bretaña antes del Brexit definitivo.

“El plan era abastecerse en los próximos 10 días, de modo que si había un problema con el Brexit hubiera existencias para enero”, dijo Alexander Anton, el secretario general de la Asociación Lechera Europea. “Ahora no se puede encontrar una empresa de transporte para enviar un conductor al Reino Unido”.

Lactalis, la mayor compañía de lácteos del mundo, ha tenido que reprogramar algunas entregas a Gran Bretaña debido al cierre de la frontera, dijo un portavoz del grupo francés.

Al amanecer, cientos de conductores varados esperando que se les permitiera cruzar a Francia por ferry o por el túnel del Canal de la Mancha prepararon té y café después de pasar la noche en la autopista M20.

Algunos, que maldecían a Johnson y Macron, dijeron que sólo querían volver a casa a tiempo para la Navidad.



Jamileth