Tras Bambalinas

Poder nuclear, la mayor amenaza de Rusia contra Ucrania

2022-03-05

Luego de que el Ejército ruso no tomara el control absoluto de Ucrania en los primeros...

Yurany Arciniegas | France 24

Se elevan las preocupaciones luego de que las fuerzas rusas atacaran y tomaran el control de la planta nuclear de Zaporiyia, al sur de Ucrania y la más grande de Europa. Además, a los bombardeos y asaltos de las tropas del Kremlin desde distintos frentes se suma la amenaza de su propio arsenal atómico después de que el presidente Vladimir Putin pusiera en alerta máxima las fuerzas de disuasión de su país.

Luego de que el Ejército ruso no tomara el control absoluto de Ucrania en los primeros días de lanzar el ataque a gran escala contra su vecino país, los expertos militares han venido advirtiendo que las fuerzas del Kremlin usarán tácticas cada vez más brutales.

La inteligencia británica señaló que Moscú encontró en el Ejército ucraniano mayor resistencia de la que esperaba. Si bien, la contención da esperanzas a los soldados de Volodímir Zelenski, que hacen frente a la agresión, el resultado también podría ser un arma de doble filo para Kiev.

“Solo estamos en los primeros días de esto, y Putin tiene muchas cartas que jugar (…) Es demasiado pronto para ser triunfalista, y hay muchas capacidades rusas que aún no se emplean”, aseguró el embajador de Estados Unidos ante la OTAN, Douglas Lute.

Rusia insiste en que su objetivo es “desmilitarizar” Ucrania al tiempo que avanza con su agresión hacia ciudades más grandes, con la mirada puesta en Kiev, la capital, principal punto estratégico político y militar. En la embestida, Moscú ha lanzado bombardeos en áreas residenciales y capturado centrales nucleares.

Catástrofe en Zaporiyia sería “seis veces peor” que la de Chernóbil

La planta de energía nuclear de Zaporiyia fue alcanzada por bombardeos rusos este 4 de marzo, lo que provocó un incendio y aumentó los temores de un desastre que podría afectar a toda Europa central con efectos durante décadas, incluso mayores a los causados por el desastre de Chernóbil en 1986.

Zaporiyia es la central nuclear más grande de Europa. A diferencia de Chernóbil, cuya explosión tuvo lugar en un reactor, la planta que ahora controlan las tropas rusas cuenta con seis reactores nucleares y tiene una capacidad total de casi 6,000 megavatios.

Si explota, causaría un desastre "seis veces peor" que el registrado en Chernóbil, afirmó la empresa nuclear estatal ucraniana, Energoatom.

El ministro de Asuntos Exteriores del país, Dmitro Kuleba, ha estimado unas consecuencias "diez veces más grandes" que las de la catástrofe de1986 en ese país.

A pesar de que la planta nuclear de Zaporiyia tiene un diseño diferente al de Chernóbil y mayores medidas de protección, los expertos en seguridad nuclear y la Agencia Internacional de Energía Atómica advierten que librar una guerra dentro y alrededor de tales instalaciones presenta riesgos extremos.

Una de las principales preocupaciones, planteada por el regulador nuclear estatal del país, es que si los combates interrumpen el suministro de energía a la planta nuclear, esta se vería obligada a usar generadores diésel, menos confiables para proporcionar energía de emergencia a los sistemas de enfriamiento operativos. Una falla de esos sistemas podría conducir a un desastre similar al de la planta japonesa de Fukushima, cuando un terremoto y un tsunami masivos en 2011 destruyeron los sistemas de enfriamiento y provocaron fusiones en tres reactores.

La consecuencia, dijo el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, sería generalizada y nefasta. “Si hay una explosión, ese es el final para todos. El fin de Europa. La evacuación de Europa (…) Solo una acción urgente de Europa puede detener a las tropas rusas. No permitan la muerte de Europa por una catástrofe en una central nuclear”, afirmó el mandatario en un emotivo discurso.

El incendio provocado este viernes durante el asalto fue controlado. Rafael Grossi, director general de la OIEA, el organismo de control nuclear de la ONU, explicó que las llamas se produjeron en un edificio al lado de los reactores y no en un reactor en sí.

David Fletcher, profesor de la Escuela de Ingeniería Química y Biomolecular de la Universidad de Sydney, que trabajó anteriormente en Energía Atómica del Reino Unido, señaló que incluso apagar los reactores no ayudaría si el sistema de enfriamiento fallara.

“La verdadera preocupación no es una explosión catastrófica como la que ocurrió en Chernóbil, sino el daño al sistema de enfriamiento que se requiere incluso cuando el reactor está apagado. Fue este tipo de daño lo que condujo al accidente de Fukushima”, sostuvo.

Otros expertos se muestran más cautos respecto a las posibles amenazas. Mark Wenman, del Imperial College de Londres, dijo a la cadena BBC que las estructuras de la planta de Zaporiyia fueron diseñadas para "soportar eventos externos extremos, tanto naturales como provocados por el hombre, como un accidente aéreo o explosiones".

Temores de una escalada al armamento nuclear por parte del Kremlin

Estas preocupaciones se suman al anuncio del presidente Vladimir Putin el pasado 28 de febrero cuando anunció que puso en alerta máxima las fuerzas de disuasión nuclear de su país.

Rusia es el país con mayor poderío atómico en el mundo, incluso por delante de Estados Unidos.Cuenta con 1.625 ojivas nucleares, 2.870 ojivas almacenadas y a la espera de desmantelamiento se encuentran 1.760, para un total de 6.255.

Un misil balístico intercontinental ruso Yars es lanzado durante los ejercicios de las fuerzas nucleares en un lugar desconocido en Rusia, en esta imagen fija tomada de un video publicado el 19 de febrero de 2022. © Ministerio de Defensa de Rusia/Vía Reuters

Estados Unidos, la nación que más se acerca a ese arsenal atómico, cuenta con 1,800 ojivas desplegadas, 2,000 almacenadas, y a la espera de desmantelamiento hay 1.770, para un total de 5,500.

Pero ¿qué tan reales serían las advertencias de Putin en esta materia? Los analistas destacan que se trata de un líder impredecible y con un discurso en ocasiones confuso. Días antes de atacar a Ucrania repetía que no invadiría a su vecino país, de hecho aún llama a la ofensiva “operación especial” de desmilitarización.

Algunos expertos indican que se trata de una opción del Kremlin que no se puede descartar. Resaltan que entre las cuatro situaciones aprobadas en el país para recurrir a ese armamento, una es si está en peligro el propio Estado ruso, algo que estaría sujeto a la perspectiva de Vladimir Putin.

Las estrategias de Rusia en Siria y Chechenia

En su columna de 'The New York Times', David Leonardt destaca que el Ejército ruso tiene una estrategia establecida para apoderarse de ciudades que muestran mayor resistencia, una que ha utilizado tanto en Siria como en Chechenia.

La estrategia gira en torno a disparar misiles y bombas en barrios residenciales, tanto para destruir la infraestructura como para aterrorizar a los civiles para que huyan, antes de avanzar hacia la urbe por tierra.

Muchos analistas predicen que Putin podría adoptar un enfoque similar en suelo ucraniano, lo que pondría en riesgo la vida de miles de civiles.

“Un gran temor entre los oficiales militares de EE. UU. es que Rusia, después de haber sufrido reveses iniciales, desate un gran bombardeo de misiles y ataques aéreos no solo en Kiev, sino también en otras ciudades donde hay una gran resistencia”, indica Eric Schmitt, reportero especializado en terrorismo y seguridad nacional. 



JMRS