Internacional - Economía

El PIB de Brasil cae 4,1% en 2020 por la pandemia, el peor dato en 24 años

2021-03-03

La retracción provocada por el encierro social y la reducción de la actividad fue...

Carla Jiménez | El País

São Paulo - La pandemia de la covid-19 derrumbó el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil. Según el dato publicado este miércoles por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), la economía del gigante sudamericano cayó un 4,1% en 2020, el peor resultado en 24 años. La retracción provocada por el encierro social y la reducción de la actividad fue mitigada por el programa de ayudas de emergencia, de entre 300 reales (53 dólares) y 600 reales, que el Gobierno repartió el año pasado entre los grupos más vulnerables. Pero el país no ha escapado a las consecuencias globales del coronavirus.

Durante la segunda mitad del año pasado, el PIB brasileño apuntaba a una recuperación, con un resultado positivo de 3,9% para el tercer trimestre y 1,1% para el cuarto, tras caer más de 10 puntos en el segundo trimestre. El recrudecimiento de los contagios y el número de muertos ponen ahora en riesgo esos datos positivos. La pandemia elevó el desempleo hasta el 14,6% entre julio y septiembre del año pasado. Uno de los sectores más golpeados fue la construcción, que cayó 7%. La industria manufacturera, que engloba a los sectores de automotriz, metalúrgico y de confección, registró una caída del 4,3% en el año. La pandemia también golpeó con fuerza al comercio exterior de Brasil, con una bajada del 1,8% en las exportaciones y 10% en las importaciones. La agricultura, en tanto, bajó 0,4% en el último trimestre en comparación con el mismo período de 2019. En la comparación anual, la agroindustria avanzó 2% con respecto a 2019.

En septiembre, el promedio de muertes diarias por coronavirus cayó de 1,000 a 800, lo que llevó a ver una luz al final del túnel. La industria y los servicios subieron 1,9% y 2,7%, respectivamente, con el sector manufacturero avanzando un 4,9%. Incluso el desempleo cayó y pasó del 14,6% al 13,9%. Al final del año, el país tenía 13,4 millones de desempleados. Los datos parecieron confirmar la recuperación en V que vaticinaba el ministro de Economía, Paulo Guedes. La tasa de inversión en 2020 alcanzó el 16,4% del PIB, mejor que el año anterior, cuando los recursos invertidos en la economía fueron equivalentes al 15,4% del PIB. En esta cuenta se incluyen la inversión en maquinaria y la expansión del negocio. El consumo de los hogares, por su parte, cayó un 5,5%. El Gobierno también se apretó el cinturón y tuvo un consumo un 4,7% menor.

Segunda ola de la pandemia

La duda es ahora cómo reaccionará el país en estos primeros meses de 2021. La temporada navideña multiplicó la cantidad de personas infectadas por la covid-19. El número de muertos subió en lo que ya es una segunda ola y batió récords a diario. El miércoles, hubo más de 1,600 muertos, el peor resultado desde el inicio de la pandemia. La mayoría de los gobernadores presionan al presidente Jair Bolsonaro por más restricciones, lo que ensombrece el panorama de la recuperación. Al mismo tiempo, la ayuda de emergencia a las familias bajará desde los 600 reales del año pasado a 250 reales. “Las incertidumbres económicas siguen siendo altas, sobre todo, el primer trimestre de este año será desafiante”, destaca la nota de la Secretaría de Política Económica.

La gran esperanza es el avance de la vacunación, que aún es incipiente en Brasil. Al día de hoy hay 6,7 millones vacunados para un país con 211 millones de habitantes. El Gobierno y el Congreso han acelerado la compra y producción de vacunas, lo que garantizaría que la mitad de la población esté vacunada la mitad del año. De cumplirse las previsiones, la actividad económica podría reanudarse. El país, sin embargo, libra una guerra entre los gobernadores y el presidente Bolsonaro por el mantenimiento o no de las actividades económicas en un momento en que Brasil registra un pico de muertes por la covid-19.



Jamileth