Salud

Los neoyorquinos luchan contra la tecnología para vacunarse contra la covid-19

2021-02-16

Pese a la escasez de dosis, común en todo el país, los primeros de los cuatro...

María Antonia Sánchez-Vallejo | El País

Nueva York - Estados Unidos ha alcanzado este lunes los 27,6 millones de casos y superado los 486,000 muertos por la covid-19, mientras las dificultades para conseguir una cita para vacunarse provocan el colapso de las líneas de atención telefónicas y las páginas de Internet habilitadas por las autoridades. Un caso prototípico es el de Nueva York, el cuarto Estado más afectado del país, con un millón y medio de casos, y el segundo con mayor número de muertos, 46,100. La prevalencia del virus explica la carrera contra reloj de los neoyorquinos para ser vacunados.

Pese a la escasez de dosis, común en todo el país, los primeros de los cuatro millones de elegidos con nuevos criterios de prioridad -padecer enfermedades crónicas como hipertensión u obesidad- han sido vacunados este lunes en la ciudad y el Estado, 24 horas después de conocer que debido a su condición eran beneficiarios y de inundar los teléfonos y la página web para conseguir hora.

Los tres sistemas de registro habilitados por la ciudad de Nueva York y el Estado se vieron desbordados el domingo, y las redes sociales comunales, como NextDoor, se inundaban de preguntas al respecto: cómo conseguir una cita es, desde que empezó el proceso de inmunización, en enero, el tema más recurrente de las conversaciones. Fuentes del Estado de Nueva York, sin embargo, indicaron que el sistema había funcionado adecuadamente y que un total de 250.924 personas lograron su objetivo este domingo, mucho más que cualquier otro día desde mediados de enero, cuando empezó la vacunación a los grupos de riesgo.

Fuentes del Ayuntamiento de Nueva York sostienen lo contrario. El concejal Mark Levine, que ostenta la presidencia del comité de Sanidad, indicó que se produjeron “problemas reales de funcionalidad” a media que se incrementaban las llamadas y consultas en la Red, informaba este lunes el diario The New York Times.

Las diferencias de criterio entre las autoridades de la ciudad y del Estado han sido recurrentes durante la pandemia, en especial sobre el cierre o reapertura de actividades -de los colegios a los bares y restaurantes-, y la última polémica protagonizada por el gobernador del Estado, Andrew Cuomo, no contribuye a rebajar la desconfianza. Cuomo defendió este lunes su gestión de la emergencia sanitaria en los geriátricos, donde se han registrado miles de muertes durante la pandemia, tras conocerse, el viernes, que su Administración ocultó datos de fallecidos en residencias de mayores a los legisladores por supuesto temor al Gobierno federal.

“No dimos toda la información que se solicitó y creamos un vacío, y la desinformación llenó el vacío. Esa desinformación ha molestado a la gente, confundido a quienes han sufrido una pérdida, y alentado teorías de la conspiración”, manifestó Cuomo, citado por la agencia Efe, en una rueda de prensa en a que aseguró que las autoridades del Estado “hicieron todo lo que pudieron”.

El gobernador ya fue acusado de “maquillar” el número de fallecidos por coronavirus en residencias de ancianos en Nueva York, el epicentro de la pandemia en EE UU durante la primera oleada, en la primavera pasada, después de que la fiscal general del estado, Letitia James, publicara un extenso informe. En él, James alegaba que los funcionarios de Cuomo no habían incluido en el total de las muertes de residencias de ancianos a todos aquellos mayores que fueron trasladados hasta hospitales y que acabaron falleciendo ahí.

Este pasado enero, James denunció en otro informe que el Estado no contabilizó miles de muertes por covid-19 registradas en geriátricos, que podrían ser hasta un 50% superiores a las oficiales, evaluadas en 8,500 por el Gobierno estatal.



Jamileth