Internacional - Economía

El portacontedores Ever Given fue liberado en el Canal de Suez

2021-03-29

Los equipos de salvamento, que trabajaron en tierra y en el agua durante cinco días y...

Vivian Yee, Marc Santora, The New York Times

La luna y las mareas ayudaron en el rescate del carguero, que durante cinco días ha bloqueado el Canal de Suez y el comercio mundial.

El gigantesco buque de carga que bloqueaba una de las arterias marítimas más importantes del mundo fue desprendido de la costa y al final liberado el lunes, lo que hace esperar que el tráfico pueda reanudarse pronto en el Canal de Suez y limitar las consecuencias económicas de la interrupción.

Los equipos de salvamento, que trabajaron en tierra y en el agua durante cinco días y noches, al final contaron con la ayuda de fuerzas más poderosas que cualquier máquina que acudiera al lugar: la luna y las mareas.

El barco fue finalmente liberado en torno a las 3:00 p. m., según responsables de la navegación. Las bocinas sonaron en celebración, mientras en las redes sociales aparecían imágenes del barco nuevamente en movimiento.

Pero al igual que las mareas suben y bajan, el optimismo aumentó y disminuyó a lo largo del lunes, ya que a cada noticia alentadora se sumaban palabras de precaución.

La popa, o la parte trasera del barco, estaba claramente libre de la tierra a primera hora del lunes. Pero durante horas, hasta que el barco fue finalmente liberado, seguía siendo incierto si la proa del barco había sido realmente sacada del lodo y la mugre en las orillas del canal.

Los equipos de salvamento habían trabajado en torno a un programa dictado en gran medida por las mareas: trabajar para avanzar durante las seis horas que tardaría el agua en pasar de punto bajo a alto y luego de vuelta.

Con la luna llena del domingo, las siguientes 24 horas ofrecieron la mejor ventana para trabajar, con unos centímetros más de flujo de marea que proporcionaron una ayuda vital para sus esfuerzos.

Durante toda la noche del domingo y hasta el lunes, los remolcadores trabajaron en coordinación con las dragas para devolver al agua el buque de 220,000 toneladas.

Entonces, justo antes del amanecer, el barco recuperó lentamente la capacidad de flotar.

Fue un punto de inflexión en una de las mayores y más intensas operaciones de salvamento de la historia moderna, con el buen funcionamiento del sistema comercial mundial pendiendo de un hilo.

El ejército de operadores de máquinas, ingenieros, capitanes de remolcadores y otros operadores de salvamento sabían que estaban en una carrera contra el tiempo.

Cada día de bloqueo ponía a las cadenas de suministro mundiales un día más cerca de una crisis en toda regla.

Los buques repletos de mercancías de todo el mundo —incluidos autos, petróleo, ganado y computadoras portátiles— suelen atravesar el canal con facilidad, y abastecen a gran parte del planeta mientras atraviesan la ruta más rápida desde Asia y Medio Oriente hasta Europa y la costa este de Estados Unidos.

Ante la preocupación de que la operación de salvamento pudiera durar semanas, algunos barcos decidieron no esperar, y optaron por tomar el camino más largo alrededor del extremo sur de África, una travesía que puede añadir semanas al viaje y más de 26,000 dólares al día en costos de combustible.

Los trabajadores del canal celebraron cada avance en el traslado del barco durante el fin de semana: las bocinas de los remolcadores sonaban y los gritos de alegría resonaban a menudo en la oscuridad del desierto.

El sábado por la noche, los conductores de los remolcadores celebraron lo que hasta ese momento era el signo más visible de progreso desde que el Ever Given encalló a última hora del martes.

El barco de 400 metros se movió. No fue muy lejos: solo dos grados, o unos 30 metros, según los responsables de la navegación. Pero eso se sumó a los avances del viernes, cuando los funcionarios del canal dijeron que las dragas habían logrado desenterrar la parte trasera del barco, lo que liberó su timón.

El lunes por la mañana, el movimiento del barco fue aún más espectacular, ya que los remolcadores pudieron enderezarlo casi por completo.

Pero aún no estaba claro si la proa bulbosa —una protuberancia en la parte delantera del barco, justo por debajo de la línea de flotación— estaba realmente libre.

Peter Berdowski, director ejecutivo de Royal Boskalis Westminster, que ha sido designado por el propietario del Ever Given para ayudar a mover el buque, dijo el lunes a la cadena pública holandesa NOS que entendía que la proa estaba atascada “como una roca”.

“El barco es como una ballena gigante que tenemos que deslizar fuera de la playa, de vuelta al agua”, dijo a primera hora del lunes. Sacar la popa, dijo, era la parte fácil.

“Todavía no deberíamos empezar a aplaudir”, advirtió.

Unas horas después de sus declaraciones, el presidente de Egipto, Abdel Fattah el-Sisi, celebró el momento en Twitter, al escribir que “los egipcios han logrado hoy poner fin a la crisis del barco atascado en el Canal de Suez, a pesar de las grandes complejidades que rodean esta situación en todos los aspectos”.

La televisión nacional egipcia comenzó a emitir en directo la operación de salvamento, una señal de la confianza del gobierno en que la situación se resolvería pronto.

Los equipos de ingenieros y expertos seguían amontonados en las orillas del canal, repasando los intrincados detalles de la extensa operación de salvamento.

La empresa que supervisa las operaciones y la tripulación del buque, Bernhard Schulte Shipmanagement, dijo que once remolcadores habían ayudado, y que dos se unieron el domingo a los esfuerzos. Varias dragas, incluida una draga de succión especializada que puede extraer 2000 metros cúbicos de material por hora, excavaron alrededor de la proa del buque, dijo la empresa.

Con el Ever Given hundido por la mitad, su proa y su popa atrapadas en posiciones para las que no fueron diseñadas, el casco había sido vulnerable a tensiones y grietas, según los expertos. Así como cada marea alta traía la esperanza de que el barco pudiera liberarse, cada marea baja ponía nuevas tensiones en el buque.

Equipos de buzos inspeccionaron el casco durante toda la operación y no encontraron ningún daño, dijeron las autoridades. El barco iba a ser inspeccionado de nuevo después de ser liberado.

El plan es remolcar el barco hasta el Gran Lago Amargo, situado en la ruta del canal entre el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo, para que el tráfico pueda volver a ser fluido.

Sin embargo, también habría que inspeccionar el propio canal para garantizar un paso seguro. Y con cientos de barcos atascados a la espera en ambos lados, podrían pasar días antes de que las operaciones vuelvan a la normalidad.



JMRS