Consultorio Médico

Cómo funciona la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech

2021-01-23

El virus SARS-CoV-2 está colmado de proteínas que usa para entrar en las...

Jonathan Corum, Carl Zimmer, The New York Times

La empresa alemana BioNTech se asoció con Pfizer para desarrollar y probar una vacuna contra la COVID-19 conocida como BNT162b2, con el nombre genérico tozinameran o la marca comercial Comirnaty. Un ensayo clínico demostró que la vacuna tiene una tasa de eficacia del 95 por ciento para la prevención de la enfermedad.

Un fragmento del coronavirus

El virus SARS-CoV-2 está colmado de proteínas que usa para entrar en las células humanas. Estas proteínas, llamadas de espiga, son un blanco tentador para posibles vacunas y tratamientos.

Al igual que la vacuna de Moderna, la de Pfizer-BioNTech se basa en las instrucciones genéticas del virus para armar la proteína de espiga.

ARNm dentro de una envoltura aceitosa

La vacuna usa ARN mensajero, el material genético que nuestras células leen para producir proteínas. La molécula —abreviada como ARNm— es frágil y nuestras enzimas naturales la harían pedazos si se inyectase directamente en el cuerpo. Para proteger la vacuna, Pfizer y BioNTech envuelven el ARNm en burbujas aceitosas hechas de nanopartículas de lípidos.

Debido a su fragilidad, las moléculas de ARNm se desbaratan rápidamente a temperatura ambiente. Pfizer está construyendo contenedores especiales con hielo seco, sensores térmicos y rastreadores GPS para garantizar que las vacunas puedan transportarse a -70 grados Celsius a fin de que sigan siendo viables.

Entrada a una célula

Tras la inyección, las partículas de la vacuna chocan con las células, se fusionan con ellas y liberan el ARNm. Las moléculas de la célula leen su secuencia y ensamblan proteínas de espiga. Al final, la célula destruye el ARNm de la vacuna, por lo que no queda ningún rastro permanente.

Algunas de las proteínas de espiga forman espigas que migran a la superficie de la célula y extienden sus puntas. Las células vacunadas también separan algunas de las proteínas en fragmentos que presentan en su superficie. Entonces, el sistema inmunitario puede reconocer estas espigas protuberantes y fragmentos de proteínas de espiga.

Detección del intruso

Cuando una célula vacunada muere, sus restos contienen muchas proteínas de espiga y fragmentos de proteínas que después puede recoger un tipo de célula inmunitaria llamada célula presentadora de antígenos.

La célula presenta fragmentos de la proteína espiga en su superficie. Cuando otras células llamadas linfocitos T colaboradores detectan estos fragmentos, los linfocitos T colaboradores pueden hacer sonar la alarma y ayudar a convocar a otras células inmunitarias para combatir la infección.

Creación de anticuerpos

Otras células inmunitarias, llamadas linfocitos B, podrían chocar con las espigas del coronavirus en la superficie de las células vacunadas, o con fragmentos de proteínas de espiga que estén flotando. Unos cuantos linfocitos B quizá logren adherirse a las proteínas de espiga. Después, si los linfocitos T colaboradores activan estos linfocitos B, comenzarán a proliferar y secretar anticuerpos que atacarán a la proteína espiga.

Freno al virus

Los anticuerpos pueden adherirse a las espigas del coronavirus, marcar el virus para que sea destruido y bloquear la infección al impedir que las espigas se adhieran a otras células.

Supresión de células infectadas

Las células presentadoras de antígenos también pueden activar otro tipo de célula inmunitaria llamada linfocito T citotóxico (o supresor) para que busque y destruya cualquier célula infectada de coronavirus que presente fragmentos de proteína de espiga en su superficie.

Recuerdo del virus

La vacuna de Pfizer-BioNTech requiere dos inyecciones, administradas con 21 días de diferencia, a fin de preparar el sistema inmunitario lo mejor posible para combatir el coronavirus. Sin embargo, ya que la vacuna es nueva, los investigadores no saben cuánto tiempo podría durar su protección.

Un estudio preliminar reveló que la vacuna parece ofrecer una protección sólida unos diez días después de la primera dosis, en comparación con las personas que tomaron un placebo:

Es posible que, en los meses posteriores a la inoculación, la cantidad de anticuerpos y linfocitos T citotóxicos disminuya. No obstante, el sistema inmunitario también contiene células especiales llamadas células B y T de memoria que podrían retener información sobre el coronavirus durante años o incluso décadas.

Preparación e inyección

Cada vial de la vacuna contiene 5 dosis de 0,3 mililitros. La vacuna debe descongelarse antes de inocularse y diluirse con solución salina. El vial debe usarse dentro de las seis horas posteriores a la disolución.



JMRS