Internacional - Política

Estructura de comando colapsó durante asalto al Capitolio

2021-01-18

Decenas de miles de elementos de la Guardia Nacional ahora han sido asignados a la...

Por NOMAAN MERCHANT y COLLEEN LONG | AP

WASHINGTON (AP) — Cuando la turba irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos, muchos de los policías tuvieron que decidir por su propia cuenta cómo hacerles frente. No existía una directriz. Ningún plan. Y no había un mando superior.

Un policía corrió de un extremo del edificio al otro, enfrentando de frente a los revoltosos. Otro decidió responder a todos los llamados de los agentes en problemas y pasó tres horas ayudando a los policías que habían sido refrenados con aerosol irritante u otro químico.

Tres oficiales lograron esposar a un revoltoso. Pero la multitud rodeó al grupo y rescató al detenido aún con las esposas puestas.

Las entrevistas a cuatro integrantes de la policía del Capitolio que fueron superados por la turba el 6 de enero revelan qué tan rápido la estructura de comando colapsó al tiempo que una muchedumbre, alentada por el presidente Donald Trump, se lanzó sobre el Capitolio. Los agentes hablaron a condición del anonimato debido a que el departamento ha amenazado con suspender a todo aquel que hable con los medios.

“Nos dejaron solos”, declaró uno de los agentes a The Associated Press. “Totalmente por nuestra cuenta”.

Los oficiales que hablaron con la AP indicaron que prácticamente no recibieron ninguna advertencia de parte de sus mandos la mañana del 6 de enero sobre lo que se convertiría en una fuerza creciente de miles de revoltosos, muchos de ellos mejor armados que los propios policías. Y una vez que estallaron los disturbios, tampoco se les dieron instrucciones de parte de los mandos del departamento sobre la manera de detener a la multitud o poner a salvo a los legisladores que se habían parapetado en el interior del recinto. Sólo había agentes suficientes para un día de rutina.

Tres de los policías dijeron a la AP que no escucharon al jefe Steven Sund por el radio durante toda la tarde. Resultó que Sund estaba resguardando al vicepresidente Mike Pence en un lugar seguro durante parte de la irrupción violenta. Sund renunció al día siguiente.

Decenas de miles de elementos de la Guardia Nacional ahora han sido asignados a la protección del Capitolio previo a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, la cual está programada para el miércoles.



aranza