Entre la Espada y la Pared

Demanda millonaria a Fox News: una empresa de tecnología electoral acusa a la cadena de difamación

2021-02-04

Fox declinó hacer comentarios antes de ver la demanda. Bartiromo, Dobbs, Pirro, Giuliani y...

Por Jonah E. Bromwich, Ben Smith  The New York Times

Smartmatic demandó a la corporación de Rupert Murdoch por promover una narrativa falsa sobre las elecciones de Estados Unidos de 2020 que perjudicó a la empresa.

La corporación Fox de Rupert Murdoch y tres de sus populares presentadores son el objetivo de una demanda por difamación por 2700 millones de dólares presentada el jueves por una empresa que se convirtió en objeto destacado de las desacreditadas teorías sobre fraude generalizado en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020.

Smartmatic, una empresa de tecnología electoral, presentó el jueves la demanda en la Corte Suprema del Estado de Nueva York contra la Corporación Fox, Fox News y los presentadores Lou Dobbs, Maria Bartiromo y Jeanine Pirro. Como parte de la misma acción, la compañía demanda a Rudolph W. Giuliani y Sidney Powell, quienes presentaron el caso de fraude electoral como invitados en los programas de Fox mientras representaban al expresidente Donald Trump.

En su demanda de 276 páginas, Smartmatic argumenta que Giuliani y Powell “inventaron una historia sobre Smartmatic” y que “Fox se unió a la conspiración para difamar y desprestigiar a Smartmatic y su tecnología y software electoral”.

“La historia puso a vecinos contra vecinos”, continúa la denuncia. “La historia llevó a una turba a atacar el Capitolio de Estados Unidos”.

Smartmatic, que prestó servicios para las elecciones de 2020 en un solo condado, presentó su demanda en las tensas postrimerías de una votación que Trump y sus partidarios han descrito repetida y falsamente como amañada o robada. Los medios de derecha, incluyendo a Fox y sus competidores emergentes Newsmax y OANN, han dado un tiempo de difusión significativo a aquellos que buscan subvertir el resultado de las elecciones en un momento de rencorosa desavenencia política, cuando las teorías e ideas conspiratorias se han trasladado a la cultura dominante.

Smartmatic pide una indemnización por daños y perjuicios de “no menos de 2700 millones de dólares”, según la demanda, y solicita un proceso con jurado. Su acción contra Fox sigue después de dos demandas presentadas el mes pasado por Dominion Voting Systems: una contra Giuliani, la otra contra Powell. Dominion es otra empresa nombrada por los teóricos de la conspiración que alegan que hubo fraude electoral.

Incluso después del asalto al Capitolio el 6 de enero, un disturbio mortal que fue dirigido por partidarios de Trump, las conversaciones sobre fraude no se han acabado del todo. En una aparición el martes en Newsmax, Mike Lindell, el fundador de MyPillow y uno de los más fervientes defensores de Trump, lanzó un ataque verbal contra Dominion. En una señal de que las demandas de Dominion han tenido efecto en los medios de comunicación de la derecha, el copresentador de Newsmax, Bob Sellers, cortó a Lindell y leyó una declaración: “Los resultados de las elecciones en todos los estados fueron certificados. Newsmax acepta los resultados como legales y definitivos. Los tribunales también han apoyado esa opinión”.

Giuliani y Powell argumentaron repetidamente que hubo fraude electoral cuando aparecieron como invitados en los programas de Fox conducidos por Bartiromo, Dobbs y Pirro en las semanas posteriores a las elecciones, un momento en el que los poderosos republicanos del Congreso sembraban dudas sobre el resultado de las elecciones y Mitch McConnell, senador por Kentucky y entonces líder de la mayoría del Senado, aún no había felicitado a Joe Biden por su victoria.

Smartmatic dijo en la demanda que la promoción de las afirmaciones falsas en Fox “puso en peligro” su “cartera de negocios multimillonaria”: dañó sus negocios de tecnología y software electoral; y dificultó que la empresa consiguiera nuevos negocios en Estados Unidos, donde había hecho incursiones después de años de prestar servicios electorales en otras naciones.

Fox declinó hacer comentarios antes de ver la demanda. Bartiromo, Dobbs, Pirro, Giuliani y Powell no respondieron inmediatamente a la solicitud de comentarios.

En su ataque frontal contra el imperio mediático de Murdoch, Smartmatic argumenta que Fox lo presentó como villano en una narrativa ficticia destinada a ayudar a atraer espectadores de Newsmax y OANN. Cada una de ellas experimentó un aumento de la audiencia en las semanas posteriores a las elecciones, gracias a su adopción de la ficción de que Biden no era el vencedor legítimo. La demanda de Smartmatic también argumenta que Giuliani y Powell trataron de enriquecerse y mejorar su posición ante los partidarios de Trump al hacer declaraciones que eran prejudiciales para la empresa.

Fox Corporation, con unos 9000 empleados, está dirigida por Murdoch, de 89 años, y su hijo mayor, Lachlan, su director ejecutivo. Para la empresa, 2700 millones de dólares sería una multa considerable. Fox Corporation obtuvo 3000 millones de dólares de utilidades antes de impuestos, con unos ingresos de 12,300 millones de dólares entre septiembre de 2019 y septiembre del año pasado. Está valorada en unos 17,800 millones de dólares.

La queja de Smartmatic no solo considera el daño reputacional y económico que la compañía dijo haber sufrido, sino también el daño causado a Estados Unidos por las afirmaciones promovidas por los aliados de Trump y las cadenas controladas por Murdoch que Trump favoreció por mucho tiempo.

Dobbs, presentador de Fox Business Network, y Bartiromo, quien presenta programas en Fox Business y Fox News, han sido partidarios incondicionales del expresidente. El 29 de noviembre, Bartiromo realizó la primera entrevista televisiva larga de Trump después de las elecciones. Pirro, quien fue fiscal y cuyo programa Justice with Judge Jeanine es un básico de la programación de los sábados por la noche de Fox News, ha sido amiga de Trump desde hace décadas.

Entre las conversaciones al aire que destaca la demanda de Smartmatic está una entre Powell y Dobbs el 16 de noviembre. Powell afirmó en el programa de Dobbs que Hugo Chávez, el fallecido presidente de Venezuela, había participado en la creación de la tecnología de Smartmatic, diseñándola para que los votos que procesaba pudieran cambiarse sin ser detectados. (Chávez, quien murió en 2013, no tuvo nada que ver con Smartmatic).

“El software de Smartmatic está en el ADN de todos los programas y sistemas de las empresas de tabulación de votos”, dijo Powell más adelante en el programa.

Dobbs añadió: “Ni siquiera sabemos quién demonios es realmente el dueño de estas empresas, al menos de la mayoría de ellas”.

Después de que Smartmatic envió una carta en diciembre pidiendo una rectificación y amenazando con acciones legales, los programas dirigidos por los tres presentadores de Fox emitieron un segmento en el que un experto en elecciones, Eddie Pérez, desacreditaba una serie de afirmaciones falsas sobre Smartmatic. El segmento pregrabado mostraba a Pérez respondiendo a preguntas de una voz fuera de cámara. En una entrevista el miércoles, Pérez dijo que el producto final “casi parecía una declaración” legal.

La demanda argumenta que las afirmaciones hechas en Fox eran demostrablemente falsas, dado que la tecnología de Smartmatic se utilizó solo en el condado de Los Ángeles y no en ninguno de los estados disputados durante las elecciones de 2020.

Don Herzog, un profesor que enseña sobre la Primera Enmienda y las leyes sobre difamación en la Universidad de Michigan, dijo que la esencia de la demanda tenía sentido. “No se pueden inventar cosas falsas sobre la gente”, dijo. Sin embargo, expresó sus dudas sobre la conexión de la demanda de las declaraciones falsas de Fox con el ataque al Capitolio, al decir que los acontecimientos del 6 de enero no tenían relación con que los acusados hubieran perjudicado a Smartmatic.

El éxito de la demanda dependerá de varios factores, añadió Herzog, entre ellos si Smartmatic puede convencer a un jurado de que la empresa no tenía la categoría de figura pública antes de que Giuliani y Powell la hicieran más conocida.

Si la corte determina que Smartmatic era una figura pública, entonces la carga de la prueba de sus alegatos será mayor. La empresa deberá mostrar que Giuliani, Powell y otros de los acusados sabían que sus aseveraciones eran falsas o que tenían serias dudas sobre su veracidad. (“No creo que la corte determinará que es una figura pública”, dijo Herzog). En su demanda, Smartmatic alega que los presentadores de Fox y los dos invitados actuaron con “verdadero dolo” y “desestimaron temerariamente” la veracidad de sus declaraciones.

Aunque puede ser difícil persuadir a un jurado que Fox es responsable por lo que los invitados dicen en sus programas, Timothy Zick, profesor de la Escuela de Derecho William & Mary que está especializado en la Primera Enmienda, dijo que la compañía podía ser responsabilizada por el contenido de sus emisiones.

“Si sabían que el segmento iba a incluir estas declaraciones falsas, entonces no creo que eso los exima de responsabilidad” dijo. “Republicar las declaraciones falsas de otros también resulta difamatorio en circunstancias como esta”.

En ocasiones, el vocabulario de los presentadores de Fox simulaba al de los abogados de Trump. En la demanda se cita a Powell refiriéndose a la supuesta conspiración como “ciber Pearl Harbor”, una frase que Dobbs repitió en su programa y en Twitter.

Roberta A. Kaplan, una abogada que representa a la escritora E. Jean Carroll en su demanda de difamación contra Trump, dijo que era notable la abundancia de casos de difamación relacionados con el expresidente, dado que dichos casos desde hace mucho se consideran difíciles de ganar.

“Lo que ha cambiado y la razón por la que estamos viendo muchos más casos de difamación ahora más que antes es porque, francamente, vivimos en un mundo en el que las personas con legitimidad y autoridad parecen no sentir ningún tipo de reparo en decir mentiras categóricas”, dijo.

Cuando Smartmatic iniciaba en abril de 2000, ofreció sus servicios a los bancos. El cambio hacia los servicios de seguridad electoral se dio luego de que Antonio Mugica, uno de los fundadores de la compañía y su director ejecutivo, estuvo en el condado de Palm Beach durante la disputada elección de 2000. “Estábamos en primera fila viendo el circo”, dijo. “Y verdaderamente a todos nosotros nos impactó”.

La empresa tuvo éxito en todo el mundo al ofrecer sus máquinas de votación electrónica, plataformas de voto en línea y productos de software relacionados con elecciones. También fue empleada en el caucus presidencial de los republicanos de 2016, celebrado en Utah. En 2018, el condado de Los Ángeles eligió a Smartmatic para implementar un nuevo sistema de elecciones y su tecnología se utilizó ahí en la primaria presidencial de marzo y una vez más en la elección general.

Luego del día de las elecciones, el nombre de la empresa, junto con el de Dominion, se convirtió en parte integral de las conspiraciones de fraude que promovieron los medios de la derecha. Los empleados de Smartmatic y sus familiares recibieron amenazas, incluidas amenazas de muerte, que se describen en la denuncia.

“Recibí una en la que me dijeron que iban a venir a secuestrarme a Londres, donde me encontraba en ese momento”, dijo Mugica. “Iban a mandar a tres personas. ‘El avión aterriza mañana’”.

Otra amenaza, dijo, estaba dirigida al hijo adolescente de otro fundador de la empresa, Roger Piñate. “Lograron encontrar su número celular, lo que ya de por sí asusta”, dijo Mugica. “Y llamaron y lo amenazaron por teléfono”.

La denuncia de Smartmatic incluye el argumento de que la promoción de teorías desacreditadas sobre la elección perjudicó a la democracia.

“Uno no solo considera el efecto de la conducta en el denunciante, sino el impacto más amplio que puede tener el mensaje, y ese es un efecto más amplio de esto”, dijo J. Erik Connolly, un abogado que representa a Smartmatic. “Si estás adjudicando indemnización punitiva, que en gran parte está diseñada para decir ‘No vuelvas a hacer esto’, es un mensaje más amplio. Que es relevante para el mensaje más amplio que una corte o el jurado deberían enviar aquí”.



maria-jose