Automotriz

Para los diseñadores de autos, los vehículos eléctricos son un lienzo en blanco

2022-03-18

Al carecer de una historia de vehículos de combustibles fósiles que coloree sus...

Paul Stenquist | The New York Times

El motor de combustión interna está saliendo del escenario de manera discreta. Aunque durante muchos años brindó grandes emociones de transporte y rendimiento, ya no tendrá un papel protagónico. En su lugar debajo del capó habrá… muy poco.

Listo o no, el telón se está levantando para los vehículos eléctricos y la mayoría de sus componentes no se encuentran donde alguna vez actuaron los motores de combustibles fósiles. Los motores eléctricos —mucho más pequeños que los de gasolina— están montados entre los neumáticos. Una gran transmisión ya no devora el espacio de los pasajeros. No es necesario el eje de transmisión, por lo tanto ya no habrá un túnel en medio del piso. El asiento trasero no debe tener una posición que le brinde espacio al tanque de combustible.

La fuente de energía de los vehículos eléctricos —la batería— es pesada y grande, pero de una altura mínima. Ubicada dentro del área que protegen los neumáticos, sirve como parte del chasis: es un miembro estructural. Casi todos los parámetros de la presentación de los vehículos han cambiado.

Con una plataforma nueva y radicalmente distinta para crear vehículos, los diseñadores están reconsiderando su enfoque; la chapa que adornaba a los chupadores de gasolina puede ser una desadaptada ahora.

“Muchos de nosotros seguimos siendo amantes de la gasolina, pero hay algo emocionante en la manera que están evolucionando los autos”, opinó Dominic Najafi, diseñador jefe de exteriores en Jaguar, automotriz que hace el vehículo utilitario deportivo (SUV, por su sigla en inglés) eléctrico I-Pace. “Valoramos los autos clásicos, pero le damos la bienvenida al auto del futuro”.

Para generar ganancias, las automotrices deben vender muchos vehículos eléctricos y mantener dos categorías de vehículos a largo plazo no parece tener una coherencia financiera. Aunque los vehículos convencionales seguirán en producción durante una década o más, ninguno de los entrevistados para este artículo mencionó nuevos diseños para la vieja guardia.

“Uno debe pensar en el diseño de los vehículos eléctricos de una manera un tanto distinta”, comentó Bob Boniface, director de diseño global en Buick. “Es una forma más eficiente de transporte, así que se espera que la estética del diseño refleje eso. Las formas tradicionales de la parrilla cambian pues hay requisitos diferentes de enfriamiento; los dispositivos y el revestimiento aerodinámicos se vuelven más prominentes”.

La traducción de lo anterior a los caminos se revelará este verano, cuando Buick se sume a la muchedumbre eléctrica. Al igual que otros vehículos eléctricos de General Motors, su modelo será creado en la plataforma modular Ultium.

Kai Langer, jefe de diseño en BMW, considera que la electrificación es una oportunidad para los diseñadores. “Con los motores de combustión, había una configuración obligatoria”, comentó. “En este nuevo mundo, hay distintas opciones”.

Según Langer, el tamaño y el peso de la batería la obligan a estar abajo y entre los neumáticos. Esto permite que haya un piso plano. El cubretablero —un elemento estructural entre el compartimento del motor y la zona de los pasajeros— se puede mover hacia el frente y así aumenta el espacio interior.

“Desde un punto de vista del diseño, en realidad no hay una desventaja en la electrificación”, mencionó Dave Marek, director creativo ejecutivo en Acura. Marek agregó que su equipo de diseño estaba enfocado en la relación de un automóvil con los pasajeros.

“La electrificación te permite recibir los sentidos de una manera más completa”, opinó Marek. “Creo que el cliente espera la electrificación al interior. Tal vez en la forma de iluminación ambiental”.

Marc Lichte, director de diseño en Audi, disfruta las oportunidades que brinda la electrificación. “Facilitará el diseño de los Audi más atractivos de la historia”, opinó, para explicar que los voladizos cortos, los cuales fueron posibles gracias a la ausencia del motor y el tanque de combustible, son una ventaja estética. Lichte agregó que la batalla más larga que se necesita para acomodar una batería es atractiva, al igual que los grandes neumáticos que se necesitan para aguantar el peso de la batería.

“Los autos con motores de combustión tenían un carácter diferente”, opinó Lichte. “Hacían un sonido”.

Una etimología automotriz tradicional se basa en el rugido de animales y el grito de los motores de combustión, agregó Lichte.

“El estilo de los autos con motores de combustión interna se inspiró en los depredadores. Se necesitaban agujeros para respirar; los autos se volvieron más agresivos que nunca”, comentó. “Eran tan agresivos que se volvieron personajes cómicos. Usar ese lenguaje y esa filosofía en los autos eléctricos no tendría ningún sentido”.

Aunque algunos diseñadores de vehículos eléctricos quieren que sus autos se perciban radicalmente nuevos y distintos con tan solo un guiño al pasado, Ford considera que su misión de electrificación es un tanto distinta, pues busca llevar sus modelos tradicionales al futuro.

“Nuestra estrategia ha sido electrificar nuestros populares emblemas”, comentó Chris Walter, gerente de diseño para el Mustang Mach-E de Ford. “Se entiende que la gente no quiere que parezcan proyectos de ciencias”.

Sin embargo, Walter coincide en que los diseñadores adoran el voladizo corto frontal y la batalla más larga, así que, aunque los diseños de Ford EV evocan el pasado, sus autos eléctricos aprovecharán la oportunidad para estirarse.

La mayoría de las automotrices tradicionales se esmera por conservar señales del estilo que representan sus marcas. Para Ford y el Mustang Mach-E, es una pronunciada parte trasera. Y dado el éxito de ventas de la camioneta “pick-up” F-150 de Ford, la eléctrica F-150 Lightning debe respetar esa herencia.

La Cybertruck de Tesla parece un proyecto de ciencias. Según la automotriz, la camioneta, con un estilo triangular que funcionará en conjunto con una aptitud excepcional, podría volver aceptable un estilo revolucionario en los vehículos eléctricos… si algún día llega al mercado. Aunque en un inicio estaba programada para su lanzamiento en 2020, ha enfrentado varias demoras.

Algunos diseñadores perciben el pasado como un recurso del diseño, pero ponen sus límites. “El legado, la herencia y el pedigrí son importantes, pero no quiere decir que nos iremos al pasado para hacer que nuestros autos parezcan versiones modernas de vehículos anteriores”, opinó Boniface. “Creo que no sería bueno para nuestra marca. Algo que tomaremos de nuestro pasado es un espíritu de optimismo”.

Y continuó: “En la posguerra, Buick fue el patio de juegos de Harley Earl. Fue la era del jet. Buick le dio la bienvenida a la tecnología, al pensamiento proactivo y al optimismo sobre el futuro. Ese fue el paradigma de los años cincuenta. Seguimos recibiendo con los brazos abiertos la tecnología y el optimismo. De eso se trata nuestra marca”.

Audi buscó conservar su tradicional fascia frontal, un diseño que denomina de una sola estructura, pero mencionó que el estilo iba a progresar.

Los diseñadores de BMW también quieren mantener elementos del estilo de su clásica parte delantera. Langer señaló que eliminarlos sería “como pedirle a un artista que comenzara a dibujar personas sin narices”.

Al carecer de una historia de vehículos de combustibles fósiles que coloree sus ideas, el fabricante advenedizo de vehículos eléctricos Lucid no está limitado por la tradición. Su Lucid Air no tiene ni una pizca de la gran parrilla y las enormes entradas de aire frontales típicas de los autos de lujo. Se podría decir que lo dibujaron sin nariz.

“Es una ventaja no tener que crear una parte delantera tradicional”, opinó Derek Jenkins, vicepresidente sénior de diseño y marca en Lucid.
 



aranza