Salud

Argentina: Reclaman a Formosa cese de aislamientos indignos

2021-01-22

“Muchas personas serían obligadas a permanecer allí sin brindar su...

Por | AP

BUENOS AIRES (AP) — Legisladores argentinos y la organización Amnistía Internacional advirtieron que el aislamiento de personas en la provincia argentina de Formosa a causa del nuevo coronavirus tendría lugar con métodos “coercitivos” que vulneran los derechos y en condiciones indignas de salubridad e higiene.

Luis Naidenoff y Mario Negri, titulares de los bloques de la Unión Cívica Radical en el Senado y en la Cámara de Diputados de Argentina, solicitaron el viernes una medida cautelar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que frene los aislamientos en centros de Formosa que estarían dándose en condiciones inhumanas.

El gobierno de Formosa, situada en el noreste y limítrofe con Paraguay, defendió en tanto su proceder y destacó que ese distrito registra el menor número de infectados y muertos por la COVID-19 en Argentina.

Los legisladores sostuvieron que en centros como escuelas o gimnasios se vulneran los derechos a la vida, a la salud, a la integridad personal y a la libertad personal y de circulación.

En esos lugares -sostuvieron- no se realiza, además, “un efectivo aislamiento entre pacientes contagiados y contactos estrechos que podrían no estar contagiados”, y pidieron que las cuarentenas se cumplan con más regularidad en domicilios particulares.

Amnistía Internacional reclamó, por su parte, a las autoridades formoseñas que sus medidas para combatir la pandemia sean respetuosas de los derechos humanos. La organización dijo “haber recibido denuncias sobre las medidas de cuarentenas estrictas en Centros de Atención Sanitaria (CAS)”.

“Testimonios que recibió Amnistía Internacional muestran la vulneración de derechos a los que son expuestos los ciudadanos formoseños... Las autoridades deben evitar recurrir a métodos coercitivos en la implementación de medidas de salud pública”, sostuvo Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

La organización señaló que, según denuncias, las fuerzas de seguridad trasladan compulsivamente a las personas a los CAS, que, a su vez, “no cumplirían con condiciones higiénicas y de salubridad... permaneciendo más de 200 personas en un estadio, sin intimidad, ventilación, espacios de recreación y compartiendo los sanitarios”.

“Muchas personas serían obligadas a permanecer allí sin brindar su consentimiento. Algunas han sufrido crisis, angustia y depresión”, agregó.

Por otro lado -dijo- “la duración de las cuarentenas en algunos casos habría excedido los 14 días, llegando incluso a los 30 días”.

La víspera, se produjo la detención durante varias horas de las concejalas formoseñas Gabriela Neme y Celeste Ruíz Díaz, quienes habían denunciado condiciones inadecuadas en una escuela que funciona como centro de aislamiento en la capital provincial, a unos 1,100 kilómetros de Buenos Aires.

El gobierno provincial dijo que las legisladoras habían golpeado persianas y causado molestias a los allí aislados en cuarentena y que fueron detenidas por instigación a la comisión de delitos y resistencia a la autoridad.

El ministro formoseño de Desarrollo Humano, Aníbal Gómez, dijo a periodistas que las personas alojadas en ese lugar están “tranquilas”y que el desorden provino del exterior. Además destacó la política sanitaria local como “exitosa”.

Indicó que está basada en un control estrecho del movimiento de personas que ingresan al distrito y de la realización sistemática de test PCR.

Formosa registra un acumulado de 759 infectados desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020, lo que la convierte en la jurisdicción, de lejos, con menos casos. El país sudamericano reporta 1,8 millones de infectados y más de 46,000 muertos.



aranza