Internacional - Política

Trump enfrenta éxodo de personal y pedidos de remoción tras violencia en el Congreso

2021-01-07

Trump prometió una “transición ordenada” en una declaración...

Por Andy Sullivan, Jonathan Landay | Reuters

WASHINGTON, 7 ene (Reuters) - Los dos principales demócratas en el Congreso pidieron el jueves que el presidente Donald Trump sea destituido de su cargo, un día después de que sus partidarios irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos en un angustioso ataque a la democracia estadounidense.

A 13 días de que Trump termine su mandato, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijeron que el vicepresidente Mike Pence debería invocar la Constitución para destituirlo. Si eso no sucede, añadieron, el Congreso debería actuar rápidamente para expulsarlo a través del proceso de un juicio político.

“Estamos en una situación muy difícil en nuestro país mientras Donald Trump se siente en la Casa Blanca”, sostuvo Pelosi en una conferencia de prensa.

Miembros del gabinete de Trump y aliados del presidente han discutido la posibilidad de invocar la vigésimo quinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituirlo, según una fuente conocedora de la situación, aunque otra lo consideró poco probable.

El Congreso certificó la madrugada del jueves formalmente la victoria electoral del presidente electo, el demócrata Joe Biden, después de que se vieron obligados a refugiarse cuando cientos de manifestantes abrumaron a la policía e invadieron el edificio. Más de la mitad de los republicanos de la Cámara y ocho senadores votaron para desafiar los resultados de las elecciones.

Mientras, Trump enfrentaba un éxodo de personal. La secretaria de Transporte Elaine Chao -quien está casada con líder republicano del Senado Mitch McConnell- dijo que renunciaría, citando la violencia.

Otros asesores, incluyendo al enviado para Irlanda del Norte Mick Mulvaney y el principal asesor sobre Rusia, Ryan Tully, también renunciaron. Se esperan más salidas pronto.

Biden culpó al presidente por el ataque, pero no quiso decir si debería permanecer en el cargo.

“Desató un asalto total contra las instituciones de nuestra democracia desde el principio. Y ayer fue sólo la culminación de ese implacable ataque”, aseguró en una conferencia de prensa.

Facebook, una plataforma clave para Trump, anunció que prohibiría las publicaciones del mandatario hasta que asuma Biden el 20 de enero. La plataforma de venta minorista en línea Shopify dijo que eliminaría las tiendas Trump.

PEDIDOS PARA LA DESTITUCIÓN

Decenas de demócratas han pedido que se destituya a Trump mediante la vigésima quinta enmienda o a través de un juicio político. Y al menos dos republicanos, el gobernador de Maryland, Larry Hogan, y el representante Adam Kinzinger, de Illinois, también dijeron que debería dejar el poder.

Pero varias fuentes republicanas dijeron que era poco probable que el intento de invocar la vigésimo quinta enmienda prospere, dado al poco tiempo que le queda a Trump en el cargo.

Trump prometió una “transición ordenada” en una declaración matutina, en parte para evitar que más personal se vaya, pero ha seguido repitiendo que le robaron las elecciones. El republicano tampoco ha condenado la violencia que ocurrió después de que alentó a sus partidarios a marchar al Capitolio, a pesar de las súplicas de los altos cargos de su gobierno.

“Imploro al presidente y a todos los funcionarios electos que condenen enérgicamente la violencia que tuvo lugar ayer”, dijo el secretario de Seguridad Interior en funciones, Chad Wolf.

El asalto al Capitolio fue la culminación de meses de retórica incendiaria tras la elección del 3 de noviembre, con Trump realizando repetidamente afirmaciones infundadas de que el voto fue amañado e instando a sus partidarios a ayudarle a revertir su derrota.

Los alborotadores rompieron ventanas y asediaron la Cámara de Representantes mientras los legisladores estaban dentro, golpeando sus puertas. Los oficiales de seguridad apilaron muebles contra la puerta de la cámara y sacaron sus pistolas antes de ayudar a los legisladores y a otros funcionarios a escapar.

El FBI pidió al público información sobre las personas involucradas en el caos, en el que murieron cuatro personas.



maria-jose