Salud

Congresistas en cuarentena y velorio aglomerado en Uruguay

2021-05-24

Hasta el domingo Uruguay tenía más de 33,000 casos activos detectados, es decir, uno...

Por GUILLERMO GARAT

MONTEVIDEO (AP) — Noventa y nueve diputados uruguayos y la plana mayor del ministerio de Economía guardaban cuarentena el lunes después de que un legislador diera positivo a COVID-19.

El pasado jueves 20 de mayo, la Cámara de Diputados sesionó para interpelar a la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, por las exoneraciones fiscales adjudicadas a Isaac Alfie, director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto. El debate duró 14 horas y allí había un diputado contagiado. El próximo miércoles se conocerá si hubo algún infectado.

En el recinto parlamentario hay 130 plazas para 99 diputados que no pueden tomar la distancia física recomendada de dos metros. “El Parlamento tiene que funcionar presencial. Hay que tomar decisiones”, opinó Alfredo Fratti, presidente de la Cámara de Diputados, a The Associated Press. “Se han tomado las recomendaciones que nos dio el servicio médico”, aseguró. Entre las medidas adoptadas, un tercio de los funcionarios trabajan presencial y cada dos horas se desinfectan los espacios comunes.

Confirmado el caso positivo, los servicios médicos del Congreso exhortaron a la cuarentena “por precaución, porque si fuéramos estrictos capaz que con los contactos directos bastaba, pero quisimos ser precavidos y nos encuarentenamos todos por la extensión de la reunión”, explicó Fratti.

El sábado a la noche, el diputado del Frente Amplio, Gustavo Olmos, tuvo síntomas de coronavirus y el domingo en la mañana confirmó la sospecha. El mismo día se desarrolló el funeral del ministro del Interior Jorge Larrañaga en el Congreso, donde se registró una importante aglomeración dentro y fuera haciendo la cola para ingresar. Del velatorio participaron cientos de personas y varios diputados que habían estado en la interpelación del día 20.

El velorio se realizó entre las nueve de la mañana y las cuatro de la tarde. Entre los participantes estuvo el presidente Luis Lacalle Pou y su equipo de gobierno. A las 15:10 los congresistas recibieron la comunicación de los servicios médicos sugiriendo la cuarentena, informó a la AP el coordinador de la bancada de diputados del Partido Nacional, Rodrigo Goñi.

Casi al terminar la ceremonia fúnebre, los servicios médicos del Congreso exhortaron a los diputados a cumplir cuarentena y realizarse el test PCR el próximo miércoles para volver a funciones el jueves.

Goñi había estado varias veces en el despacho de Olmos el día de la interpelación. Al conocer que su colega había dado positivo cumplió cuarentena y se realizó el test que le dio negativo. “Si yo no me contagié, que estuve varias veces en un despacho tan chico como el del diputado Olmos, indudablemente la carga viral era muy poca”, señaló a la AP.

El Ministerio de Salud Pública no permite más de 20 personas en los velorios ni una duración de más de dos horas. Además dispuso medidas de distanciamiento físico y ventilación natural. Esas acciones no se vieron en la ceremonia del domingo.

“Hubo un error en la organización del evento. La gente estaba y junta en contra de todas las recomendaciones”, opinó el diputado Fratti.

Manuel Origoni fue el encargado del audio en la sesión del jueves y aguarda un hisopado. Recuerda que durante la interpelación la sala “estaba bastante llena. Hay bancas donde es imposible la separación respectiva de dos metros”, dijo a la AP. “Hemos sesionado en comisiones donde se ha pasado el aforo”, recuerda.

“Nos asombró que no se respetara ningún protocolo en el velorio. Si quienes trabajamos en la interpelación terminamos en cuarentena, nuestros compañeros que fueron a trabajar ese día la pasaron mal. Es muy complicado un velorio con tanta gente sin protocolos y con esa aglomeración”, señaló Origoni, integrante del Sindicato del Poder Legislativo.

Hasta el domingo Uruguay tenía más de 33,000 casos activos detectados, es decir, uno cada cien uruguayos están cursando la infección.

El 11 de abril Uruguay superó a Brasil en muertes por coronavirus por millón de habitantes y desde hace 20 días es el país con más fallecidos cada millón de ciudadanos, según el observatorio Our World in Data de la Universidad de Oxford.

Desde que comenzó la pandemia se registraron 3,900 muertes. Durante el primer año de la pandemia Uruguay tuvo muy pocos casos, pero entre mediados de marzo y abril de 2021 la cantidad de fallecidos y contagios subió considerablemente. Desde el 16 abril las muertes oscilan entre las 50 a 70 por día. Antes de la pandemia en Uruguay morían 90 personas por día en promedio.



aranza