Muy Oportuno

Proselitismo, ideología y críticas a los argumentos

2021-05-31

Uno defenderá, con argumentos más o menos convincentes, que no se debe administrar...

Por | P. Fernando Pascual, LC 

Un acercamiento hacia aquellas verdades que permiten construir un mundo menos tenso y más solidario.

Una persona acusa a otra de ideología, y lo hace desde una visión ideologizada.

Otra persona denuncia el proselitismo de ciertos grupos, y al mismo tiempo promueve de modo proselitista su crítica al proselitismo.

Los dos casos anteriores muestran un aspecto curioso de ciertas críticas que, como una serpiente confundida, se muerden la cola.

Pero son casos que se dan con cierta frecuencia. Por ejemplo, cuando un político ataca a otros de populistas desde una defensa populista del antipopulismo...

O cuando un líder religioso denuncia el proselitismo de otros grupos, y al hacerlo promueve, con cierta actitud proselitista, su punto de vista antiproselitista...

Desde luego, decir que alguien está afectado por una ideología, puede ser verdad, como también lo puede ser explicar al proselitista antiproselitista que se contradice a sí mismo.

Pero más de una vez sería bueno preguntar si uno mismo no piensa y actúa desde alguna ideología concreta, o desde modos proselitistas de argumentar, lo cual implica fijarse en la paja del ojo ajeno y olvidarse de la propia.

Por eso, si dejamos a un lado ciertas etiquetas hacia las posiciones de otros, podemos hacer un ejercicio más sereno para ir a fondo a los argumentos.

Uno defenderá, con argumentos más o menos convincentes, que no se debe administrar tal medicina a la gente. Otro dirá que debería ser obligatorio.

Uno y otro defenderán sus tesis desde visiones que, en no pocos casos, están tocadas por ideologías. Pero, en vez de denunciar esas ideologías, vale la pena un esfuerzo por escuchar otros puntos de vista y por ofrecer las propias convicciones desde el respeto.

El mundo está lleno de debates y discusiones que no proceden adecuadamente por ataques a las personas y a sus reales o presuntas convicciones escondidas, o por fijarse en frases que parecen contradecirse.

En cambio, si analizamos los argumentos uno a uno, en profundidad, sin prejuicios, abriremos espacio a un acercamiento hacia aquellas verdades que permiten construir un mundo menos tenso y más solidario
 



aranza