Nacional - Seguridad y Justicia

"Nos están matando", mujeres piden seguridad y justicia en México

2022-03-08

"Nos están matando, nos están encarcelando, nos están desapareciendo, no...

Por Ana Isabel Martinez y Adriana Barrera

CIUDAD DE MÉXICO, 8 mar (Reuters) -Miles de mujeres marchaban el martes en México pidiendo justicia para las víctimas de feminicidio, seguridad para sus hijas, madres y hermanas, en un país en el que mueren 10 féminas cada día por razón de género.

Nutridos grupos de mujeres de todas las edades, algunas con niños e incluso bebés sujetados al pecho, caminaban a lo largo de la principal avenida de Ciudad de México hacia Palacio Nacional, sede del poder político y donde reside el presidente Andrés Manuel López Obrador con su familia, en el centro histórico de la capital.

Acompañadas de música, ataviadas de morado, blanco y verde, las mujeres marchaban sujetando largas mantas con fotos y nombres de mujeres desaparecidas o asesinadas, en medio de un mar de pancartas con consignas alusivas a la defensa de derechos y peticiones de seguridad.

"Nos están matando, nos están encarcelando, nos están desapareciendo, no es una somos todas", decía en una manta que llevaban varias manifestantes.

"Marcho hoy para existir mañana", se leía en una pancarta. "Marcho con mi hija para no marchar por ella", estaba escrito en otra en la movilización para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

Desde hace varios días, Palacio Nacional, frente al imponente zócalo capitalino, fue protegido en toda su periferia por vallas metálicas de unos tres metros de altura, que también han sido colocadas alrededor de monumentos y edificaciones importantes o emblemáticas de la ciudad.

La noche del lunes un "MÉXICO FEMINICIDA" fue escrito en grandes letras blancas sobre las láminas de la valla que resguarda Palacio Nacional y desde donde policías lanzaban el martes gas lacrimógeno por unas rendijas a un grupo de mujeres vestidas de negro que la golpeaba, algunas armadas con mazos y martillos, desde el otro lado, según testigos.

Autoridades de la capital dijeron que contabilizaban a unas 50,000 personas en la marcha y habían decomisado bombas de fabricación casera, palos y martillos.

"Aunque me siento privilegiada porque vivo en una zona segura nadie me garantiza que un día pueda desaparecer (...) y aparecer en un terreno baldío muerta, violada", dijo más temprano al borde del llanto Frida Moreno, una estudiante de 21 años.

"Entiendo que hay personas que tienen suficientes motivos par rayar, quemar y romper cosas", agregó la joven quien confesó que quedó marcada por experiencias traumáticas con maestros abusivos en su adolescencia. "Me siento con la obligación de ir a marchar para que las niñas no tengan que pasar por lo mismo".

A lo largo del trayecto de la marcha, otros grupos de mujeres habían pintado consignas en las protecciones metálicas que rodeaban monumentos.

AMLO PIDE NO VIOLENCIA

López Obrador asegura que bajo su gestión se han hecho avances para defender los derechos de las mujeres, pero sus críticos aseguran que ha sido poco empático con casos de feminicidios y violencia de género y que al final todo lo lleva al terreno político sobre quiénes son sus enemigos y sus aliados.

En su conferencia de prensa matutina del martes, cuando fue consultado sobre si las protestas de la jornada podrían ser violentas, como auguró el lunes un funcionario de la capital, él asintió. "Hay infiltración en el movimiento feminista en general de grupos conservadores".

AMLO, como se conoce popularmente al presidente, dijo que le resulta paradójico que los más "retrógrados" se "conviertan en feministas con el propósito de dañarnos, de afectarnos. Quieren mostrar que hay inestabilidad política".

"Las protestas por los feminicidios, todo eso es un derecho, es la libertad. Lo que está mal es utilizar la violencia con propósitos politiqueros, valiéndose de una causa justa", agregó el gobernante de 68 años y quien asumió a fines del 2018.

El mandatario ha estado bajo un lluvia de críticas en las últimas semanas cuestionado sobre el nivel de vida y el presunto conflicto de interés de uno de sus hijos por la renta de una lujosa casa en Houston de un exempleado de una empresa estadounidense que tienen contratos con la estatal Pemex.

AMLO ha negado las acusaciones, ha defendido a su hijo y ha arremetido reiteradamente en contra de periodistas que han investigado y publicado sobre el caso, acusándolos de estar vinculados y hasta ser pagados por sus adversarios, lo que ha desatado críticas sobre su respeto a la libertad de prensa.

 



aranza