Internacional - Economía

Los mercados globales en 2021: recuperación, reflación y demolición

2021-12-22

Los bancos europeos han tenido su mejor año en más de una década, con un alza...

Por Marc Jones y Saqib Iqbal Ahmed

LONDRES/NUEVA YORK, (Reuters) - Para los mercados financieros mundiales, el segundo año de la pandemia de COVID-19 ha sido casi tan agitado como el primero.

Las apuestas alcistas a la renta variable han seguido marcando la pauta, mientras que el aumento de los precios de la energía y de los alimentos ha disparado la inflación, sacudiendo los mercados de bonos. Por su parte, China ha visto esfumarse 1 billón de dólares de sus importantes sectores tecnológico e inmobiliario.

Además de todo esto, 2021 ha visto a Turquía sumirse en el caos monetario, la explosión del bitcóin y de las criptomonedas y la victoria de los pequeños operadores sobre algunos fondos de inversión.

Por si fuera poco, aunque la inversión verde ha ganado en popularidad, los viejos y sucios hidrocarburos han sido los grandes triunfadores del año, con subidas de más del 40% para el petróleo y del 50% para el gas.

1.- ACCIONES SIN DESCANSO

El índice mundial de MSCI de acciones de 50 países se ha revalorizado otros 10 billones de dólares, o un 13%, gracias a las señales de recuperación de la pandemia de COVID y al continuo torrente de estímulos de los bancos centrales.

Sin embargo, ha habido algunas diferencias notables. Wall Street ha subido un 23%, pero aproximadamente el 65% de las ganancias del Nasdaq (3.780 valores) se deben a tan solo cinco valores: Microsoft, Google, Apple, Nvidia y Tesla, según analistas de Bank of America.

Los bancos europeos han tenido su mejor año en más de una década, con un alza del 33%, pero las acciones de los mercados emergentes han perdido un 7%, entre ellas hubo un desplome del 30% de las tecnológicas chinas que cotizan en Hong Kong, afectadas por medidas de Pekín para limitar su influencia.

"Creemos que la renta variable estadounidense se ha vuelto absolutamente loca", dijo Tommy Garvey, miembro del equipo de asignación de activos de GMO, quien añadió que las valoraciones en la mayoría de las demás partes del mundo también están en niveles altos.

2.- EL PETRÓLEO SE LLEVA EL GATO AL AGUA

Los mercados de materias primas han tenido un año dorado, ya que las grandes economías del mundo, ávidas de recursos, han intentado recuperar la normalidad. Las subidas respectivas del 40% y el 50% del petróleo y el gas natural son las mejores de los últimos cinco años, dejando los precios muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia.

El cobre, metal clave para el sector industrial, alcanzó un nivel récord en abril y ha subido casi un 25% por segundo año consecutivo. El zinc ha experimentado una ganancia similar, mientras que el aluminio ha ganado un 40% en su mejor año desde 2009.

El preciado oro ha bajado, pero los mercados agrícolas han florecido: el maíz ha subido una cuarta parte, el azúcar se ha anotado un sabroso 20% y el café un alegre 67%.

3.- BAJAS EN CHINA

Las medidas de represión de China contra sus grandes empresas digitales, combinadas con la crisis de su sector inmobiliario, se han tragado más de un billón de dólares de sus mercados este año.

Alibaba, el equivalente chino de Amazon, se ha desplomado casi un 50%. El índice de las acciones chinas que cotizan en Estados Unids ha caído un 40%, mientras que la promotora inmobiliaria Evergrande acaba de incurrir en la mayor situación de impagos de su historia.

Esto se ha convertido en una bola de demolición para mercado chino de bonos de alto rendimiento o "basura", que ha perdido aproximadamente un 30%. Los bonos de las empresas inmobiliarias representan el 67% del principal índice ICE chino de alto rendimiento.

"Si las ventas de viviendas siguen cayendo al ritmo que lo están haciendo en este momento, se podría recortar fácilmente otro 1% del PIB (chino)", advirtió el director de renta fija activa de mercados emergentes de AXA Investment Managers, Sailesh Lad.

4.- BONOS: NO ES MOMENTO DE COMPRAR

El auge de la inflación y el hecho de que los grandes bancos centrales empiecen a cerrar el grifo del dinero han hecho que sea un año difícil para los mercados de bonos.

Los bonos del Tesoro de Estados Unidos -la referencia mundial para los inversores en deuda pública- van a acumular una pérdida anual del 2%, su primer resultado en rojo desde 2013, mientras que la caída del 8% del euro este año hace que los bunds alemanes hayan perdido más del 9% en términos de dólares.

En el lado positivo, la franja más arriesgada de los bonos corporativos "basura" -los que tienen una calificación "CCC" o inferior- ha ganado alrededor de un 10% tanto en Estados Unidos como en Europa.

Los bonos ligados a la inflación también se han desempeñado bien, como era de esperar, ya que los bonos estadounidenses protegidos contra la inflación (conocidos por las siglas inglesas TIPS) han obtenido un 5%, mientras que los equivalentes en euros un 7% y los británicos un 6%.

5.- LOCURA "MEME"

Los operadores minoristas tomaron Wall Street a lo grande este año, impulsando movimientos sorprendentes y un enorme volumen de operaciones en los llamados valores "meme".

Las acciones de GameStop subieron casi un 2,500% en enero, pero después de haber recogido gran parte de las ganancias, terminarán el año con una subida del 730%. AMC Entertainment, otro de los favoritos entre los "memes", mantiene una subida del 1.350% en el año, aunque a principios de junio llegó a subir un 3,200%.

Tesla, decano del sector de los autos eléctricos, se recuperó de un patinazo a principios de año. Pero otros fondos o valores vinculados a la innovación -como el ARK Innovation Fund y algunos valores de energía solar, acciones de BioTech y empresas de adquisición con fines especiales o SPAC- han bajado entre un 20% y un 30%.

6.- EL PATINAZO TURCO

Los desplomes de la lira turca no son raros, pero el estallido de este año ha sido espectacular incluso para sus estándares.

Las cosas empezaron a ponerse feas en marzo, cuando el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, autodeclarado enemigo de las altas tasas de interés, sustituyó a otro gobernador del banco central del país. Pero las cosas han empeorado aún más desde que el nuevo jefe del banco central empezó a bajar los tipos en septiembre.

Esta semana ha habido un rebote decente, ya que el Gobierno ha esbozado otro plan poco ortodoxo para limitar el impacto, pero la lira sigue perdiendo más del 40% en el año y los bonos del Estado han sufrido.

7.- AGITACIÓN INFLACIONIARIA

El aumento de la inflación se convirtió en una de las principales preocupaciones de los inversores en 2021, ya que la pandemia interrumpió la cadena de suministro mundial y dificultó la satisfacción de la demanda de todo tipo de productos, desde los microchips hasta las papas fritas.

Con la inflación en Estados Unidos alcanzando su nivel más alto desde la década de 1980, la Reserva Federal anunció este mes que pondrá fin a sus compras de bonos de la época de la pandemia antes de lo previsto y el Banco de Inglaterra se convirtió en el primer banco central del G7 en subir las tasas de interés desde el estallido del COVID.

Se espera que otros grandes bancos centrales le sigan el año que viene, pero algunos de los principales mercados emergentes ya tienen muy avanzado el proceso.

8.- MERCADOS EMERGENTES

Los inversores tenían puestas grandes esperanzas en los mercados emergentes al comenzar el año, pero el resultado ha sido casi lo contrario. Las luchas de China y la persistencia del COVID han hecho que las acciones de los mercados emergentes pierdan en el año un 7%, lo que parece aún peor si se compara con la subida del 13% del índice de acciones mundiales y el salto del 23% de Wall Street.

A los bonos soberanos de los países emergentes en moneda local también les ha ido mal, con una pérdida de un 9,7%. Los bonos denominados en dólares se han comportado un poco mejor, especialmente en los países productores de petróleo, pero el índice de divisas de los mercados emergentes de J.P. Morgan, que excluye el yuan chino, ha bajado casi un 10%.

"China ha sido la gran historia del año", dijo Jeff Grills, director de deuda de mercados emergentes de Aegon Asset Management, añadiendo que el próximo año probablemente dependerá de la rapidez y el alcance de la subida de las tasas de interés y de cómo se mantenga el crecimiento.

9.- "CRIPTOAUGE"

El bitcóin cerca de los 70,000 dólares; compras de "memecoins" por miles de millones de dólares; una serie de estrenos bursátiles de alto vuelo en Wall Street y una amplia campaña de represión regulatoria en China: el 2021 ha sido el más salvaje para las criptodivisas, incluso para los estándares del sector.

El salto de casi el 70% del bitcóin puede parecer insignificante si se compara con la subida del 300% del año pasado, pero se ha producido a pesar de una ofensiva china en mayo que hizo que su precio bajara casi a la mitad.

Dogecoin, un 'token' digital lanzado en 2013 como una broma derivada del bitcóin, se disparó más de un 12,000% desde el comienzo del año hasta un máximo histórico en mayo, antes de caer casi un 80% a mediados de diciembre.

Los 'tokens' no fungibles o NFT -cadenas de código almacenadas mediante tecnología 'blockchain' que representan la titularidad única de una pieza de arte digital, vídeos o incluso tuits- también han explotado en los mercados. Un collage digital del artista estadounidense Beeple se vendió por casi 70 millones de dólares en la casa de subastas Christie's en mayo, convirtiéndose en una de las tres obras más caras de un artista vivo jamás vendidas en una subasta.

10.- SUEÑO VERDE

El sueño de ser verde ha seguido siendo el centro de atención este año. La emisión de bonos verdes está preparada para otro año récord, con casi medio billón de dólares. La versión "ESG" (valores que incluyen factores medioambientales, sociales y de buen gobierno) del índice de acciones mundiales de MSCI ha subido más de un 2% que la versión estándar, mientras que el índice de acciones más respetuosas con el medio ambiente de China ha subido más de un 40%, a pesar de que otros sectores se han hundido.



Jamileth