Salud

Entre alivio y preocupación, los europeos vuelven a vacunarse con AstraZeneca

2021-03-19

En Italia, 7,4 millones de dosis ya fueron administradas, pero solo 2,3 millones de personas han...

Por Alvise ARMELLINI 

Roma, 19 Mar 2021 (AFP) - Aliviados o preocupados, los europeos volvieron el viernes a vacunarse con el fármaco de AstraZeneca contra el coronavirus, tras varios días de interrupción por los temores a los casos detectados de trombosis.

En Roma, decenas de personas hacían fila a comienzos de la tarde ante una gran estructura móvil especialmente instalada frente a la estación principal.

"Mi temor era que no pudiera ser vacunado. Personalmente no tenía ningún miedo", declaró a un periodista de la AFP Roberto, maestro de 58 años, tras recibir una primera dosis.

Su colega Valentina, de 42 años, se mostraba menos entusiasta: "Sí, estoy un poco ansiosa, es evidente, ¿pero qué se puede hacer?", se preguntaba, lamentándose no poder escoger otra vacuna.

Una quincena de países suspendieron la utilización de la vacuna de AstraZeneca a causa de los efectos secundarios, pero el jueves, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) la consideró "segura y eficaz", en un contexto en el que las campañas de inmunización son lentas debido a la escasez de dosis en Europa.

Los primeros en reanudar el proceso de vacunación fueron, entre otros, Italia, Francia y Alemania, mientras que otros países volverán a utilizar el fármaco la semana próxima, especialmente España, Portugal y Holanda.

En Francia, el jefe de gobierno Jean Castex dio el ejemplo el viernes al recibir la primera dosis de AstraZeneca. 

La Alta Autoridad de Salud (HAS) francesa había dado su autorización poco antes de la reanudación "sin plazos" de la vacunación con AstraZeneca, al mismo tiempo que recomendaba reservarla a las personas de 55 años o más. 

"Es cierto que estuve un poco preocupada en los últimos días con la suspensión de AstraZeneca por dudas (...) Me interrogaba sobre lo que me habían inyectado  (...). Pero ahora estoy muy aliviada por la decisión de la agencia europea. E iré para que me apliquen la segunda inyección con alegría y buen humor, ¡tengo prisa!", declaró en París Jeanne Capestan, de 52 años.

- "Difícil reanudar el ritmo" -

"Francamente, no lo haré, no tengo confianza", afirmó por el contrario Serena Chérif, parisina que no está convencida por el ejemplo de Castex. "la prohibieron y la volvieron a autorizar, entonces hay un problema (...). No lo haré".

Hélène Merino dice que "será muy difícil reanudar el ritmo, o sea dar confianza a la gente. Una buena parte de la gente se resistirá. Espero que no, pero así será".

En España las reacciones eran diversas.

"Cuando vi las noticias, me puse muy nerviosa. Me haré inyectar la segunda porque el daño ya está hecho, pero claro que estoy preocupada por las consecuencias que pueda tener sobre mi cuerpo a largo plazo", declaró Laura, de 28 años, funcionaria penitenciaria y quien recibió una primera dosis a comienzos de marzo.

En cambio, Marta Estrada, una psicóloga de 28 años, recibió una primera inyección a mediados de marzo y no está "para nada preocupada". "La gente no debe estar preocupada por todo eso. Un caso aislado, no quiere decir que va a sucederte". 

"Confiemos en la ciencia. Hay gente que fuma un paquete de cigarrillos diarios y eso no les preocupa, ¡pero esta pequeña inyección sí!", dice.

En Italia, 7,4 millones de dosis ya fueron administradas, pero solo 2,3 millones de personas han recibido las dos dosis necesarias para ser protegidas. 

En Alemania, las personas interrogadas por la AFP lo tenían muy claro.

"Al principio, era un poco escéptico. Pero me dijeron que no tenía que preocuparme, que se han hecho todos los análisis. Por eso ahora no me preocupa. Todos mis compañeros ya fueron vacunados antes y no tuvieron ningún problema. Todo va bien", asegura Jamie Tissler, de 20 años.

La vacuna de AstraZeneca contra el covid-19, reiteran las autoridades, es fundamental para no frenar la campaña de vacunación, cuya demora por falta de fármacos es muy criticada.

"Todo va bien, gracias, sin ningún problema. ¿AstraZeneca? Sin problema", decía, sereno, Francesco, profesor de 53 años, al salir del centro de vacunación en la estación de Roma. 
 



aranza