Internacional - Política

Conmemoran en Chile segundo aniversario de estallido social

2021-10-18

En la zona no se observaban policía, que dispuso el despliegue de 5,000 efectivos...

Por EVA VERGARA

SANTIAGO (AP) — Los chilenos conmemoran el lunes el segundo aniversario de un estallido social que, acompañado de multitudinarias protestas, derivó en la instalación de una Convención Constitucional que escribirá una Constitución para reemplazar a la de los militares, mientras el grueso de las demandas para terminar con las desigualdades siguen sin respuestas.

Durante las primeras horas de la jornada se informó de algunas barricadas en sectores periféricos, desórdenes en un par de estaciones del subterráneo y múltiples obstrucciones al tránsito.

A media tarde, grupos de manifestantes empezaron a reunirse en la Plaza Italia, el centro de las protestas en la capital chilena, donde algunos se congregaron pacíficamente mientras otros encendieron pequeñas fogatas y rompieron semáforos y veredas, su clásico modo de obtener proyectiles que luego lanzan a la policía. Al atardecer se espera una presencia masiva de personas.

En la zona no se observaban policía, que dispuso el despliegue de 5,000 efectivos sólo en Santiago para prevenir desórdenes y vandalismos..

La jornada de conmemoración de la revuelta del 18 de octubre de 2019 coincidió con el inicio del debate de la Asamblea Constituyente en torno a los contenidos de la nueva Carta Magna, destinada a reemplazar a la impuesta por la dictadura militar (1973-1990) y que tendría que ser aprobada en un plebiscito obligatorio el segundo semestre de 2022.

“Esta Convención es hija de los anhelos y la movilización de los pueblos e inicia un dialogo esperado por décadas y quizás por siglos. A dos años del despertar del nuevo Chile damos rienda suelta a la imaginación”, dijo Elisa Loncón, la presidenta indígena de la Convención.

La Convención nació tras un plebiscito constitucional convocado el 15 de noviembre de 2019 por parlamentarios de todos los sectores, exceptuados los comunistas, que escogieron una vía institucional para desactivar las masivas protestas que siguieron al estallido en demanda de mejoras sociales en salud, pensiones, educación y un cambio constitucional, que sacaron a la luz el profundo descontento de los chilenos por las desigualdades en el país sudamericano.

“Nos pedían reformas y las reformas no se han hecho. No se ha hecho la reforma previsional, no se ha hecho la reforma a la salud, seguimos con el sistema exactamente igual (...) creo que falta mucho por avanzar”, dijo el lunes el líder centroderechista Mario Desbordes, uno de los impulsores del acuerdo político.

El segundo aniversario del estallido se vive en el marco de una campaña electoral para las elecciones del 21 de noviembre próximo, cuando se elegirá al sucesor del centroderechista presidente Sebastián Piñera y se renovará a la totalidad de los 155 diputados y a la mitad de los 43 senadores.

Además de las protestas, en 2019 también hubo saqueos, atentados incendiarios y destrucción de inmuebles públicos y privados que, sumados a la represión policial, dejaron un saldo de al menos 30 fallecidos y miles de heridos.

El segundo aniversario del estallido se vive en el marco de una campaña electoral para las elecciones del 21 de noviembre próximo, cuando se elegirá al sucesor del centroderechista presidente Sebastián Piñera y se renovará a la totalidad de los 155 diputados y a la mitad de los 43 senadores.

Los resultados de los comicios presidenciales son inciertos y se estima casi segura una segunda vuelta en diciembre. Según coincidentes sondeos, la mayoría de los encuestados prefiere a Gabriel Boric, que representa a una alianza de izquierda, mientras el postulante oficialista Sebastián Sichel ha cedido muchos puntos al representante conservador José Antonio Kast.

Cualquiera sea el nuevo mandatario de Chile, enfrentará una complicada situación económica a pesar de que el país recuperó la actividad previa a la pandemia y a que este año crecerá entre 10,5% y 11,5%, según las estimaciones del Banco Central. En 2022 habría una fuerte desaceleración y el crecimiento disminuirá en torno al 2%.



aranza