Del Dicho al Hecho

Cuando hay cuestionamientos sobre su historial de derechos humanos, China recurre a un viejo amigo

2021-12-15

Cuando se le presionó para mantener los juegos en China, Samaranch Jr. hizo eco de la...

Li Yuan | The New York Times

Cuando los líderes de China estuvieron bajo presión para responder preguntas sobre la salud y el paradero de Peng Shuai, la estrella china del tenis, recurrieron a un rostro familiar.

Pusieron a Peng en una videollamada con miembros del Comité Olímpico Internacional (COI), una organización deportiva global que durante años se ha hecho de la vista gorda con el historial de derechos humanos del gobierno de China. Fieles a su reputación, las autoridades del COI no le preguntaron a Peng sobre la acusación de abuso sexual que hizo en contra de un poderoso exlíder del Partido Comunista, un alegato que forzó a los censores a borrar los detalles del internet chino.

Tal vez ninguna organización internacional tenga una relación más simbiótica con Pekín. Para el gobierno chino, su creciente éxito en los deportes es un símbolo de la transformación del país en una potencia mundial. Las Olimpiadas de 2008 en Pekín ayudaron a transformar la imagen de China en el mundo, una hazaña que el gobierno espera repetir el próximo mes, cuando los Juegos Olímpicos de Invierno comiencen cerca de la misma ciudad.

A cambio, Pekín le dio al COI acceso a 1400 millones de potenciales aficionados al deporte y montones de dinero. En 2014, la televisora del Estado, China Central Television (CCTV), firmó un acuerdo de transmisión con el COI que SportBusiness, un servicio de noticias y datos, valuó en unos 550 millones de dólares. China también incluyó acceso corporativo, como un acuerdo de patrocinio con Alibaba, el gigante del comercio electrónico, valuado en 800 millones de dólares, según informó Bloomberg.

Quien podría ilustrar mejor la relación de China con las Olimpiadas es Juan Antonio Samaranch de España, quien dirigió el COI durante dos décadas, y la fundación en China que lleva su nombre.

La Fundación Samaranch fue fundada por su hijo, Juan Antonio Samaranch Jr., quien también dirige el comité de coordinación del COI para los juegos de 2022 en Pekín, y cuenta con el COI como un socio fundador. La fundación, la cual tiene a los tres miembros chinos del COI en su consejo, se dedica a continuar el legado de Samaranch padre de cortejar a China, por eso se le considera una especie de héroe en ese país.

También ha continuado su legado de pulir la conducta problemática de China. En septiembre de 2018, cuando se corría el rumor de que hasta un millón de miembros de grupos minoritarios en su mayor parte musulmanes habían sido detenidos en campos de concentración y cárceles de Sinkiang, una región occidental de China, la fundación organizó un evento de caridad de fútbol ahí. También realizó eventos en el Tíbet, a pesar de una prolongada represión religiosa en aquella región.

“El COI sigue diciendo que es una organización neutral en lo político y quiere permanecer alejada de la política”, comentó Yaqiu Wang, investigadora sénior de Human Rights Watch en Nueva York. “Pero ignora por completo el hecho de que el gobierno chino siempre lo ha usado como herramienta política para legitimar su postura y sus políticas, entre ellas los crímenes de lesa humanidad en Sinkiang”.

En comentarios escritos, el COI señaló que la Fundación Samaranch opera de manera independiente al comité. La Fundación Samaranch no respondió a solicitudes para ofrecer comentarios.

El COI también ha defendido sus conversaciones con Peng, una exatleta olímpica, y tachó de “absurdas” las críticas. Thomas Bach, el presidente del COI, ha hablado sobre la importancia de la “neutralidad política” de su organización. “Podemos cumplir nuestra misión de unir al mundo solo si los Juegos Olímpicos están por encima de todas y cada una de las diferencias políticas”, mencionó en un discurso.

Jules Boykoff, profesor de ciencias políticas en la Universidad del Pacífico en Oregón, comentó que la postura del COI tan solo envalentona a los líderes chinos.

“El COI se suele esconder detrás de una delgada cortina de neutralidad política”, opinó Boykoff, autor de “Power Games: A Political History of the Olympics”. “En el caso de Peng Shuai, Bach se mantuvo activo realizando interferencia política en favor de las autoridades políticas de China”.

Boykoff agregó: “En esta instancia, la candidez deliberada de Bach es un importante punto crucial”.

Después de que el COI emitió un comunicado en el que señaló que Peng estaba “sana y salva”, varios usuarios de Twitter comentaron en chino que Bach les recordaba a Samaranch padre, “el viejo amigo de China”. Esa también fue mi reacción.

Samaranch Jr. —y la fundación que creó— expresan su amor por China de manera pública y sin ninguna vergüenza. Además insiste en que es mejor ser “callado” y “discreto” cuando se trata de los abusos a los derechos humanos en China y la acusación de Peng.

Cuando se le presionó para mantener los juegos en China, Samaranch Jr. hizo eco de la postura del comité que debe separar los deportes de la política.

“Debemos mantener esa neutralidad. Es muy valioso lo que queremos defender”, es una cita de The Associated Press sobre lo que dijo Samaranch Jr. en una sesión informativa en línea celebrada el mes pasado relacionada con los preparativos para los Juegos Olímpicos de Pekín. “Somos lo que somos y podemos hacer lo que podemos hacer”.

Luego, durante otra sesión informativa en línea para los medios que se realizó esta semana, Samaranch Jr. insistió en la “necesidad de ser discretos” en relación con la situación de Peng. “Todo el mundo debería concentrarse en el bienestar de Peng Shuai y no en usar esto para otro propósito”, mencionó.

“No hay que descartar la diplomacia silenciosa”, agregó. “Es una herramienta muy poderosa y debemos apegarnos a ella”.

Su padre defendió esa postura hace mucho tiempo, cuando tachó de “alarmistas” a los críticos de China. Pero el gobierno chino se ha vuelto mucho más autoritario después de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. No obstante, pase lo que pase, parece que el gobierno chino puede contar con la amistad del COI.



aranza
Utilidades Para Usted de El Periódico de México