Nacional - Economía

El Gobierno mexicano pagará 6,412 millones de dólares para amortizar la deuda de Pemex en 2021

2021-03-19

La compañía, anunció este jueves el hallazgo del yacimiento terrestre Dzimpona...

Karina Suárez | El País

México - El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha redoblado su apuesta para rescatar a Petróleos Mexicanos (Pemex). Durante las celebraciones por el 83 aniversario de la expropiación petrolera en el Estado mexicano de Tabasco, el director de la petrolera estatal, Octavio Romero Oropeza, informó que a partir de este año el Gobierno absorberá las amortizaciones de la deuda de la empresa con lo que se logrará una reducción de 6.412 millones de dólares en su nivel de endeudamiento al finalizar 2021. La deuda de Pemex rebasa ya los 110,000 millones de dólares.

La compañía, además, anunció este jueves el hallazgo del yacimiento terrestre Dzimpona 1 en Tabasco, con entre 500 y 600 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, principalmente en forma de gas natural. Este es el tercer descubrimiento de un campo gigante durante la Administración de López Obrador: el primero fue el campo Ixachi, en Veracruz, que aportó un millón 300,000 barriles diario de crudo y el segundo fue Quesqui, con un volumen de reservas de por lo menos 920 millones de barriles de crudo.

En pleno enfrentamiento con la iniciativa privada y el Poder Judicial por su política energética, el presidente de México, ha reivindicado su cruzada por “la soberanía energética” y “el rescate” de la petrolera. El mandatario afirmó que aunque se respetarán los contratos otorgados durante la reforma energética decretada en el Gobierno de Enrique Peña Nieto no se entregarán nuevas concesiones. “Aun cuando se han descubierto tres importantes yacimientos como este, que se llamará General Francisco J. Múgica, en el municipio de Centro, Tabasco, la extracción de petróleo se destinará a la refinación y no continuará la tendencia a exportar crudo y comprar gasolinas, es decir, toda la materia prima será procesada en nuestro país”, dijo en Tabasco, arropado por decenas de trabajadores de Pemex.

Contrario a las estimaciones al principio de su mandato que se situaban en 2,4 millones de barriles diarios, el mandatario dio a conocer este jueves que durante su Gobierno se realizará una “producción moderada”, lo que implicará que no excederá los dos millones diarios de barriles durante su Administración. Esto, para reponer las reservas petroleras. Tras la debacle operativa que en el último tramo del 2020 situó a Pemex con una producción diaria de 1,6 millones de barriles —la más baja en 40 años— la petrolera ha mostrado una leve mejoría, al comienzo de este año reportó una producción de 1,7 millones.

López Obrador garantizó que las condiciones laborales de los más de 125,000 empleados que tiene la paraestatal se mantendrán. Bajo la sombra de la reciente salida como trabajador de Pemex del exlíder sindical Carlos Romero Deschamps, el mandatario aprovechó para señalar que se respetará la democracia interna del sindicato. “Les expreso de nueva cuenta que mi Gobierno garantiza el derecho de los trabajadores a elegir libremente a sus representantes sindicales” zanjó.

Durante su participación, Romero Oropeza pronosticó que con estos nuevos hallazgos con el cual se conformará un nuevo complejo petrolero que regresará a Tabasco a los niveles de producción de los años ochenta. “Administraciones anteriores destinaron a lo largo de 18 años casi la mitad de inversión de exploración a proyectos de aguas profundas sin que a la fecha se haya obtenido una gota de aceite. La nueva estrategia de inversión se ha focalizado en aguas someras, donde Pemex es líder mundial, así como en cuencas terrestres del sureste del país”.

Fluvio Ruiz, especialista en temas energéticos y exconsejero de Pemex, comentó que el descubrimiento de Dzimpona 1 es un botón de muestra de la capacidad técnica de la empresa para encontrar campos relevantes en el país. Sin embargo, advirtió de que los resultados se verán a largo plazo. “Se tendrán que hacer pozos delimitadores para conocer cuál es la morfología del yacimiento, aquí todos son tiempos largos, porque además tienes que establecer cuál es el ritmo óptimo de desarrollo y producción. Puede ser también que conforme conozcas más el yacimiento resulte que la calidad no es la que parece ser o que los precios se te vengan al piso y entonces no es rentable o que se te disparen al cielo y entonces puedes acelerar la producción”, añadió. El consultor energético, Luis Miguel Labardini, apuntó que habrá que esperar a conocer los detalles de ejecución del nuevo campo en Tabasco. “Yo le daría un par de años para llegar a un pico de producción, pero siempre y cuando la administración del campo la lleve Pemex y no un contratista privado”, apuntó.

Aunque con el descubrimiento de este nuevo yacimiento las autoridades han echado las campanas al vuelo sobre el futuro de Pemex, la compañía estatal atraviesa una crisis financiera sin precedentes. El año pasado, registró una pérdida de 480.966 millones de pesos (22.995 millones de dólares), lo que supuso un aumento de un 38% respecto a 2019. Frente a este descalabro el Gobierno le inyectó a finales de febrero unos 32,000 millones de pesos (1.529 millones de pesos) para el pago de amortizaciones de deuda y, en paralelo, decretó una reducción de su carga fiscal por más de 73,000 millones de pesos, unos 3.586 millones de dólares. Las amortizaciones que asumirá el Gobierno para reducir la deuda de la petrolera siguen esta misma dirección: salvar a Pemex a cualquier precio.



Jamileth