Como Anillo al Dedo

Revocación de mandato en México: baja participación y apoyo a López Obrador

2022-04-11

Pero más del 90 por ciento de quienes sí acudieron a votar lo hicieron a favor de que...

Oscar Lopez, Natalie Kitroeff | The New York Times

El apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador fue abrumador entre quienes acudieron a las urnas, pero el referendo revocatorio no logró el 40 por ciento de participación necesario para que el resultado sea vinculante.

La votación del domingo, presentada por el presidente como un ejercicio histórico para la democracia de México, le dio a los electores la oportunidad de retirar a su jefe de Estado por primera vez.

Pero dado que la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador sigue siendo alta y la oposición en su mayoría boicoteó el evento, los resultados estaban casi asegurados.

Más bien, como tanto en la política polarizada de México estos días, el voto se convirtió en otra trinchera más para la batalla entre los bandos políticos.

El domingo, casi el 18 por ciento del electorado emitió su voto, mucho menos de lo necesario para obtener un resultado vinculante, lo que implica que el resultado ha sido en gran parte simbólico.

Pero más del 90 por ciento de quienes sí acudieron a votar lo hicieron a favor de que el presidente complete su sexenio, según los resultados preliminares de la autoridad electoral,

Tras el referendo, el presidente y sus partidarios sabrán ahora de dónde procede el amplio apoyo del que gozan López Obrador y su proyecto político, incluso en momentos de debilidad. Con dificultades para cumplir las promesas clave de su campaña, el índice de aprobación del presidente cayó del 66 por ciento en diciembre al 59 por ciento el mes pasado, según una encuesta del diario El Economista.

Si bien López Obrador se quedó lejos de alcanzar el 40 por ciento de participación requerida para que los resultados cuenten, el haber llevado a más de 15 millones de personas en todo el país a votar a su favor deja de manifiesto su capacidad para movilizar votantes en un momento en que se cuestionan los logros de su gobierno.

“Más de 15 millones de mexicanos están contentos y quieren que yo continúe hasta septiembre de 2024”, dijo López Obrador en un video publicado poco después de que se anunciaran los resultados preliminares. “Vamos a continuar con la transformación de nuestro país”.

A dos años de la próxima elección presidencial, el voto por la revocatoria también ha sido una oportunidad para que López Obrador ponga a prueba las debilidades y fortalezas de su partido por todo el país y determine quién será el mejor candidato para sucederlo. Se espera que el presidente, la figura más influyente de su partido, juegue un papel fundamental para elegir a un sucesor que continúe con su legado.

Por otro lado, la oposición vio el ejercicio como un intento de apuntalar el control del poder que tiene el presidente. Los críticos del presidente observaron que la baja participación indicaba cualquier cosa excepto la autoridad de López Obrador y sus esfuerzos para transformar el país.

“Ha sido un fracaso completo”, dijo Juan Romero Hicks, diputado del opositor Partido Acción Nacional en un video publicado poco después del cierre de las mesas de votación. “Nuestro presidente perdió porque no tiene la confianza ciudadana”.

Los analistas dijeron que la votación, que transcurrió sin sobresaltos, puede favorecer la imagen de un organismo que ha sido frecuentemente atacado por el presidente: el organismo electoral de México.

En los meses previos a la votación, López Obrador y sus seguidores vertieron una gran cantidad de críticas hacia el Instituto Nacional Electoral de México por no promover el referendo y no instalar suficientes mesas de votación.

“Están callados los del INE, en una actitud contraria a la Constitución y totalmente antidemocrática”, dijo López Obrador en una conferencia de prensa reciente. “Las están escondiendo”, dijo refiriéndose a las casillas.

La solicitud de recursos al gobierno federal por parte del organismo electoral fue rechazada. Así que el instituto tuvo que realizar la votación con un presupuesto que era aproximadamente la mitad de lo que había dicho que necesitaba e instaló muchas menos urnas de las que tendría en una elección presidencial.

“Es una estrategia para colocar al INE en una situación de incumplimiento”, dijo Lorenzo Córdova, líder de la agencia electoral. “Es una trampa”.

Pero aunque la participación fue baja, sí fue más nutrida de lo anticipado por los analistas, lo que podría fortalecer la reputación del instituto y protegerlo de futuros ataques del presidente y su partido.

“El ganador indiscutible, más allá de la guerra de cifras y narrativas, es el INE”, dijo Carlos Bravo Regidor, un analista político.

El hecho de que más de 16 millones de personas acudieran a emitir su voto, dijeron los analistas, probablemente funcione a favor del presidente.

“Superó las expectativas”, dijo Blanca Heredia, profesora en el CIDE, una institución de investigación en Ciudad de México. “Es una muy buena participación, tomando en cuenta condiciones muy poco propicias para que la gente fuera a votar: no había un opositor claro, no había una competencia como tal”.

Añadió: “Era casi como una batalla simbólica”.

Esta votación es típica del estilo de gobierno de López Obrador. El presidente ha pasado gran parte de su mandato como si estuviera en campaña, recorriendo el país para reunirse con sus votantes y mantener el entusiasmo entre sus seguidores. De cara a las elecciones de 2024, el voto revocatorio le brindó la oportunidad de animar a sus bases en territorios clave.

Hay un énfasis especial en Ciudad de México, que por mucho tiempo se ha considerado un bastión del presidente. Se cree que la jefa de gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, está entre los principales contendientes a asumir la presidencia luego de que concluya el sexenio de López Obrador. Pero el año pasado el partido perdió puestos clave en la legislatura de la ciudad bajo el mandato de Sheinbaum, lo que ha sido percibido como un posible golpe a su futuro político.

Si bien la Suprema Corte de Justicia de la Nación había dicho que los partidos políticos no pueden hacer proselitismo político a favor del voto, Sheinbaum pasó semanas en un frenesí de campaña a favor de la votación, lo cual ha sido considerado como una oportunidad para que la jefa de gobierno se recupere de las pérdidas del partido el año pasado.

Pero al conocerse los primeros resultados, quedó claro que los esfuerzos de la jefa de gobierno de Ciudad de México se quedaron cortos: a pesar de la publicidad omnipresente y la promoción constante de Sheinbaum, la Ciudad de México no estuvo entre los cinco estados con mayores tasas de participación.

El conteo final aún podría alterar el ánimo político en México e indicarle al presidente y a Morena qué zonas del país, y cuáles posibles contendientes, serán los más importantes para asegurar la presidencia en 2024.

Pero lejos de la transformación radical que una revocación de mandato presidencial podría haber causado, esta votación parece solo reafirmar la amargura de la política mexicana. Sin un resultado vinculante a causa de la baja participación, las fuerzas políticas de un país polarizado tendrán que combatir el relato que surja de los resultados para mejorar sus pretensiones de competir por el poder.
 



aranza