Mensajería

No vayas al cielo solo

2021-10-07

Incluso si nuestros amigos y familiares nos abandonan debido a nuestra fe, debemos esforzarnos por...

Philip Kosloski | Aleteia 

Al avanzar en el camino hacia el cielo, lleva a tantas personas como puedas, incluidos amigos y familiares

A veces puede resultar tentador quedarnos con el cielo «para nosotros». Nos contentamos con progresar en el camino de la virtud y perfeccionar nuestra vida de oración de manera solitaria.

Sin embargo, Jesús no quería que fuéramos santos aislados de otras personas. Jesús animó a sus apóstoles:

“Vayan por todo el mundo y proclamen el evangelio a toda criatura”. Marcos 16,15

El cielo está destinado a ser una gran «fiesta», en la que nos reunimos con amados amigos y familiares compartiendo las glorias y la felicidad de la visión beatífica.

Hay distintas imágenes con las que puedes imaginar el cielo, siempre como algo realmente bueno:

Esta es una de las razones por las que debemos hacer todo lo posible para llevar a otros con nosotros en el viaje al cielo. Queremos que compartan la alegría del cielo y no queremos ser los únicos.

Nunca pierdas la esperanza

El padre Francis Xavier Lasance expresó una idea similar en su libro My Prayer Book de principios del siglo XX.

¡No vayas al cielo solo! Lleva a alguien contigo. Madres, lleven a sus hijos con ustedes. Ora mientras tengas aliento en tu cuerpo; nunca te desesperes y nunca pierdas la esperanza de que tus seres queridos, sin importar cuán lejos hayan vagado sus pasos, algún día estarán contigo ante el Gran Trono Blanco.

Incluso si nuestros amigos y familiares nos abandonan debido a nuestra fe, debemos esforzarnos por “llevarlos al cielo” a través de la oración y el ayuno.

Todavía podemos tener un efecto en sus vidas en el ámbito espiritual, incluso si ya no tenemos ningún contacto con ellos.

Sobre todo, ¡no nos contentemos con ir solos al cielo, sino que llevemos con nosotros a tantos de nuestros seres queridos como sea posible!



aranza