Internacional - Seguridad y Justicia

Irán podría restringir el acceso a observadores nucleares

2021-05-24

El anuncio se sumaba a la escalada de tensiones mientras prosiguen los esfuerzos...

Por NASSER KARIMI y JON GAMBRELL

TEHERÁN, Irán (AP) — Los inspectores internacionales podrían perder el acceso a imágenes de las cámaras de vigilancia en las instalaciones nucleares de la república islámica, según dijo el domingo el presidente del Parlamento de Irán.

El anuncio se sumaba a la escalada de tensiones mientras prosiguen los esfuerzos diplomáticos en Viena para salvar el acuerdo nuclear de Teherán con potencias internacionales.

Las declaraciones del presidente de la cámara iraní, Mohammad Bagher Qalibaf, emitidas por la televisora estatal, resaltaban la menguante ventana de oportunidad para que Estados Unidos y otros países lleguen a un acuerdo con Irán. La república islámica ya ha enriquecido y almacenado uranio a niveles muy superiores a los que permite su acuerdo de 2015.

“Respecto a esto, y basándonos en la expiración del plazo límite de tres meses, definitivamente el Organismo Internacional de la Energía Atómica no tendrá derecho a acceder a las imágenes desde el 22 de mayo”, dijo Qalibaf. El 22 de mayo fue el sábado.

Sin embargo, horas más tarde un sitio web llamado Nournews que se cree es cercano al Consejo Supremo Iraní de Seguridad Nacional dijo que el acuerdo con el OIEA se ampliaría “otro mes”, según un funcionario anónimo.

El OIEA había dicho que su director general informaría a la prensa más tarde el domingo en Viena. La agencia de Naciones Unidas no respondió en un primer momento a una petición de comentarios.

Según el llamado “Protocolo Adicional” firmado con Irán, el OIEA “recopila y analiza cientos de miles de imágenes tomadas a diario por sus sofisticadas cámaras de vigilancia”, según dijo la agencia en 2017. El organismo dijo entonces que había colocado “2,000 sellos a prueba de manipulación sobre equipamiento y material nuclear”.

El conservador parlamento iraní aprobó en diciembre una ley que suspendería parte de las inspecciones de la ONU sobre sus instalaciones nucleares si las potencias europeas en el acuerdo no encontraban una forma de aliviar las sanciones sobre la banca y el petróleo para febrero. El OIEA firmó un pacto de tres meses con Irán para que conservara las imágenes de vigilancia, y Teherán amenazó con borrarlas después si no se alcanzaba un nuevo acuerdo.

En un primer momento no estaba claro si las imágenes de febrero habían sido eliminadas. Antes de las conversaciones de Qalibaf, el legislador Ali Reza Salimi instó a celebrar una sesión abierta del parlamento para garatizar que la rama civil de desarrollo nuclear “borraba” las imágenes. La Organización Iraní de Energía Atómica no hizo comentarios inmediatos al respecto.

“Ordenen al jefe de la Organización de Energía Atómica que evite las demoras”, dijo Salimi, un clérigo de la ciudad central iraní de Delijan. Las “imágenes guardadas en las cámaras deben eliminarse”.

No estaba claro lo que suponía esto para las inspecciones en persona del OIEA. En Irán hay 18 instalaciones nucleares y otros nueve centros cubiertos por las salvaguardas del OIEA.

Qalibaf dijo que el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, que tiene la última palabra en todas las cuestiones de estado, respaldaba la decisión.

En 2018, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó de forma unilateral el acuerdo nuclear. Eso dio inicio a una escalada de las tensiones que ha amenazado Oriente Medio.

Hace más de un año, un dron estadounidense mató a un importante general iraní, lo que llevó a Teherán a lanzar misiles balísticos que dejaron docenas de heridos entre militares estadounidenses en Irak.

Una misteriosa explosión afectó a la instalación nuclear iraní de Natanz, que Irán ha escrito como un sabotaje. El científico iraní Mohsen Fakhrizadeh, que fundó el programa militar nuclear del país hace unas dos décadas, fue asesinado en noviembre en un ataque que Teherán atribuye a Israel.



Jamileth