Internacional - Seguridad y Justicia

Secuestro revela creciente poder de las pandillas en Haití

2021-10-21

Algunos oficiales de la Policía Nacional de Haití tienen vínculos con las...

Por DÁNICA COTO y ALBERTO ARCE

PUERTO PRÍNCIPE (AP) — El video muestra a una fila de más de 30 hombres parados frente a las ruinas de un edificio, todos callados y cabizbajos. Un hombre camina entre ellos mientras bebe de una pequeña botella. Se escucha a alguien gritar: “¡Habrá lío en Puerto Príncipe!”

Cerca de allí se ven fusiles de asalto apoyados contra una pared, frente a un montón de pistolas en el suelo. Hay dos barriles llenos de balas.

Los hombres parecen ser nuevos reclutas de una de las pandillas callejeras más infames de Haití, y el video parece ser su ceremonia de inducción al mundo del hampa que esta dominando hoy en día a la nación más pobre del Hemisferio Occidental.

El video tiene las leyendas “400 Mawozo” y “400 Inútiles”, referencias de la pandilla que, según autoridades, es responsable de gran cantidad de muertes y secuestros, incluyendo el secuestro de 17 misioneros extranjeros en días recientes.

El video parece ser una forma en que la pandilla se está ufanando de su poder, en una época en que aumenta el poder y la impunidad de esas bandas en Haití. Es un plagio que amenaza con desgarrar a la sociedad y asfixiar a la anémica economía del país.

“La situación está fuera de control”, estimó James Boyard, profesor de ciencias políticas de la Universidad Estatal de Haití quien, como otros expertos, atribuye el fenómeno a empresarios y dirigentes políticos que financiaron las pandillas. “Les dieron demasiado poder, y ahora están aterrados. No sabían que las cosas se descontrolarían como lo han hecho”.

Las pandillas controlan un 40% de Puerto Príncipe, una ciudad de más de 2,8 millones de habitantes donde las pandillas pelean por territorio todos los días. La calle que pertenecía a una pandilla un día, podría pertenecer a la otra al día siguiente. Dos cabecillas que se atacan a tiros un día podrían crear una efímera alianza para luchar contra un tercero, hasta que renueven su enemistad.

Hay una enorme cantidad de nombres de pandillas -- Krache Difé, Torcel, Baz Pilot, 5 Secondes -- pero los expertos calculan que hay sólo 30 afianzadas en la capital y sus alrededores. Se estima que la más poderosa es “G9 Familia y Aliados”, dirigida por Jimmy Cherizier, un expolicía.

La violencia pandillera sube y baja, dependiendo de la situación, política o económica o, en su momento, la presencia de fuerzas de paz de la ONU. Actualmente, el país sigue estremecido por el asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de julio y un sismo en agosto que mató a más de 2,200 personas.

Esos dos sucesos frenaron temporalmente la actividad pandillera, pero en semanas recientes han aumentado los secuestros. Un total de 328 secuestros fueron reportados a la Policía Nacional de Haití en los primeros ocho meses del 2021, comparado con 234 para todo el 2020, según la Oficina de las Naciones Unidas para Haití.

El poder de las pandillas es más evidente en Martissant, el vecindario que vincula a Puerto Príncipe con el sur del país y donde tres bandas se pelean por el poder. La violencia en esa localidad es tal que los habitantes toman desvíos de horas para evitarla, según el periódico local Le Nouvelliste.

En Martissant, el cuartel policial está cosido a balazos y hombres sin camisa y encapuchados montan guardia desde detrás de carros chamuscados.

En julio, una pandilla disparó contra una ambulancia, matando a una enfermera. El mes siguiente, la violencia obligó a la organización Médicos sin Fronteras a cerrar su clínica en Martissant. Un sábado reciente, la policía intentó entrar con vehículos blindados y pronto fue objeto de disparos. Un civil muerto estuvo tirado en el suelo el resto del día.

Hasta hace poco, las peleas eran entre pandillas y a veces había civiles atrapados en el fuego cruzado. Pero en noviembre del 2018, más de 70 personas murieron en La Saline, un barrio paupérrimo de Puerto Príncipe actualmente bajo dominio de la pandilla G9, cuyo líder fue implicado en la masacre.

“Hubo represalias y más represalias ... hasta que empezaron a atacar a civiles y ahora no distinguen entre pandilleros y civiles”, relató un funcionario internacional que pidió permanecer en el anonimato.

Y lo mismo ocurre con los secuestros, que han tenido como víctimas a un vendedor de salchichas, niños escolares, curas y empresarios acaudalados.

Expertos estiman que en parte, la delincuencia desenfrenada se debe a la pobreza extrema que afecta al país. Un 60% de la población subsiste con menos de 2 dólares al día, y millones de personas sufren hambre.

“Las pandillas para mucha gente ofrecen una salida a toda esta situación, quizás la única salida”, indicó Boyard.

El producto interno bruto de Haití bajó a -3.3% el año pasado, su mayor caída desde la de -5,7% tras el devastador terremoto del 2010. La moneda nacional ha perdido el 50% de su valor y la inflación supera el 10%, señala el economista haitiano Enomy Germain.

La situación es comparable a la que siguió al golpe de Estado de 1991 que derrocó al presidente Jean-Bertrand Aristide, afirmó Germain.

Expertos dicen que parte de la culpa la tiene Aristide, quien al regresar al poder en 1994, dicen, disolvió al ejército y armó a los barrios, donde él tenía influencia como cura católico.

Muchos de los pandilleros nuevos no tienen más que 6 ó 7 años de edad y ya son capos cuando llegan a la adolescencia. Son pocos los que llegan a los 30 años de edad. Los pandilleros suelen referirse a sí mismos como “soldados”. Uno, que se identificó sólo como James, afirmó que trabaja como mecánico y se incorporó a la pandilla Baz Pilat “para proteger al gueto de los enemigos que quieren entrar para robar, matar y violar”.

Las pandillas además asfixian a la economía al bloquear la distribución de gas y las vías de transporte, lo que entorpece el transporte de productos y servicios por el país. Muchas gasolineras pasan días cerradas.

“Vivo en un país caótico”, expresó Delmy Belmon, de 44 años, gerente de una ferretería. Afirmó que sus hijos de 9 y 12 años de edad no pueden ni siquiera salir a jugar.

“Cuando están dentro del carro miran para la derecha, para la izquierda, y cuando ven que se acerca una moto yo veo que están aterrados”, expresó Belmon.

La violencia probablemente empeorará ahora que se acercan las elecciones presidenciales y legislativas del año próximo. Los partidos políticos suelen financiar a las pandillas a cambio de apoyo, aseveró el funcionario internacional.

“Toda pandilla está dispuesta a venderse, a negociar”, aseveró el funcionario.

Haití tiene apenas 9,000 policías, una fracción de la cantidad necesaria para mantener la paz en un país de más de 11 millones de habitantes.

Son muchos más los pandilleros y sus armas. Meses atrás, mataron a por lo menos cuatro policías e hirieron a otros durante un fallido operativo policial en la barriada pobre Village de Dieu.

Días después, la policía marchó por las calles, exigiendo la devolución de los restos de sus camaradas. Pertenecen a una agrupación de policías descontentos llamada Fantom 509, que ha sido acusada de asesinatos, incendios e incluso de irrumpir en una cárcel para liberar a camaradas.

Algunos oficiales de la Policía Nacional de Haití tienen vínculos con las pandillas, explicó Boyard. “Los apoyan, les dicen cómo moverse, cuándo salir, cuándo entrar”, agregó.

Entretanto André Apaid, empresario haitiano, dueño de una empresa textilera, se negó a decir si le ha dado dinero a las pandillas o no, pero enfatizó: “Las empresas tienen que coexistir con estructuras criminales y violentas para poder sobrevivir”.

La actividad pandillera “es como un veneno para la economía”, afirmó Germain.

“No podemos hablar de recuperación económica si no tenemos seguridad, si cada día secuestran gente, secuestran camiones, si las empresas no pueden hacer negocios libremente”, añadió.



aranza