Internacional - Economía

La Fed intenta conciliar el riesgo económico con la prisa del mercado por un endurecimiento

2022-01-24

Pero "ninguno de nosotros contemplaba que la inflación fuera a ser tan alta como lo es...

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 24 ene (Reuters) - Es posible que la Reserva Federal no suba las tasas de interés hasta marzo, pero el tono más duro de sus autoridades sobre la inflación ya está surtiendo efecto, con un alza de los costos de los préstamos para todos, desde compradores de viviendas al gobierno, y con los mercados de valores comenzando el año en pérdidas.

El ritmo de ese ajuste plantea ahora un asunto inesperadamente urgente para las autoridades del banco central de Estados Unidos en su reunión de política de dos días esta semana: ¿Están los mercados financieros ajustándose demasiado rápido para lo que la Fed pretende en su batalla contra la inflación, o es la Fed la que subestima lo que finalmente se necesitará para frenar el ritmo de subida de los precios?

En sus proyecciones más recientes, publicadas en diciembre, los responsables de la política monetaria dijeron que esperaban hasta tres subidas de tasas de un cuarto de punto este año, y más en 2023 y 2024. Pero las proyecciones nunca elevan la tasa de interés de referencia a un día de la Fed por encima del nivel "neutral", lo que realmente contendría la economía.

Y, aun así, la inflación sigue cayendo, el mejor resultado posible pero que algunos analistas consideran poco realista.

"Estados Unidos se enfrenta a la mayor inflación desde 1982 y hay pruebas convincentes de que una buena parte de ella persistirá. La Fed nunca ha respondido con tanta lentitud (...) e incluso hoy está señalando un ciclo de alzas benignas", escribió Ethan Harris, jefe de investigación global de Bank of America.

"El mayor riesgo a corto plazo está justo delante de nosotros: que la Fed esté seriamente detrás de la curva y tenga que actuar en serio".

Eso podría significar hasta seis subidas de tasas de un cuarto de punto porcentual este año, dijo, y un rápido impulso hacia un tipo de fondos federales del 3% desde el nivel actual cercano a cero.

Esa sería la tasa de política monetaria más dura desde que la Fed comenzó a recortar los costos de los préstamos al comienzo de la crisis financiera de 2007-2009, y suficiente, según las estimaciones actuales, para frenar realmente el crecimiento económico, el empleo y la inflación.

En las proyecciones actuales de la Fed, los funcionarios se limitan a hacer menos.

Los funcionarios de la Fed no actualizarán sus perspectivas formales en la reunión de política del 25-26 de enero.

Sin embargo, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dará una conferencia de prensa después de la publicación del comunicado de política monetaria del miércoles para hablar con más detalle sobre los planes de la Fed, la visión actual de la economía y el reciente avance de los rendimientos y la caída de las acciones de las acciones, lo que ha incluido un descenso de más del 7% en el índice S&P 500 desde el 31 de diciembre.

ALZAS DE TASAS "EN LA SOMBRA"

Para un banco central que hace apenas unos meses todavía prometía un apoyo sin límites hasta que la economía estuviera totalmente recuperada de la pandemia del coronavirus, el aumento de la inflación en Estados Unidos hasta un máximo de 40 años dio el disparo de salida a un cambio de política de alto riesgo que se aleja del apoyo económico.

Se ha marcado un "despegue" de las tasas de interés para marzo, años antes de lo que se creía probable al comienzo de la crisis de salud. Al mismo tiempo, la Reserva Federal está planeando reducir sus inversiones en bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas, utilizando una segunda palanca para aumentar el costo del crédito.

El modo en que ambas herramientas interactúan sigue siendo un tema de análisis y debate, al igual que la posible influencia en la inflación, la variable que la Reserva Federal intenta controlar en último término.

Incluso con tres subidas de tasas y un balance más reducido a la vista, los inversores asumen hasta ahora que la Fed tendrá que esforzarse más para que el aumento de los precios vuelva a estar en línea con su objetivo de inflación del 2%. Los contratos de futuros vinculados a las tasas de interés de los fondos federales prevén, por ejemplo, cuatro subidas de tipos este año, y se acercan a cinco.

Las tasas de interés de las hipotecas para viviendas, los créditos corporativos y la deuda del Tesoro de Estados Unidos ya están subiendo sobre la base de los comentarios de las autoridades de la Fed y el tono de las minutas de la reunión del banco central del 14 y 15 de diciembre.

Los indicadores de las condiciones financieras generales -que muestran lo fácil o difícil que es para los hogares y las empresas pedir préstamos- se han endurecido ligeramente desde que la Reserva Federal comenzó a recortar sus compras mensuales de bonos el pasado otoño boreal y a medida que las conversaciones en torno a la inflación se volvían más urgentes.

Una estimación de la tasa "en la sombra" de los fondos federales que mantiene la Fed de Atlanta muestra que a finales de 2021 los cambios del mercado ya habían producido el equivalente a una subida de los tipos de interés de 0,6 puntos porcentuales.

EL LASTRE DE ÓMICRON

Aun así, las condiciones financieras generales siguen siendo holgadas según los estándares históricos. Aunque parezca que no están en consonancia con la inflación, hay razones para que la Fed se muestre reacia a un cambio demasiado rápido

La pandemia continúa. Aunque algunas autoridades sanitarias esperan que el actual brote impulsado por la variante ómicron disminuya pronto, por ahora ha frenado la contratación y la recuperación económica.

Algunos analistas predicen ahora que la economía estadounidense acabará perdiendo puestos de trabajo tanto en enero como en febrero. Eso dejaría a la Reserva Federal con la difícil decisión de subir las tasas de interés en marzo con un descenso del empleo.

Incluso un "bajón" temporal relacionado con ómicron mantiene viva la preocupación de que la Reserva Federal se enfrente este año a lo peor de ambos mundos, en forma de una economía en desaceleración y una inflación que necesita una medicina aún más dura que aquella que los funcionarios se preparan a administrar.

En una entrevista concedida este mes antes del periodo de suspensión de la Fed, el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, dijo que la profundidad del dilema depende en parte del grado en que la inflación caiga por sí misma, sin necesidad de una política restrictiva de la Fed para forzarla a bajar a través de un crecimiento más lento y una ralentización del empleo.

Eso podría ocurrir si, como esperan algunos economistas, el virus retrocede y más trabajadores vuelven a sus puestos de trabajo -lo que impulsaría la oferta de bienes y servicios y facilitaría el ritmo de las subidas salariales- o si las interrupciones de la cadena de suministros mundial disminuyen.

Sin embargo, no hay ninguna garantía.

Antes de la aparición del coronavirus, la Reserva Federal luchaba contra una dinámica que mantenía la inflación por debajo de su objetivo del 2% y "hay una narrativa que dice que una vez que hemos pasado la pandemia esas fuerzas toman el control, por lo que no se necesita una postura política tan agresiva", dijo Bostic.

Pero "ninguno de nosotros contemplaba que la inflación fuera a ser tan alta como lo es ahora. Así que la cuestión es realmente cómo de contundente o fulminante tenemos que responder".

 



aranza