Internacional - Seguridad y Justicia

Myanmar califica reportes de masacre como “conspiración”

2021-12-10

El desmentido se publicó el viernes coincidiendo con una demostración de fuerza de la...

Por GRANT PECK

BANGKOK (AP) — El gobierno militar de Myanmar describió como “noticias falsas” las informaciones sobre la participación de sus tropas en una masacre ampliamente reportada en el noroeste del país en la que los soldados supuestamente rodearon y mataron a 11 civiles, cuyos cadáveres calcinados fueron descubiertos más tarde por otros aldeanos.

El desmentido se publicó el viernes coincidiendo con una demostración de fuerza de la oposición al golpe de Estado militar de febrero, que celebró una “huelga silenciosa” que vació las calles de ciudades y pueblos en todo el país.

Un reporte en el periódico estatal Global New Light of Myanmar acusó a “los medios de comunicación que destruyen el país” de difundir un video que tergiversaría la masacre para presentarla como si hubiese sido perpetrada por las fuerzas de seguridad.

“La investigación inicial sobre el terreno reveló que ese archivo de video no estaba (en absoluto) relacionado con la actividad del Tatmadaw y fue una conspiración para empañar la imagen del Tatmadaw”, afirmó la noticia, que utilizó el nombre oficial del ejército birmano pero no ofreció más detalles sobre los asesinatos.

“El video fue inmediata y ampliamente difundido por redes sociales por una conspiración de conexiones locales e internacionales”, agregó.

Las fotos y el video de los cadáveres humeantes en la aldea de Done Taw, en al región de Sagaing, se volvieron virales y generaron ira. Se dice que fueron tomados poco después de que los hombres fueses asesinados y se prendiese fuego a sus cuerpos.

Los medios independientes en Myanmar, que normalmente se ven obligados a operar en la clandestinidad debido a las restricciones y la intimidación gubernamental, reportaron las muertes basándose en entrevistas onm testigos y residentes en la zona. Según estas informaciones, la masacre respondió a un ataque de miembros de una unidad local de la Fuerza de Defensa Popular, una milicia ligeramente armada que enfrenta a las fuerzas de seguridad.

La oposición a la junta militar es generalizada y constante desde que el ejército derrocó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi. El país ha registrado un aumento de la violencia desde que las autoridades emplearon la fuerza letal para reprimir manifestaciones pacíficas, pero gran parte de la resistencia sigue siendo no violenta.

En una acción programada para coincidir con el Día Internacional de los Derechos Humanos, las calles de ciudades y pueblos de todo el país parecían estar desiertas el viernes luego de que la población siguiese de forma abrumadora el llamado a quedarse en casa. Tiendas y mercados cerraron en la ciudad más grande del país, Yangón, donde las calles, normalmente atestadas de coches, estaban vacías. Escenas similares se repetían en Mandalay, otro importante núcleo urbano.



Jamileth